Gobierno, ex ministros, gremios y analistas coinciden en que Colombia no es inmune a crisis financiera de E.U.

PORTAFOLIO responde a cinco interrogantes clave sobre los efectos de la crisis, en el mundo, en Colombia, el impacto sobre ciudadanos comunes y corrientes, la tasa de cambio y el mercado accionario.

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

Es más, hay quienes creen que el país debe tomarse en serio la actual coyuntura de quiebra de bancos e instituciones en el mundo, especialmente en territorio estadounidense.

El propio ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, admite que la situación es delicada y que el mundo, los gobiernos, las empresas y los ciudadanos comunes y corrientes van a sentir el efecto de la actual coyuntura.

Los expertos sostienen que los efectos ya se están sientiendo en temas como el menor crecimiento, el aumento del desempleo, la caída de la demanda y la desaceleración del crédito.

1 El impacto para los ciudadanos

Los colombianos podrían sentir la crisis de Estados Unidos desde varios aspectos.

Uno de ellos es que si ese país crece menos, sería menos dinámico el empleo. Está claro que las exportaciones son grandes generadoras de puestos de trabajo y es probable que las ventas de productos nacionales se resientan.

Por otra parte, el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, admite que si el Congreso norteamericano no aprueba el plan de salvamento, la crisis también se verá reflejada en un alza en los intereses de los créditos con destino al sistema financiero, que a su serían extensivos a los usuarios del sector. Es decir que los colombianos tendrían que pagar mayores tasas.

Por su parte, el Superintendente Financiero, César Prado, dijo que de los 56,5 billones de pesos que manejan los fondos de pensiones, se perdieron 55.000 millones de pesos, que representan un 0,097 por ciento del total, por cuenta de la quiebra de Lehman Brothers. Eso sin contar la posibilidad de que ciudadanos colombianos hayan tenido parte de sus ahorros en la entidades fracasadas o en finca raíz, cuyo precio sigue a la baja.
No obstante, el gran peligro es el de una desaceleración mundial, pues en la medida en que el entorno externo sea complicado son bajas las posibilidades de crecer rápido.

2 Cómo afecta a Colombia

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, admitió ayer que la economía del país sí está amenazada y que, dependiendo de la magnitud de la crisis, habrá efectos a nivel interno, en diferentes aspectos, entre ellos en el crecimiento. Según un análisis del Banco de la República, si la economía de Estados Unidos se estanca y las importaciones de ese país caen 7 por ciento, el PIB colombiano se afectaría en 0,4 puntos porcentuales.

Por su parte, el ex ministro de Hacienda José Antonio Ocampo asegura que nadie está blindado contra el contagio y la prueba está en que la tasa de cambio de Colombia es de las que más se ha devaluado desde que comenzó este problema, aparte de ser la más volátil. Si bien un mayor precio del dólar le ayuda a los exportadores, es malo para el control de la inflación.

Entre tanto, la presidenta de Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, advierte que en Colombia no se ha tomado conciencia del problema que vive la economía norteamericana y el mundo.

"Parece que viviéramos en la Luna, porque lo que está pasando es muy grave", dijo Cuéllar.

La economía colombiana se varía también impactada por una caída de la demanda en E.U., el principal comprador de productos nacionales, y por el encarecimiento de la deuda externa que el país debe tramitar para financiar gastos, pues las tasas de interés serán cada vez más altas.

Pero además, los precios de los productos básicos (petróleo, café, ferroníquel y carbón) podrían bajar y eso afectaría las exportaciones tradicionales que representan en valor el 55 por ciento del total de ventas al exterior. A esto se suma, que si cae el precio del crudo, Venezuela, que es el segundo socio comercial, también se resentirá y le comprará mucho menos a Colombia. En lo anterior coinciden Ocampo y el codirector del Banco de la República, Carlos Gustavo Cano.

3 Dólar depende del salvavidas

En medio de la agitación mundial por la crisis financiera de Estados Unidos, en Colombia los mercados de capitales siguen navegando en un mar de confusiones.

Los analistas aceptan que nadie tenía entre sus cuentas las verdaderas dimensiones de lo sucedido en la banca de E.U., por lo que el alza del dólar los tomó por sorpresa.

