Gobierno espera $4,5 billones por privatizaciones para mejorar eficiencia de empresas y tapar huecos fiscales

En el Marco Fiscal de Mediano Plazo sigue planteada la venta de Isagen y de electrificadoras regionales. Analistas dicen que al Estado prácticamente no le quedan activos para comercializar.

POR:
junio 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-06-30

Vender para mejorar la eficiencia de las empresas públicas y, de paso, tapar huecos fiscales, han sido los argumentos de la política de privatización que se implementa en el país desde los años ochenta y que ha tenido auge en las últimas dos décadas, pese a las amargas críticas que ha despertado.

Telecom, la Empresa de Energía de Bogotá, Ecogas, Bancafé, Megabanco, Bancolombia, Granahorrar, Corfivalle, FES, Deceval son algunas de las más sonadas privatizaciones que se registran en los últimos tiempos. Ahora, al 2010, se habla de una lista de alrededor de 50 empresas estatales en camino de ser vendidas, entre las que se cuentan centros de diagnóstico, terminales de transporte, fondos ganaderos, empresas de alimentos y textileras.

Pero, oficialmente, según el Marco Fiscal de Mediano Plazo, sólo quedan pendientes las privatizaciones de Isagen y varias electrificadoras regionales, que se sumarían a la gran parte de la torta de activos del Estado que se han venido subastando a tal punto que, según Eduardo Sarmiento, director del Centro de Estudios Económicos de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito "Prácticamente no queda nada".

Para este año, de acuerdo con lo sugerido por el gobierno saliente al entrante, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, "Una de las fuentes del Plan Financiero corresponde a privatizaciones por 4,5 billones de pesos (0,9 por ciento del PIB)". En esas cuentas está en primer lugar Isagen, por la que se esperan recursos alrededor de los 3 billones de pesos, mientras que el ingreso por las electrificadoras regionales, representaría otro billón de pesos. A ello se agregan otros ingresos por cuenta de la descapitalización de Ecogas (530 mil millones de pesos).

Aunque en el Marco Fiscal el Gobierno actual es tajante al decir que ?la decisión de continuar con la estrategia de privatización, como fuente financiamiento queda a discreción de la nueva administración?, para Sarmiento, "lo más probable es que se venda Isagen".

Y no es para menos. El motivo principal de la privatización de un activo del Estado está presente: la necesidad de recursos. Así, aunque se hable de crecimiento económico, la realidad es que, durante el 2010, el total de necesidades de financiamiento de la Nación, calculadas en el Marco Fiscal, alcanza un valor de 42,6 billones de pesos, incluyendo el déficit a financiar que asciende a 23,7 billones de pesos, entre otros muchos gastos contemplados en el documento.

Precisamente, para los enemigos de la política de privatización que se ha desarrollado en el país, la venta de activos para gastarlos en financiamiento es un pésimo negocio. Peor aún, si se trata de una empresa prestadora de servicios públicos, porque en ese caso, las consecuencias son para el ciudadano. Así lo sostiene el senador Jorge Robledo. "Las privatizaciones no acaban con los monopolios. Simplemente, sustituyen los públicos por los privados. Y éstos, naturalmente, se aprovechan de sus condiciones monopólicas para esquilmar a unos clientes que ni siquiera tienen la opción de comprarles a otros o de renunciar, sin graves sufrimientos, al servicio".

Con la venta de los activos, según el análisis de Eduardo Sarmiento, el Estado no ha hecho ni un solo buen negocio, por el contrario, ha sido solo la entrega del patrimonio público a los particulares. El economista recuerda el caso de la Empresa de Energía de Bogotá, que calificó como decepcionante. "La mitad de la empresa valía 3.000 millones de dólares. Se ofreció a un precio mínimo de 900 y se vendió en 1.700 millones de dólares. La estrategia es pedir por debajo para que, cuando el postor ofrezca por encima, se declare un 'negociazo'".

Los errores cometidos en el pasado no han servido para corregir la situación pues, según Sarmiento, Isagen, cuya venta se planea desde el 2000, es una de las empresas más rentables del país.

Siga bajando para encontrar más contenido