¿Vamos al Fondo? (Opinión)

¿Vamos al Fondo? (Opinión)

POR:
marzo 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-03-31

El último trimestre del año pasado fue un verdadero tsunami económico. No solo en Colombia, sino en el mundo entero.

A diciembre del 2008, el valor del comercio mundial había caído en 12,5 por ciento y la producción industrial mundial en 8 por ciento, en comparación con un año atrás.

Las cifras internacionales conocidas desde noviembre pasado ya indicaban estas tendencias. La Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo sugería la profundización de la desaceleración colombiana que luego ratificó el Dane. Por ello muchos analistas ya habían bajado los estimativos de crecimiento para Colombia en el 2008 y el 2009.

Por eso resulta sorprendente que el Gobierno y la Andi se muestren tan sorprendidos por estos resultados.

¿Por qué se mostraron tan sorprendidos? ¿Por qué siguieron afirmando que la economía colombiana estaba blindada cuando ya era evidente que no lo estaba? ¿No querían creer estos indicios o pensaban que había que infundir optimismo? Cualquiera que fuese la razón, su equivocación ha causado mucho desconcierto.

Máxime cuando el Gobierno solamente redujo su proyección para el año cuando conoció la cifra del Dane para el año anterior. Ha quedado la impresión de que estaba mal informado y, por tanto, de que no se había preparado suficientemente para lo que venía.

Qué viene ahora

Lo que sigue hacia el futuro es muy incierto, como pudieron comprobarlo los asistentes a las mesas redondas del BID, el Institute for International Finance y JPMorgan en Medellín el pasado fin de semana. Es probable (aunque no seguro) que el mundo, América Latina y Colombia entren en recesión y tengan un crecimiento negativo este año. Otra opción es (pero no segura) que el mundo, América Latina y Colombia comiencen a recuperarse a fines de este año o a principios del próximo.

Es incluso posible que la recesión dure dos o más años. En este caso las reservas internacionales que acumularon los países latinoamericanos en los últimos años y las prefinanciaciones que han hecho varios Gobiernos pueden no resultar suficientes.

Por eso es muy importante recapitalizar al BID y la Corporación Andina de Fomento (CAF), porque estamos necesitándolos y podemos requerir aún más.

El gobierno colombiano así lo ha entendido. Ha apoyado sin reservas la capitalización del BID y ha tomado la iniciativa en proponer la de la CAF.

Esta última fue inmediatamente apoyada por todos los miembros de la Corporación, ya se están discutiendo los montos y seguramente se llevará a cabo con rapidez. La del BID tomará más tiempo desafortunadamente, por cuanto debe ser aprobada en el Congreso norteamericano donde aún el Gobierno del presidente Estados Unidos, Barack Obama, ha tenido dificultades en aprobar los paquetes de estímulo a su propia economía.

Seguramente por eso el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner dijo que su país está dispuesto a estudiar y apoyar la capitalización siempre y cuando estos recursos se utilicen en determinados sectores y el BID introduzca cambios en su gobernabilidad que mejoren el manejo del riesgo en sus inversiones (una clara alusión a las pérdidas contables en las que incurrió el año pasado) y eviten desviaciones de sus recursos.
 
Insuficiente

En cualquier caso, si la crisis internacional dura mucho, aún el apoyo de la Corporación Andina de Fomento y el Banco Interamericano de Desarrollo recapitalizados puede no ser suficiente.

Ante la gran incertidumbre reinante los países latinoamericanos harían bien en acudir a programas precautelativos con el Fondo Monetario Internacional.

Las nuevas líneas creadas por el Fondo (aunque de muy corto plazo) son precisamente para precaver riesgos potenciales si la crisis se prolonga.

Así lo han comprendido algunos países pequeños de la región. Se dice que los gobiernos de los países más grandes no quieren hacerlo por el "estigma" político de acudir al Fondo.

Estas son tonterías. ¿Qué estigma puede haber en contratar un seguro contra un riesgo? Sería más grave no acudir a tiempo al Fondo, como sí lo están haciendo muchos países europeos y africanos.

Por demás, el Fondo ha reducido a un mínimo sus condicionalidades, porque sabe los riesgos que corre la economía mundial. El Gobierno colombiano debería, a mi juicio, tomar esta iniciativa, por encima de cualquier consideración preelectoral. Si no quiere hacerlo solo, podría coordinar con algún otro país de la región (como México) al que también convendría mucho tomar este seguro. 

Siga bajando para encontrar más contenido