¿Habemus TLC?

La propuesta de desarrollar una nueva Agenda Comercial de Estados Unidos implicará evidentes efectos negativos en el avance de la agenda comercial multilateral, pues tres de los cinco pilares en las que está basada muestran un abierto contenido proteccionista: “que los acuerdos de libre comercio incrementen los niveles de vida y generen nuevas oportunidades de mercado para productos estadounidenses; la defensa de los trabajadores, granjeros y empresarios estadounidenses, especialmente en el sector de las manufacturas, que es el más afectado; y el abrir mercados para crear nuevas oportunidades para esos grupos, mejorando el nivel de vida tanto en Estados Unidos como el país socio del acuerdo”.

POR:
marzo 29 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-03-29

Pero, más allá de lo multilateral, es explícita la decisión de abrir la negociación de los TLC firmados o suscritos con algunos países latinoamericanos y que aún no han sido aprobados por el Congreso del país del norte. Un hecho relevante para nuestro país es que se diferencian todos los TLC de otros países latinoamericanos del suscrito con Colombia, puesto que se vincula el comercio con el escándalo de la ‘parapolítica’ y la violación de los derechos humanos: “Este Congreso tiene que mirar con mucho cuidado, tiene que realizar una discusión seria, profunda, de alto nivel con la administración Bush y el Gobierno de Colombia para determinar cómo vamos a manejar un tratado con un país donde hay cientos de personas asesinadas. Tenemos que estar satisfechos del gobierno Uribe y los paramilitares antes de actuar frente al TLC o el Plan Colombia”, afirmó el congresista Levin. En segundo término, se anunció que se reabrirán las discusiones en lo relativo a lo laboral, lo ambiental y la propiedad intelectual. Vamos por partes: en Estados Unidos adoptar un compromiso recíproco en lo laboral, implica modificar su legislación y algo así como ratificar automáticamente varias de las convenciones sobre derechos fundamentales que no se encuentran vigentes en dicho país. Eso es un choque de trenes con la oposición republicana que se ha opuesto decididamente a hacerlo. En medicamentos es demeritar las ganancias de las multinacionales farmacéuticas en el TLC lo cual implicaría negociar por ejemplo sus logros en materia de mayor protección a los productos de marca versus los genéricos y, en inversión, la posibilidad de demandar ante los tribunales internacionales por la denominada cláusula de ‘anulación o menoscabo’ de los posibles beneficios que se obtendrían y posiblemente la ‘expropiación indirecta’. Para los demócratas, “se trata de asegurar que lo acordado en el TLC no otorgue ‘derechos superiores’ a los inversionistas de Estados Unidos, que aquellos que les da la legislación norteamericana”. Mientras tanto, nuestro país parece un invitado de piedra. Sin embargo, las consecuencias son objetivas: no será posible aprobar en el Congreso de la República un tratado en el que no se conocen las modificaciones y mucho menos presentar ponencias de cualquier tipo; como mínimo deberán estudiarse cuáles y cuántos son los puntos que nuestro país debería reabrir en la nueva negociación, algo deberá decir el Gobierno sobre ‘parapolítica’ y el comercio. Los ministerios de Relaciones Exteriores y Comercio deberán informar con transparencia cuál es su posición con respecto a la reapertura de las negociaciones y si no será mejor tener paciencia y analizar si la renovación del Atpdea es una mejor alternativa, eso sí modificando las condicionalidades existentes en lo pertinente a la propiedad intelectual, como lo pide el Partido Demócrata. Finalmente, nos preguntamos qué piensa la sociedad de toda esta opereta. Lo cierto es que el debate sobre el TLC se reabre y sería imperdonable que por segunda vez demos la espalda a analizar y participar en las decisiones que afectan a la nación en su conjunto y no simplemente a unos pocos. ¿Será que le estamos pidiendo peras al Olmo? No será posible aprobar en el Congreso de la República un tratado en el que no se conocen las modificaciones”.

Siga bajando para encontrar más contenido