Latinoamérica seguirá con su tendencia al crecimiento

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, destacó las tendencias positivas de la economía latinoamericana, que después de tres años creciendo a un ritmo cercano al 5 por ciento, progresarán este año en una línea entre el 4,3 y el 4,5 por ciento.

POR:
enero 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-01-31

Moreno, que participó en el cuarto Foro Europa-América Latina, celebrado en París, recordó que desde 2003 el crecimiento medio anual en la región ha sido del 4,9 por ciento, y eso se ha logrado en un entorno de baja inflación, ya que la subida de los precios el pasado año quedó contenida en el 5,5 por ciento, la más baja desde la década de los 60. El funcionario subrayó este hecho porque a su juicio la alta inflación es uno de los peores enemigos de los pobres, cuyo número ha disminuido en 13 millones en los últimos años en Latinoamérica, aunque siguen representando alrededor del 40 por ciento de la población de la región (unos 200 millones de personas), de acuerdo con los datos de la Cepal. A su juicio, los buenos resultados de los últimos años muestran que Latinoamérica ha dado pasos para reducir su vulnerabilidad y eso porque la mayoría de los gobiernos han aplicado políticas contracíclicas que han permitido, por ejemplo, reducir el volumen de la deuda pública del 72 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2002 al 53 por ciento en 2005. Moreno, que clausuró la sesión matinal del Foro junto a la ministra francesa de la Cooperación, Brigitte Girardin, felicitó que haya consenso sobre la idea de que "la estabilidad económica es indispensable para el desarrollo", también entre los gobiernos de izquierda y también de la evolución política de la región. En ese sentido, el presidente del BID recordó que en 14 meses se van a celebrar 12 comicios presidenciales y 13 parlamentarios en Latinoamérica, un ciclo de elecciones transparentes y en paz que representa un logro para la región. No obstante, reconoció que las políticas del consenso de Washington, diseñadas por las instituciones financieras internacionales, no han generado los resultados esperados y algunos lo han culpado del estancamiento económico que se había producido antes de la actual fase de expansión. En ese sentido, Moreno aludió al limitado nivel de apoyo popular a ciertos procesos de liberalización, en particular a las privatizaciones y consideró que el debate sobre un modelo más inclusivo es fundamental. - Invitación a inversionistas europeos El máximo responsable del BID lanzó un mensaje en dirección de las compañías europeas para que inviertan en Latinoamérica, en particular las pequeñas y medianas empresas innovadoras. El presidente del BID recordó que la región tiene un déficit anual de 80.000 millones de dólares en necesidades de infraestructuras y explicó que su institución trabaja para mejorar la percepción del acceso a sectores como la energía o el medio ambiente. Moreno recordó el papel que tienen las remesas de los inmigrantes latinoamericanos en la economía de sus respectivos países, que son cada día más un factor de estabilidad en toda la región latinoamericana.

Siga bajando para encontrar más contenido