No lleve el peso de su espalda a cuestas

Después de la cabeza, la espalda es la parte que más les duele a los colombianos. Ocho de cada diez personas lo han sentido alguna vez en su vida.

POR:
octubre 30 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-10-30

Es una de las quejas más frecuentes en medicina general, y uno de los motivos de remisión al especialista. ¿Causas? Muchas. La mayoría vinculadas con la calidad de los músculos. Entre ellas, las excesivas jornadas de trabajo sin ningún tipo de descanso ni estiramiento; el sedentarismo, que lleva a desequilibrios en los músculos y a la falta de fortalecimiento de estos; la obesidad, que sobrecarga esta y otras partes del cuerpo; el levantar objetos muy pesados en forma inadecuada, esto es, doblando o arqueando la espalda, y las malas posturas, manteniéndose totalmente encorvado durante horas. Súmele el estrés y verá que son muchos los ‘enemigos’ que tiene la espalda. También, el paso de los años que conlleva a un desgaste progresivo de la columna y sus componentes, así como debilidad muscular. Lo mejor es que todos se pueden prevenir, que tienen solución con unos cambios en las rutinas diarias, es decir, con estilos de vida saludables. Solo en algunos casos, apenas un 10 por ciento, según los estudios de la Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación, se detectan problemas como hernias discales, tumores, osteoporosis e infecciones como causa del dolor de espalda. En estos, puede requerirse una cirugía, para solucionar la raíz de la molestia. Pero, igualmente, hay que mejorar las posturas y asumir una higiene corporal adecuada. En el 80 por ciento de los casos de dolor lumbar, sea la parte alta (cuello o región cervical), media (región dorsal) o baja (sacro) la que molesta, la terapia física juega un papel muy importante en el alivio del dolor, utilizando medios fríos y calientes y realizando ejercicios de fortalecimiento, así como reeducación para aprender a sentarse derecho, a caminar erguido y a mantener una posición adecuada y no viciosa. También, puede ser necesario algún analgésico. Por lo demás: haga ejercicio, mínimo treinta minutos diarios; condiciones aeróbicas que le mejoran su percepción del dolor, relajan y permiten dormir bien, entre otros beneficios. También es necesario tener en cuenta la importancia de la higiene muscular. Cada hora, en promedio, levántese de su puesto de trabajo, estírese, suba los brazos, crúcelos, empínese y regrese a su labor. Eso sí, debe tener una silla adecuada, a su altura y en una posición correcta. El computador, ubicado a la altura de sus ojos y de frente. Y, nunca cruce las piernas mientras trabaja. Si siente algún dolor al estirarse o al caminar, o cuando dura mucho tiempo de pie, no dude en consultar con su médico. Si no lo hace, el problema puede crecer e incluso llegar a afectar los nervios de las extremidades inferiores. No se exponga. Fuente: Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación.

Siga bajando para encontrar más contenido