Lácteos se suman a lista de sectores con medidas de ayuda

Tatequieto a importaciones de leche en polvo de Argentina. Durante el año pasado, esas compras subieron 500%.

POR:
enero 29 de 2013 - 02:21 a.m.
2013-01-29

El Gobierno encareció las importaciones de leche en polvo provenientes de Argentina, cuyo acelerado crecimiento el año pasado tiene en jaque los ingresos de 400.000 pequeños productores colombianos.

La medida se suma a los subsidios a la compra de café y a los sobrearanceles a calzado y confecciones.

Para proteger el ingreso de los productores lácteos y los empleos que genera la actividad en todo el país, el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, aumentó hasta 98 por ciento el arancel al producto gaucho.

En virtud de un acuerdo comercial, en el 2012 las importaciones desde Argentina del alimento mencionado se incrementaron en más del 500 por ciento. Solamente entre enero y octubre del año pasado los inventarios del país superaron las 20.000 toneladas.

La decisión del Ministerio de Agricultura estableció un contingente (cupo) de importación de 993 toneladas, al que le aplicará un arancel de 6,6 por ciento; a partir de ese volumen y hasta 1.957 toneladas pagará 20 por ciento y lo que supere esta cantidad será gravado con 98 por ciento.

La medida, que tendrá una vigencia inicial de 90 días, prorrogables hasta por dos años, se convirtió en el preaviso de otras decisiones que está estudiando la cartera de Agricultura relacionadas con el ingreso de leche en polvo y derivados lácteos procedentes de otros mercados de la región. Esa protección, que busca evitar que las políticas sectoriales que viene desarrollando el Gobierno se vayan al traste, se suma a la ya adoptada por el Ministerio de Comercio para proteger de la competencia desleal a las importaciones de confecciones y calzado originarias de países con los cuales no hay tratados de libre comercio y que llegan al país a precios sorprendentemente bajos, particularmente las provenientes de China y Vietnam.

Para las confecciones, el Gobierno redujo de 15 a 10 por ciento el arancel, pero les fijó un sobrearancel de 5 dólares por kilo e igual valor para cada par de calzado.

Igualmente, el apoyo monetario que le ha venido dando a los caficultores por cada carga de 125 kilos del grano, pues el sector ha sido fuertemente golpeado por la revaluación del peso, que le ha disminuido significativamente sus ingresos.

Otros renglones de la economía también están sintiendo los duros efectos de la apreciación del peso, que significa menos moneda nacional por cada dólar exportado y competir en el mercado interno con las importaciones abaratadas por la tasa de cambio, precios irrisorios y el contrabando técnico y abierto.

En la misma situación se encuentran los fabricantes de autopartes, productos plásticos, productores de azúcar, floricultores, entre otros, que reclaman medidas contundentes del Gobierno para combatir la revaluación y llevar el dólar a niveles no inferiores a 1.800 pesos.

Siga bajando para encontrar más contenido