G-20 al rescate global

El G-20 proyecta con su tercer pilar adelantar la reforma del sistema financiero mundial que contiene medidas concretas para fortalecer su capacidad regulatoria.

POR:
marzo 31 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-03-31

En medio de la peor recesión económica desde la Gran Depresión de 1929, el G-20 se reúne el dos de abril en Londres a nivel de jefes de Estado en procura de 'soluciones globales para la crisis global'. Este es el tono central del comunicado oficial que examinarán las primeras potencias del planeta del mundo desarrollado y emergente, cuyo borrador se apoya en cinco pilares mediante los cuales los jefes de Estado pretenden "restaurar el crecimiento ahora, resistir el proteccionismo, y reformar los mercados y las instituciones para el futuro".

La prioridad de los jefes de Estado será restablecer el crecimiento global tan rápido como sea posible, para lo cual anunciarán un incremento sustancial de recursos para el FMI y los bancos multilaterales de desarrollo, sumado a una mayor suscripción de Derechos Especiales de Giro para aumentar la liquidez global. El G-20 difundirá, al parecer, "el más grande paquete de estímulos fiscales y monetarios, y la mayor movilización de recursos para apoyar los flujos financieros de los tiempos modernos".

El segundo pilar intenta mantener la economía global abierta, reafirmando el compromiso allegado en la primera reunión realizada en Washington en noviembre del 2008, relativo a la lucha contra el proteccionismo comercial y financiero y el otorgamiento de nuevos subsidios a las exportaciones que distorsionan el comercio internacional. Los jefes de Estado pregonarán que reversaran estas disposiciones, cuya promesa, rota recientemente, mantendrían durante los siguientes doce meses.

El G-20 proyecta con su tercer pilar adelantar la reforma del
sistema financiero mundial que contiene medidas concretas para fortalecer su capacidad regulatoria, incluyendo la identificación de las jurisdicciones internacionales y los paraísos fiscales que no cooperen con el objetivo de proteger las finanzas públicas y el sistema financiero global.

Los jefes de Estado del G-20 se comprometerán a implementar en enero del 2011 la reforma del FMI planteada desde abril del 2008, pilar que incluye una revisión de las cuotas y del sistema de votación para otorgarle voz y voto a los países emergentes como China y Brasil. Iguales propósitos animan la reforma propuesta del Banco Mundial para ponerlo a tono con las realidades actuales donde la cooperación internacional es lo fundamental.

Los jefes de Estado buscan por último que la recuperación económica sea sostenible mediante políticas fiscalmente viables y estabilidad de precios, combinadas con políticas expansionistas y de protección de los mercados laborales que paren la caída libre de las economías de todo el planeta.

El G-20 no hace milagros, pero sí puede ajustar las políticas adoptadas recientemente, por ahora insuficientes y desarticuladas.
La OIT publicó la semana pasada un estudio que examina las medidas de rescate de 32 países, el cual muestra que los paquetes de estímulo de los países desarrollados bordean el 1,3 por ciento del PIB, inferiores al 2 por ciento recomendado por el FMI, y menos de la mitad de los recursos asignados por los países en desarrollo. El énfasis de las medidas económicas se concentra en los rescates financieros y en la reducción de impuestos, en lugar de la protección y la generación de empleo, que deberían ser ahora las nuevas prioridades del G-20. 

aespinosa@minagricultura.gov.co

Siga bajando para encontrar más contenido