Ahora, cuando la divisa ronda nuevamente los niveles de los 2.200 pesos, las expectativas se orientan hacia una posible baja sustancial en la medida en que el Congreso estadounidense le dé vía libre al plan de salvamento del gobierno Bush.

Sin embargo, ayer la divisa subió nuevamente al pasar de 2.175 a 2.185 pesos en su precio promedio. La tasa máxima tocó niveles de 2.197 pesos y la mínima de 2.155.

Manuel Felipe García, director de investigaciones económicas de AFP Skandia, dice que el mercado local tiene, por ahora, un techo para el dólar de 2.200 pesos, pero subirá si en E.U. surgen nuevas noticias negativas sobre la crisis financiera. De todas manera, señala el analista, el mercado cambiario en Colombia se ha sobreactuado con el alza de la divisa.

En el mercado se dice que la divisa debe variar en un rango de 2.000 y 2.100 pesos, que sería el nivel razonable para las actuales circunstancias de la economía mundial y local.

En medio de todo, nadie mete la mano al fuego para pronosticar el precio del dólar para fin de año. Por ahora, la incertidumbre es la nota predominante porque, como dicen los expertos, así E.U. apruebe el salvamento, este no solucionará la crisis.

4 Las acciones, sin rumbo fijo

Quienes tienen inversiones en acciones en Colombia, especialmente compradores extranjeros, mantienen un alto grado de incertidumbre.

Esto ha generado que los precios de los principales títulos del mercado local registren grandes altibajos en las últimas semanas, todo generado por las noticias procedentes de E.U.

Ayer, cuando muchos pensaban que los índices accionarios de la Bolsa de Colombia se descolgarían por reacción retardada con respecto al desplome mundial del lunes, sucedió todo lo contrario y las alzas dominaron el mercado local.

De esta manera, el Índice General de la Bolsa de Colombia (Igbc) subió 1,19 por ciento para cerrar la rueda en 9.248,46 puntos.

Por su parte, el índice de capitalización bursátil Colcap cerró en 973,53 unidades, con una ganancia de 1,31 por ciento con respecto al lunes.

Los expertos señalan que en medio de toda la agitación global, a las principales acciones en Colombia no les ha ido mal, pues los resultados financieros de las empresas son satisfactorios.

El título de Ecopetrol, por ejemplo, no ha caído a niveles importantes y ayer cerró en 2.565 pesos. Cuando salió a la Bolsa a finales del año pasado, la acción de la petrolera arrancó en 1.400 pesos.

En el caso de acciones como ISA e Isagén, los analistas creen que estas empresas siguen por buen camino, dado que el consumo de energía no ha sufrido caídas sustanciales en el país pese a la desaceleración de la economía.

5 Las consecuencias en el mundo

Durante los seis primeros meses del año no se vio llegar la anunciada recesión estadounidense, e incluso el segundo trimestre registró un crecimiento a un ritmo anual de 3 por ciento.

Sin embargo, la convulsión del sistema financiero de Estados Unidos se sentirá en forma directa en el resto del mundo.

Si se precipita una caída en Estados Unidos -el desempleo ya pasó de 4,9 por ciento en enero a 6,1 por ciento en agosto, con 734 mil puestos perdidos en lo que va del año- se espera que la gente compre menos y que el consumo en general disminuya.

Además, con el crédito restringido, los consumidores estadounidenses dejarán de obtener préstamos para comprar más y pasarán ahora a pagar las deudas pendientes restringiendo sus compras.

De hecho, la desaceleración económica de Estados Unidos ya se ha traducido en un menor crecimiento en la mayoría de los países, incluso hay economías que han registrado descensos negativos como Japón, Irlanda o Alemania.

La crisis ya tiene coletazos en la inversión internacional. El presidente de la chilena Cencosud (a punto de entrar a Colombia con la cadena Easy), Horst Paulmann, anunció una reducción en las nuevas inversiones del gigante del comercio al por menor.

Por su parte Mexichem, también presente en Colombia en el ramo químico plantea, ante el desplome de los mercados bursátiles, la emisión accionaria de hasta el 11 por ciento de su capital en las bolsa de México y el extranjero para sostener su programa de expansión. En consecuencia, la inversión extranjera sería una de las primeras en frenar su dinámica.

Siga bajando para encontrar más contenido