El gran reto: el compromiso ecológico

El gran reto: el compromiso ecológico

POR:
junio 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-06-30

Estamos frente a un gran desafío: proteger, conservar y preservar el ambiente. Ese es el mayor activo que pueden heredar nuestras futuras generaciones, porque sin un ecosistema vivo, dinámico y armónico estará seriamente comprometida la organización social. El calentamiento global, la destrucción de los glaciares, la contaminación y el uso irracional de los recursos, son una amenaza permanente para la supervivencia de la humanidad, y por tanto tendencias como la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no pueden ser una moda. Los avances tecnológicos tienen que ir de la mano del medio ambiente, pues es la única forma de hacer desarrollo sostenible. Nosotros no nos podemos quedar atrás. Los países de la Unión Europea, algunos de ellos duramente golpeados por la crisis internacional, fijaron como meta desde hace un quinquenio llegar a un 3,0 por ciento del PIB en investigación y desarrollo durante el 2010. Es posible que la desa- celeración de las economías, y en algunos casos la recesión, impida cumplir con este objetivo dado los ajustes presupuestales. Pero, de todas maneras, se estará cerca de esta tasa. Los 30 países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde), de la cual hacen parte Alemania, Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, Irlanda, Holanda y Suiza, entre otros, ofrecen líneas de créditos especiales, inclusive subsidios, para las empresas que invierten en investigación y desarrollo. En Colombia este porcentaje es de 0,3 por ciento del PIB, aproximadamente, pero lo más importante es que ya se está haciendo conciencia de la relevancia de los beneficios de las tecnologías limpias. Por ello son loables las acciones que ha emprendido desde hace varios años el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, la Secretaría Distrital de Ambiente, con su Programa Acercar –que busca apoyar a la gran empresa y a las pymes en el tema–. Un solo ejemplo: para el periodo 2007-2017, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios prevé inversiones en el sector de agua potable y saneamiento básico por 2.200 millones de dólares. ¿Cómo se va a hacer este desarrollo?, ¿cómo generar procesos de ahorro?, ¿cómo afectar lo menos posible la naturaleza? Son preguntas válidas en el ámbito del desarrollo sostenible. Según el informe del Departamento Nacional de Planeación, en el 2007 las inversiones en agua potable y saneamiento básico ascendieron a 2,43 billones de pesos; en el 2008 y el 2009 a 2,46 billones de pesos. Estos recursos provinieron del Sistema General de Participaciones, del Presupuesto General de la Nación, recursos locales de gobernaciones y alcaldías, el Fondo Nacional de Regalías y de las regalías directas. El gran desafío para gobernadores y alcaldes es aprovechar eficientemente esos montos. Para bien del país, hay tecnologías limpias avanzadas en el sector que son orgullo de América Latina y el mundo, capaces de generar valor económico, social y ambiental; hay personal altamente capacitado, sistemas de última tecnología para la conducción de fluidos herméticos en sus uniones que evitan el desperdicio de agua potable y la contaminación de fuentes de agua subterránea, y técnicas de rehabilitación de redes que no requieren abrir zanjas para reparar la tubería. Y no sólo eso: en el caso del riego agrícola también existen nuevos métodos y sistemas capaces de ahorrar hasta el 50 por ciento del líquido. De modo que estamos ante el gran desafío del uso racional de nuestros recursos. Y podemos transmitirles un legado ecológico muy prometedor a nuestras próximas generaciones. Sólo se necesita que todos nos aliemos en este propósito. El calentamiento global, la destrucción de los glaciares, la contaminación y el uso irracional de los recur- sos, son una amenaza permanente para la supervivencia de la humanidad, y por tanto tendencias como la RSE no pueden ser una moda.*Presidente de Pavco ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido