Industria de carros en Colombia lucha por llamar a todos los empleados despedidos

Aunque algo de lo perdido por el cierre de importaciones de Venezuela se ha podido recuperar, especialmente en Ecuador, la reactivación de la industria automotriz se enfoca en las ventas internas.

POR:
mayo 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-05-31

La recuperación económica tiene cuatro ruedas, motor y farolas: 38 de cada 100 pesos de aumento en las ventas del comercio en los tres primeros meses del año se deben a los vehículos, así como 17 de cada 100 pesos de aumento en la producción industrial.

En los cuatro primeros meses, según la firma Econometría, las ventas de carros nuevos crecieron 15,4 por ciento anual, al sumar 67.762 unidades.

Incluso la firma aumentó de 205.000 a 210.000 el estimativo de ventas para este año, mientras Fenalco Antioquia ve 214.000 unidades, 14 por ciento más que el año pasado.

Por su parte, el presidente de Renault-Sofasa, Germán Camilo Calle, reiteró en días pasados que su estimado de ventas de todas las marcas para el 2010 sería de 215.000 unidades.

Ahora, falta que se vea un impulso similar en el empleo de esta industria, que recortó turnos enteros de producción cuando comenzó a sentir la crisis. Pese a que la producción y las ventas se recuperan desde noviembre, en marzo el empleo de la industria automotriz aún mostraba una caída anual de 4 por ciento, superior a la de 2,8 por ciento de todas las industrias.

Pero con las mejores ventas, ya algo se nota en el empleo:  Renault-Sofasa reenganchó a 1.274 trabajadores y CCA Mazda a 92. Germán Camilo Calle, presidente de Sofasa dice que "no es el número de personal que nos vimos obligados a desvincular, pero estamos trabajando duro para volver a llamarlos a todos".

En la CCA salieron unas 800 personas por menores ventas internas y por el cierre de importaciones en Venezuela. De acuerdo con Fabio Sánchez Forero, presidente de la CCA, "por cada empleo en el ensamble de carros se generan cuatro en la cadena productiva y la actividad es intensiva de mano de obra, por lo que a medida que las cosas sigan mejorando es posible que recuperemos más puestos".

Si en los últimos 12 meses hasta marzo se registró una caída del empleo de la industria de 4 por ciento, en la fabricación de autopartes la caída fue de 6,2 por ciento, y en carrocerías fue de 5,1 por ciento.

Para la recuperación de los empleos será clave la producción. La CCA tiene la meta de aumentar la producción anual de 10.000 a 14.000 carros y hasta abril pasado había crecido cerca del 30 por ciento.

Su presidente calcula entre 110.000 y 120.000 vehículos la producción de la industria este año, incluyendo algunas unidades de exportación. El resto de la demanda interna, dice Sánchez, cerca del 60 por ciento, se atenderá con importaciones.

Mientras tanto, el presidente de GM Colmotores, Santiago Chamorro, afirma que se han focalizado en el mercado interno, fomentando las compras con incentivos de tasa de interés y precios al consumidor.

Por su parte, Calle dice que hasta este mes la producción en Envigado ha crecido cerca de 43 por ciento por el buen comportamiento de los mercados interno y externo, especialmente el de Ecuador. Este año espera pasar de 25.000 a 33.000, e incluso, 35.000 vehículos de su marca puestos en las calles.

"Vamos a impulsar buena parte del crecimiento de la producción industrial porque las autopartes y otros productos de los carros se elaboran localmente", agregó.

Los intereses frenan y las ventan aceleran

Para la mejoría en las ventas de carros ha sido importante el aumento de la confianza mientras, como dice Germán Camilo Calle, presidente de Renault-Sofasa: "Las tasas bajas de interés también animan al consumidor porque 60 por ciento de los vehículos se vende así".

El presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, dijo recientemente que es impresionante el ritmo que le están dando las ventas de carros a la producción industrial, aunque reconoció que también hay una leve mejoría en exportaciones a destinos distintos de Venezuela.

Entre tanto, el presidente de la firma de consultoría Raddar, Camilo Herrera, sostuvo que la cadena automotriz es una de las que más rápidamente transmiten al consumidor los menores precios en la producción o en las importaciones que se derivan del comportamiento del dólar.

Siga bajando para encontrar más contenido