Huntington y Gaza

¿Qué conexión existe entre las ideas del recién desaparecido politólogo de Harvard y la tragedia de Gaza?

POR:
diciembre 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2009-12-29

Muy simple: la capacidad de la propaganda sionista de presentar el sitiar a 1'300.000 palestinos privándolos de las necesidades humanas mas básicas y bombardearlos inmisericordemente, castigándolos colectivamente por haber elegido democráticamente al único movimiento político que los defiende de la opresión Israelí, como una instancia de la 'war on terror', hace parte del mismo movimiento mistificador de 'El choque de Civilizaciones' que disfraza argumentos racistas sobre hechos políticos como análisis científico sobre la forma como los conflictos ideológicos y políticos están fatalmente determinados por contrastes culturales de raíz religiosa. 

El apoyo de las ideas de Huntington a la 'war on terror', ocultando que el conflicto en el Medio Oriente tiene una causa muy concreta (el despojamiento de los palestinos de su tierra y la violación de todos sus derechos por parte del Estado de Israel) contribuyó al éxito de los neoconservadores americanos en mistificar el nexo causal entre la indignación del mundo árabe frente al apoyo americano a estas atrocidades y 9/11. 

Lamentablemente esta guerra, con los horrores de la tragedia de Irak (los centenares de miles de muertos, los millones de refugiados, el trato a los prisioneros, Guantánamo Bay, rendición extraordinaria), ha llevado la confrontación con el mundo árabe al nivel descrito en Choque de Civilizaciones. 

Pero, si bien es cierto que la premoderna cultura Islámica tiene dificultades para asimilar los valores de la modernidad europea del respeto a las libertades individuales bajo las instituciones de la democracia liberal, no son estas dificultades las que han llevado el choque entre occidente y el mundo islámico al nivel actual imposible de revertir mientras occidente no supere su ceguera frente a su causa fundamental: su complicidad con las atrocidades contra los palestinos y su culpabilidad en las atrocidades contra los irakíes. 

¿Cómo es posible que lo que está sucediendo en Gaza no genere una reacción universal de condenación y la llamada 'comunidad internacional' apoye a Israel en una violación de los derechos humanos que desde el punto de vista moral reviste una gravedad similar a las de Bosnia y Ruanda porque la mistificación lograda por la conjunción de las propagandas sionista y de la 'war on terror' ha logrado ocultarla con lo impensable: que el poder invasor que ocupa militarmente, que practica sistemáticamente limpieza étnica continuando la expulsión de los palestinos de sus tierras, que viola todos sus derechos (al abastecimiento y al desplazamiento con bloqueos abiertos como el de Gaza o encubiertos mediante el muro y los retenes en el margen occidental, y así el derecho al trabajo, al progreso económico, a la educación y la salud) aparezca como la víctima que tan solo se defiende de la agresión árabe, constituyéndose así en una avanzada que defiende a occidente del terrorismo islámico?
 
Se trata de una hipnosis similar a la que H. Pinter, recién fallecido Nobel de Literatura, describía sobre la habilidad de los medios para presentar los intereses norteamericanos como los intereses universales de la humanidad y la defensa de esos intereses particulares como defensa de la humanidad entera. 

Hipnosis mediática que ha logrado ocultar lo obvio: que existió un nexo causal entre los ataques de 9/11 y la complicidad norteamericana con las atrocidades cometidas contra los palestinos, las cuales son centrales a la motivación de los jihadistas que no ven ninguna esperanza para ese pueblo porque la hipnosis lograda por dicha propaganda ha hecho al mundo incapaz de escuchar su clamor por justicia. 

Claro, argumentos como el de Huntington que disuelven en una nebulosa lucha de culturas lo que es una instancia concreta de opresión política y despojo económico le confieren aún más poder mistificador a tal hipnosis. Es esta absoluta ausencia, habiéndose logrado así silenciar la denuncia, de alguna razón para tener esperanza de que la tragedia palestina tendrá fin lo que le da a esta tragedia una gravedad moral similar a las de Bosnia y Ruanda. 

¿Qué esperanza podrán tener los palestinos si la narcotización de la conciencia moral de la humanidad lograda por esa propaganda ha llegado al punto de infiltrar en la opinión publica internacional un status subhumano para ellos? 

En efecto, está bien que Israel retenga a mas de 10.000 palestinos pero, si Hezbollah retiene a un soldado Israelí, está bien que Israel destruya al Líbano; está bien que los Israelitas no cumplan con el levantamiento del sitio a Gaza en su objetivo de estrangular a Hamas, pero si Hamas da por terminado un cese al fuego que no significaba ningún avance frente a este estrangulamiento, y unos militantes palestinos matan un Israelita con sus cohetes, está bien que Israel mate a 320 palestinos y destruya las sedes de todas las instituciones del gobierno demócratamente elegido por los habitantes de Gaza.

Solo gigantes morales como los obispos Anglicanos Tutu y Williams, y Mandela, o personas lúcidas, como la señora Blair y como la esposa del ex presidente del banco central europeo, se han atrevido a levantar sus voces contra este encantamiento. 

Asumen así el papel que asumió el pastor Luterano D. Bonhoeffer durante el régimen nazi al salir a la defensa de los judíos (para terminar siendo ejecutado por Hitler) obedeciendo, como él lo formuló, el mandato evangélico de ser la voz de los que no tienen voz. Tutu denunció el apartheid establecido por Israel y las condiciones infrahumanas reinantes en Gaza; Williams se ha atrevido a hablar de la forma como el holocausto gravita sobre la conciencia occidental silenciándola frente a la opresión de los palestinos con la posible acusación de antisemitismo; Mandela comentó que un proceso de paz con un mediador (E.U.) absolutamente sesgado a favor de Israel era inconducente y la Sra. Blair que entendía como una situación de total desesperación llevaba a los militantes palestinos a realizar ataques contra la ocupación israelita, de lo cual fue obligada a retractarse; y la Sra. Duisenberg pagó su atrevimiento de poner una bandera Palestina en su casa, viéndose forzada por amenazas a retirarse de ella temporalmente. 

Hipnosis de eficacia increíble ésta que hace aparecer cualquier defensa de los derechos humanos de los palestinos como un acto de antisemitismo (ni Goebbels habría soñado con semejante logro). Defender los derechos de los palestinos no tiene nada que ver con cuestionar el derecho de Israel a existir y de los Israelitas a vivir en paz. 

Estos derechos son inalienables pero también son compatibles con una vida digna de los palestinos si Israel se somete a la legalidad internacional que lo conmina a retirarse de los territorios ocupados. Es cierto que Hamas no reconoce de jure el derecho a la existencia de Israel, pero ¿reconoce de facto el estado de Israel el derecho de los Palestinos de tener un estado viable y una vida digna? 

Claro que los israelitas tienen derecho a vivir en paz sin la amenaza de lo cohetes disparados por grupos palestinos. Pero se necesita la hipnosis mediática aquí denunciada para no entender que sin justicia no puede haber paz (como lo viene desconociendo hasta el Papa) y la resistencia Palestina persistirá mientras sigan expulsándolos de sus tierras para erigir asentamientos y los mantengan sitiados. 

Más aún cuando la narcotización de la conciencia moral de la humanidad con la propaganda 'sionista + war on terror' les hace evidente que no hay ninguna esperanza para ellos porque su sufrimiento y opresión son aprobados por la llamada "comunidad internacional". 

Hubo quien denunció los argumentos de Huntington de manera que nunca fue admitido en la Academia Americana de Ciencias, ¿podrán los medios iniciar una denuncia que les dé alguna esperanza a los palestinos de que su tragedia tendrá fin y que pudiera sentar las bases para un entendimiento más adecuado, basado en el reconocimiento de su dignidad humana, con el mundo islámico? 

Siga bajando para encontrar más contenido