Inventan equipo para vigilar los videojuegos de los niños

La competencia entre los fabricantes de las consolas de vídeojuegos tendrá algo de positivo ya que, las tres principales empresas permitirán a los padres controlar la violencia en los mismos.

POR:
noviembre 29 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-11-29

Los padres también tomarán las riendas de la PlayStation 3, de Sony, el último gran fabricante en anunciar que sus consolas, las más populares del mercado, dispondrán de un control para cerrar el paso a los títulos que los adultos consideren inapropiados. La PlayStation 3 saldrá al mercado a comienzos del año próximo para reemplazar al PlayStation 2, que no disponía de esta herramienta. Sony, líder en el mercado con más de 102 millones de consolas vendidas, también acaba de introducir controles para los juegos de su PlayStation Portable, que sacó al mercado a principios de este año, según dijo la Entertainment Software Association. El gigante del entretenimiento sigue los pasos de Nintendo, que anunció hace unas semanas un plan similar para su Revolution, y de Microsoft, que incluye estos controles en su flamante Xbox 360. Esta última consola, que salió al mercado la semana pasada a bombo y platillo, ha desatado tal furor que algunos consumidores no dudaron en desembolsar más de diez veces lo que oficialmente cuesta (400 dólares la versión completa) para hacerse con el preciado producto, agotado en muchos establecimientos comerciales. Así, Microsoft no sólo toma la delantera a sus rivales en lo que se refiere a ventas, sino que su Xbox 360 se convierte en el ejemplo a partir del cual se medirán las otras dos consolas. Entre las novedades que ofrece el artículo se encuentra un control que permite a los padres restringir el acceso a los vídeojuegos y DVD clasificados como para adolescentes o adultos, y también controlar el servicio para jugar online, uno de sus puntos fuertes. Al margen de la Xbox, a los fabricantes no les queda más remedio que agarrar el toro por los cuernos ante lo delicado del momento, cuando cada vez más estados buscan poner límites a los títulos violentos. Un buen ejemplo de hasta dónde llega esta voluntad se encuentra en California. Su gobernador, Arnold Schwarzenegger, dio en octubre el visto bueno a una nueva ley para prohibir la venta o alquiler de títulos violentos a menores. Se trata de una regulación que no será fácil de poner en práctica, ni siquiera para Terminator, ya que los estados -entre ellos Illinois y Michigan, además de California- se enfrentan a una industria que se refugia en la libertad de expresión. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido