La educación financiera se ha convertido en desafío global

Sin una transferencia y masificación del conocimiento en este tema aumenta el riesgo de exclusión, dijeron expertos en el EduFin Summit.

Educación financiera

Flore-Anne Messy, jefe de Asuntos Financieros de la Ocde.

Cortesía

POR:
Portafolio
julio 14 de 2019 - 08:43 p.m.
2019-07-14

Dotar a todos los segmentos de la población de herramientas básicas para tener una mejor salud financiera es una tarea de nunca acabar en todos los países, independientemente del nivel de desarrollo de sus economías.

Esto permite que las personas estén en capacidad de tomar mejores decisiones sobre su dinero, lo que redundará en un mejor bienestar, en mayor crecimiento económico y en estabilidad financiera.

(Solo 5 países de América Latina tienen planes de educación financiera). 

Y en momentos de transformación digital -que trae nuevos riesgos-, la falta de conocimiento puede generar exclusión financiera, según lo plantearon expertos durante el EduFin Summit 2019, evento organizado por el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA, que se realizó la semana pasada en Madrid.

El presidente del grupo financiero español, Carlos Torres Vila, señaló que “el fomento a la educación es clave para enfrentar los retos sociales porque es la verdadera puerta a las oportunidades, y eso es especialmente cierto en cuanto al conocimiento sobre el dinero y sus finanzas”.

Y añadió que, según diversos estudios, en general dicho conocimiento es bajo entre la población, lo que lleva “a que se tomen decisiones que, lejos de optimizar su vida y su salud financiera, les generan problemas”.

Carlos Torres Vila, presidente del BBVA.

Carlos Torres Vila, presidente del BBVA.

Cortesía

Explicó que, sin una adecuada educación financiera, es difícil tomar conciencia de las implicaciones que tienen en el futuro las decisiones que se toman en cada etapa (especialmente aquellas relacionadas con consumo), de lo que supone endeudarse en exceso, de no tener cubiertos riesgos que pueden ser catastróficos, así como del aumento en la expectativa de vida y las dificultades para mantener el nivel de vida cuando desaparece la fuente principal de ingreso.

Pero además, hay otros cambios que exigen una mayor formación en temas financieros.
Esto incluye la creciente oferta y complejidad de los productos financieros, pues sin conocimiento básico se dificulta hacer una elección adecuada, la transformación digital, que trae nuevos jugadores al mercado y una demanda diferente.

“La variedad es buena, pero exige procesar mucha información para la cual no estamos preparados”, dijo José Manuel González, director de Economía Global y Relaciones Institucionales de BBVA.

En esto coincidió Flore-Anne Messy, jefa de la división de Asuntos Financieros en la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), quien dijo además que esto trae nuevos riesgos que, además de los temas de seguridad de la información, incluyen el uso inadecuado de los nuevos productos, y una protección desigual a los consumidores.

(La educación financiera como motor de las mipymes). 


De hecho, la facilidad de acceso a los productos puede generar excesiva confianza, especialmente en los consumidores jóvenes con sus respectivos riesgos en materia de sobreendeudamiento.

Pero además, Messy advierte que la digitalización trae nuevos tipos de exclusión financiera, principalmente a las personas mayores y a quienes son de bajos ingresos, que resultan ser quienes tienen menores niveles de conocimiento digital y financiero.

A su turno, Rolando Arellano, consultor peruano, explicó que la digitalización simplemente agiliza procesos que hoy se vienen dando, pero no los mejora o empeora.

Para el experto, el derecho en el acceso a servicios financieros está en conocer un producto, buscarlo y lograr acceso, pero en la actividad financiera muchas veces se da esto en el orden inverso, en el cual se sobreestima el conocimiento que tienen los usuarios.

“La gente va a la acción sin informarse y entra en un círculo vicioso: no sabe cómo o cuánto tiene que pagar, se enoja con el sistema y se excluye. Con esto, pierde no solo esa persona, también el sistema financiero y la economía en su conjunto”, señaló.

Entre tanto, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, señaló que la educación financiera es una herramienta adicional a la supervisión de conducta y de solvencia a las entidades, pues tiene una gran importancia para la estabilidad financiera.

EFECTO EN LA ECONOMÍA

Aunque existen datos sobre el impacto del sector financiero en la economía y sobre los hábitos de uso de los productos financieros, no es posible cuantificar con exactitud el impacto de la educación financiera en el PIB.

Pero, así no exista una cuantificación, sí hay evidencia que los países con mejores puntajes en conocimiento financiero tienden a ser más ricos, sus niveles de inequidad son menores y las personas tienen menos probabilidad de caer en la pobreza, según Maria Demertzis, directora adjunta en el centro de investigaciones Bruegel, tomando como base los resultados de una encuesta sobre conocimiento financiero realizada por S&P.

Sin embargo, la directiva advirtió que “tener destrezas digitales no es tener destrezas financieras”.

Sin embargo, una forma de medir la salud financiera de la población es la capacidad que tiene para sobrevivir en caso de perder su fuente de ingreso, con ahorros o acceso a préstamos.

Una encuesta realizada por BBVA en cinco países de la región señala que el 75 por ciento de las personas logra subsistir menos de tres meses.

Siga bajando para encontrar más contenido