HECHOS DE LA SEMANA

LUNES. Las sesiones ordinarias del Congreso terminaron y quedaron en deuda en materia económica. Con excepción de la ley que reglamenta las transferencias, las otras tres iniciativas aprobadas no son de gran trascendencia, en tanto que cuatro continuarán su trámite el año entrante y otras fueron archivadas. Entre los proyectos que se quedaron para el 2008 está el de los incentivos para la segunda vivienda, que busca darle más impulso a la construcción. De toda la agenda, unos 9 proyectos fueron de carácter económico.

POR:
diciembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-12-22

MARTES. El Gobierno reconoció que debido al fin del desmonte de los subsidios a los combustibles, ordenado por la ley, el precio de la gasolina sufrirá fuertes alzas en el primer periodo del 2008. Aunque aún no hay una cifra exacta sobre el monto del incremento, esta podría ser hasta de cien pesos mensuales. Para tratar de suavizar las alzas al consumidor, el Ministerio de Minas y Energía informó que trabaja en un mecanismo que tome en cuenta los precios del petróleo a más largo plazo en lugar de los llamados spot o del día a día. MIÉRCOLES. La economía colombiana registró un crecimiento de 6,5 por ciento en el tercer trimestre, lo que ratifica que el 2007 fue positivo para el país, pues el acumulado de los nueve primeros meses asciende a 7 por ciento. Aunque los datos oficiales serán dados a conocer por el Dane, los cálculos de Planeación Nacional indican que el buen ritmo del tercer trimestre corrió por cuenta del carbón y la explotación de minas y canteras que tuvieron un crecimiento cercano al 15 por ciento. El PIB también ratifica el buen momento. JUEVES. La seguridad democrática se convertirá el año entrante en una fuente de presión para las finanzas públicas. Las compras en equipo militar dispararán no solamente el déficit fiscal y de cuenta corriente, sino que incrementarán los gastos del Gobierno. La situación sumada al pago de las obligaciones pensionales y los posibles fallos contra el Estado, hacen prever un escenario complejo en las cuentas del Ministerio de Hacienda en el 2008. El problema no es de plata, sino más bien de espacio para que el Gobierno pueda gastar. VIERNES. Los cerca de dos millones de colombianos que devengan el salario mínimo quedaron dependiendo ahora de la decisión del Gobierno de reajustar la asignación mensual básica que regirá para el año entrante. Ayer se rompieron las negociaciones en la Comisión de Concertación Laboral, debido a las amplias diferencias entre las pretensiones de los trabajadores (10,5 por ciento de reajuste) y la oferta hecha por los representantes de las empresas (6 por ciento). El Gobierno dijo que no será inferior a esta última cifra.

Siga bajando para encontrar más contenido