Cuando las hormonas pierden el control

El papel de las hormonas es crucial en todas las funciones del cuerpo humano. Nadie podría vivir sin ellas. Pero en el mundo de hoy, el estrés, la polución y los químicos hacen que no todas las personas mantengan niveles hormonales óptimos y mucho menos con el envejecimiento.

POR:
diciembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-12-27

Es un hecho que el inicio del deterioro del organismo y la aparición de las enfermedades crónicas coincidan con la disminución de los niveles juveniles de las hormonas y en la mayoría comienza a partir de los 30 años. Por lo menos así lo sostiene el especialista en medicina antienvejecimiento Andrés Lucena. Según el doctor, “el primer paso para conocer si usted requiere de una terapia hormonal es preguntarle a su cuerpo como se siente”. ¿Se le están olvidando las cosas? ¿No puede dormir seguido toda la noche? ¿Está deprimido o ansioso? ¿Ha aumentado de peso y sigue con su misma rutina de ejercicios y alimentación? ¿Se siente hinchado y cansado en las mañanas; tiene mucho frío o calor? ¿Su piel está seca por más cremas que se aplique y las arrugas aparecen cuando se mira al espejo? ¿No le interesa que lo miren y el sexo no pasa por sus pensamientos? ¿Es como un fosforito y se enfada por cualquier cosa? ¿Tiene dolores musculares y articulares y hacer ejercicio se ha vuelto una tortura? ¿Sufre de alergias, se le está subiendo la presión y el azúcar? Si su respuesta es positiva para alguno de estos interrogantes, el segundo paso es consultar con su médico especialista para que juntos desarrollen un plan de tratamiento personalizado, el cual incluye una consulta médica, examen físico extenso, y la medición de los marcadores bioquímicos del envejecimiento que incluyen un completo perfil hormonal en sangre, saliva y orina en un laboratorio clínico especializado. El experto sugiere, además, practicarse un perfil genético hormonal que mide en el ADN en saliva los llamados Snips, los cuales muestran las predisposiciones genéticas y los riesgos que pudiese tener una terapia de reemplazo hormonal como riesgos de cáncer de seno, de próstata, trombosis y riesgos cardiovasculares. O por el contrario, los beneficios como prevención de la osteoporosis, enfermedades cardiovasculares, entre otras. '' Las hormonas estimulan el cerebro, controlan el dolor, el sistema inmunológico y el estrés”.Medidas antienvejecimiento El pilar fundamental de la medicina anti-envejecimiento, según Lucena, es la llamada terapia de sustitución hormonal bioidéntica, de las que se pierden en el proceso de envejecimiento, no solo las sexuales sino también otras como tiroides, Dhea, cortisol, de crecimiento, melatonina en hombres y mujeres. Para él, la fórmula está en la reproducción de las hormonas con soya y extractos del yam (un tubérculo). Estos son sintetizados en un laboratorio para replicar exactamente las humanas El estudio llega de manos del doctor Hertoghe, presidente de la Sociedad Internacional de Hormonas y de la Sociedad Internacional de Envejecimiento. Él explica que “las hormonas regulan el latido cardiaco y la respiración. Hacen al hombre hombre y a la mujer mujer. Controlan la presión arterial, construyen los huesos, mantienen el tono muscular y lubrican las articulaciones, gobiernan el crecimiento y hacen que el cuerpo produzca energía y calor. Las hormonas queman grasa, controlan el estrés, previenen la fatiga, calman la ansiedad y mejoran la depresión. El tratamiento empieza con las suprarrenales, que manejan el estrés, y luego de las demás hormonas. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido