Llegó el tiempo del cambio saludable

Bajar de peso, mantenerse activo, decirle adiós al sedentarismo, no fumar y dedicarle tiempo a la relajación y al descanso son propósitos que no debe dejar de lado ni abandonar al primer fracaso o tropiezo que se le presente.

POR:
enero 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-01-31

“Lo primero que una persona necesita es convencerse de que ningún factor negativo es bueno para su salud. En la medida que haga conciencia de que estos multiplican el riesgo de enfermedades crónicas, del corazón y metabólicas (diabetes mellitus, por ejemplo) podrá entrar en el desarrollo de unos buenos hábitos de vida. Solo así, y a partir de ese momento, se comienza realmente a hacer esos cambios que le reportarán calidad de vida”, explica Irma Bonilla, médica del deporte, de la Unidad de Rehabilitación Física del Centro Médico Imbanaco, en Cali. No lo piense más. Arranque en este comienzo del 2011, aún está a tiempo, y no se detenga hasta ver los resultados esperados. Eso sí, no debe olvidar que “estos objetivos, como cualquiera en la vida, requieren de constancia y disciplina para lograrlos”, es el mensaje de Hernando Jaime, médico del deporte. En el caso del sobrepeso y la obesidad, explica el especialista, hay que comprender que siempre tienen una causa y la más común es el exceso de comida, bebidas y poca actividad física. La buena noticia es saber que son situaciones modificables, es decir, que está en sus manos cambiarlas para lograr la reducción de peso que busca y mantenerse como una persona activa, que se ejercita regularmente y disfruta de los resultados que esto representa. Claro está que no podemos desconocer que “hay causas orgánicas que requieren ser estudiadas y que pueden ameritar un tratamiento médico especializado”, señala Jaime. Por eso, la primera recomendación es ir al médico, para que le haga una evaluación detallada de su situación actual y determine qué hay que cambiar realmente, qué se debe reforzar y cómo, cuándo y dónde comenzar. Eso sí, como dice Jaime, si tenemos en cuenta que son el sedentarismo y el exceso de comida los dos factores determinantes, hay que ponerles un ‘tatequieto’ de una manera sencilla, partiendo poco a poco e incrementándola hasta llegar al ritmo esperado. En el caso de mejorar la actividad física, Bonilla recalca que “si no existe riesgo, ni antecedente de colesterol o presión arterial, se debe iniciar con una actividad progresiva. Puede comenzar con una caminata corta o con ejercicios de estiramiento, que serían suficientes y así, en forma progresiva, ir aumentando, de acuerdo con la capacidad que vaya dando el cuerpo. Unos 30 minutos diarios, con una intensidad baja o moderada es excelente, mientras su cuerpo se adapta a la nueva rutina. No intente hacer en un solo momento lo que no hizo en 5 años”, enfatiza. Entonces, lo mejor es que trate siempre de hacer el ejercicio de manera regular. “Esas tres veces a la semana, por ejemplo, que se vuelvan un hábito y sin lugar a las disculpas. No es recomendable que intente reponer en un día, aquellos días que dejó de hacer ejercicio”, dice Irma Bonilla. Y no olvide el uso de calzado adecuado y de ropa cómoda, diseñada especialmente para la actividad física, así como una excelente hidratación antes y después de la actividad física o deportiva. Nutrición en equilibrio Resulta importante que cualquier decisión que tome, tanto en sus cambios alimenticios como en la implementación de la actividad física, debe ser coordinada con los profesionales indicados, como nutricionistas, deportólogos y preparadores físicos, entre otros. Para iniciar una dieta es necesario hacer una evaluación consciente de lo que busca con ella, y detectar lo que afecta su salud y su peso, como aquellos alimentos que le generan pesadez y los que, por naturaleza, alteran el peso y la contextura, como las harinas, los azúcares y las grasas.Beneficios de inmediato Quien logra bajar de peso y eliminar el hábito de tabaquismo, de manera inmediata mejora su calidad de vida.“Son personas que empiezan a ver los beneficios. Quien baja de peso, ya no tendrá dolor de espalda ni de las rodillas; se cansará menos, dormirá mejor, será más activo, tendrá más atención y mayor concentración. Empezará a darse cuenta que en una actividad física corta ya no se siente agitado”, explica Irma Bonilla, médica del deporte, de la Unidad de Rehabilitación Física del Centro Médico Imbanaco, en Cali. Igualmente, comienzan a reducirse los porcentajes de riesgo por enfermedades como las cardiovasculares, que son la segunda causa de muerte en el mundo, y de la aparición de otras metabólicas y crónicas como la diabetes mellitus, hiperlipidemia, colesterol y triglicéridos altos. La vida familiar también tiene su recompensa, mejoran las relaciones tanto personales como laborales, debido a que se aprenden a manejar los niveles de estrés, la angustia y la ansiedad.A dejar de fumar y beber El consumo de licor y el cigarrillo son los flagelos que la gente más desea erradicar de sus vidas, pero al mismo tiempo son de los más difíciles de dejar, por su naturaleza adictiva. Por lo mismo, para lograrlo se debe acudir a métodos y disciplinas que se basen en el control de la voluntad. Agunos realizan tratamientos médicos de desintoxicación y otros acuden a la psicología, la meditación, el yoga e, inclusive, la hipnosis clínica, que “se utiliza como una herramienta terapéutica, para recuperar pacientes con situaciones problema, entre ellos las adicciones”, dice Andrés Pereira, psicólogo con posgrado en Hipnosis Clínica Ericksoniana, de la Universidad de Valencia (España). ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido