Halloween, aliado de la ahuyama

El uso de calabazas para fiestas de Halloween cada año cobra más fuerza, y buena parte de esos productos es comprada en Ventaquemada, en la carretera central que comunica a Bogotá con Tunja.

POR:
octubre 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-10-31

Otoniel Cruz es uno de los vendedores. Ha dedicado 12 de sus 37 años a la producción de este alimento de la familia botánica de las Curcubitáceas. A diario las acomoda en montones de hasta 100 unidades frente a la puerta de su casa, a la que llegan compradores de todos los rincones. El centro de producción de la ahuyama es Nuevo Colón, donde unas 800 personas se dedican a su cultivo. La ubicación geográfica, el clima y la tradición de esa siembra en esta localidad favorecen la cosecha durante todo el año para surtir supermercados y centrales de abastos del país. En una sola hectárea se pueden producir unas 600 ahuyamas, que dependiendo de su tamaño y de peso. EL CULTIVO Las condiciones para el cultivo resultan tan favorables, que hace dos años Otoniel cosechó una que pesó cinco arrobas y tuvieron que moverla entre cuatro personas. En lo corrido del mes Otoniel ha ven- dido 5.000. En oportunidades ha tenido que llenar camiones que llegan en busca de sus ahuyamas para la fiesta de Halloween WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido