No todas las izquierdas de la región quieren lo mismo

Este último, según lo ha manifestado, pretende seguir políticas de independencia económica, tal como lo están haciendo Brasil y Argentina.

POR:
diciembre 22 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-12-22

En esa línea de acción, explica a PORTAFOLIO Arlene Tickner -Ph.D en relaciones internacionales de la Universidad de Miami- se ubican otros países del hemisferio como Venezuela y en menor medida Uruguay y Chile, quienes al igual que la mayoría de sus vecinos están dirigiendo sus políticas económicas hacia la vía del antineoliberalismo. Pero si de similitudes se trata, la experta considera que los anuncios hechos por Morales en el sentido de nacionalizar los hidrocarburos y de revisar los contratos vigentes con algunas de las multinacionales que operan en suelo boliviano, lo acercan bastante al modelo que ha implementado Venezuela en este sector. Sin embargo, el gobernante boliviano en sus primeras intervenciones, donde ha tratado de dar el mensaje de tranquilidad a los inversionistas, también marca una posición de conciliación con los grupos económicos y con la cooperación internacional, en la misma senda de Lula y, en menor medida, de Kirchner. Ahora, agrega la analista, en el punto en el que hay coincidencia casi total entre los gobernantes latinoamericanos es en la integración regional por una mayor soberanía de los países y de la región, en general, frente a las injerencias de Estados Unidos en las políticas económicas de la región. En ese orden de ideas, se han constituido dos bloques que marcan la diferencia frente a la percepción de tal integración: Uno, el de Venezuela, con un Hugo Chávez que propende por un discurso de confrontación radical con Estados Unidos y con el cual se identificaría más Evo Morales, y dos, el liderado por Brasil con Lula, más moderado y con un componente de más concertación, donde se ubican países como Argentina, Uruguay y Chile. -Contestatarios y moderados De acuerdo con la experta en relaciones internacionales Arlene Tickner, los contrastes más marcados entre los líderes de izquierda que han llegado al poder en Latinoamérica se están dando en lo que ella llama la línea de "mayor o menor grado de izquierda". Así, según explica, se está presentando en la región unas tendencias más contestatarias hacia Estados Unidos, lideradas por Chávez y que seguramente serán seguidas por Evo Morales, y otras menos radicales donde se ubican Lula, Kirchner y Tabaré Vásquez. -Incertidumbre, la constante en Ecuador Con apenas ocho meses en el poder, el presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, enfrenta una de las crisis políticas más fuertes con el Congreso por la convocatoria a una Asamblea Constituyente. La oposición acusa a Palacio de querer mantenerse en el poder, mientras que los movimientos sociales apoyan el llamado del Gobierno y piden la salida de toda la clase política del Congreso. Sin embargo, esta es una más de las crisis por las que ha tenido que atravesar el vecino país, que en poco más de una década ha tenido siete presidentes. El analista político venezolano Alberto Garrido señaló que la elección de Evo Morales en Bolivia tendrá un 'efecto psicológico' en Ecuador, donde los movimientos indígenas han tomado fuerza a través de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). Hay que recordar que fueron los indígenas los que llevaron a la presidencia al ex presidente Lucio Gutiérrez, preso en una cárcel de Quito acusado de atentar contra la seguridad del Estado. -Alarma en Perú por el 'Efecto Evo' El triunfo del izquierdista Evo Morales en las elecciones de Bolivia generó alarma entre el empresariado y sectores conservadores de Perú, que temen que pueda fortalecer al candidato nacionalista Ollanta Humala, que marcha segundo en las preferencias electorales de los peruanos para las elecciones de abril de 2006. Los agentes económicos reaccionaron con temor desde la semana pasada cuando se conoció el rápido aumento de la simpatía por Humala y mucho más tras la victoria del líder de los cocaleros bolivianos que se reflejaron en una histórica caída de la Bolsa de Valores de Lima. La bolsa limeña se desplomó el lunes 6,65 por ciento en su Indice General, la mayor caída de los últimos 11 años, sólo comparable con la baja abrupta de 8 por ciento el 30 de enero de 1995 cuando estalló la guerra no declarada entre Perú y Ecuador. Humala es un comandante retirado del Ejército que encabezó una rebelión militar pacífica durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000), quien tiene un discurso parecido al de Morales, en contra del sistema económico neoliberal. -En el 2006, el eje regional podría quedarse sin Lula Los escándalos de corrupción que han golpeado desde hace siete meses la imagen del gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva -que provocaron la renuncia de varios miembros del gobierno y del oficialista Partido de los Trabajadores (PT, de izquierda)- podrían echar por la borda su reelección. Con su llegada al poder hace tres años, se fortaleció la idea de que la región estaba girando hacia la izquierda o hacia la centro derecha, y aunque se baraja la posibilidad de que Lula no continúe al frente del la economía más grande de Suramérica, no parecen haber posibilidades de un gobierno de derecha en Brasil. Los empresarios ven hoy un riesgo mayor en la victoria del alcalde socialdemócrata de Sao Paulo, José Serra (derrotado por Lula en 2002), que en la reelección del ex sindicalista de izquierda, que al llegar al poder tranquilizó a los mercados aplicando una férrea política de ajustes. "Amplios sectores de la comunidad empresarial creen que Serra es más intervencionista. El mercado tiene más miedo de él que de un 'nuevo Lula' que emergería de la campaña electoral", dijo el presidente de la Confederación Nacional de industriales (CNI), Armando Monteiro Neto. Estimó, sin embargo, que las reformas que reclama la patronal, empezando por la reducción de la carga tributaria, quedarán aplazadas hasta que suba el próximo gobierno, el primero de enero de 2007. Por su parte, el presidente Lula no ha despejado la incógnita sobre si será candidato a la reelección en 2006. Dada por cierta hasta hace sólo algunos meses, la posibilidad de que Lula se lance a la reelección se ha empañado con un descenso acelerado de su popularidad, incluso en los sectores que votaron masivamente por él en 2002. Las dos encuestas más recientes descubrieron que Lula perdería la elección incluso en primera vuelta si su rival fuese el socialdemócrata José Serra. Lula reiteró a sus colaboradores que hará conocer su decisión sólo en el primer trimestre del año entrante. El mandatario ha dejado entrever que podría no ser candidato si las encuestas continúan anunciando una eventual derrota. -Muro enfrenta a México con E.U. La construcción del muro divisorio entre Estados Unidos y México ha provocado el rechazo de los mexicanos incluso del presidente Vicente Fox, amigo personal del presidente de Estados Unidos, George W. Bush. La contención de los emigrantes mexicanos hacia E.U. ha sido uno de los temas más álgidos de la agenda bilateral desde cuando en 1994 los dos países -junto a Canadá- firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés). A pocos meses de la celebración de las elecciones presidenciales en la mayor economía de América Latina, el mayor favorecido con la decisión estadounidense es el ex alcalde izquierdista de ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, quien lidera las encuestas presidenciales. Los sondeos para los comicios del 2 de julio del próximo año muestran al candidato del Partido Acción Nacional (PAN), con una ventaja que se ha venido estrechando en los últimos meses y ahora le sigue de cerca Felipe Calderón, un ex ministro del Partido Acción Nacional (PAN), y después Roberto Madrazo, un ex presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ligado a la vieja guardia del partido. Las diferencias con Estados Unidos han llevado al gobierno mexicano a fortalecer sus lazos con los países del sur del continente. A pesar de la tensa relación que mantienen los presidentes Vicente Fox y Hugo Chávez, México ha solicitado ser miembro del Mercosur. -La ‘alumna’ de Ricardo Lagos ganaría en Chile con el apoyo de la izquierda A pesar de que el Partido Comunista (PC) advirtió a la candidata presidencial oficialista Michelle Bachelet que sólo esperará hasta el 29 de diciembre una respuesta a sus demandas, o le negará su crucial apoyo en la segunda ronda electoral del 15 de enero, todos dan por hecho que la 'alumna' del presidente Ricardo Lagos ganará. Guillermo Teillier, presidente del PC, recordó que 'un punto vale oro', en alusión al 5,4 por ciento que ellos y sus aliados obtuvieron en la primera vuelta presidencial del pasado 11 de diciembre. Bachelet, una socialista que obtuvo un 45,96 por ciento de los votos, necesita el 5,4 por cietno de los comunistas para ganar en segunda vuelta al multimillonario empresario Sebastián Piñera, de la derecha liberal, quien espera sumar a su 25,41 por ciento el 23,22 por ciento de votos que obtuvo el segundo candidato derechista, Joaquín Lavín, quien ahora trabaja para traspasarle sus sufragios al empresario. Especialistas electorales afirman que parte de la votación de Lavín es personal, y que no se traspasará automáticamente a Piñera. Sin embargo, si se cumplen las proyecciones de los expertos, se repetirá la historia de la elección de Lagos, cuando los simpatizantes de la izquierda prefirieron un gobierno social demócrata a uno de derecha.

Siga bajando para encontrar más contenido