Los deudores no sienten baja de tasas de interés del Emisor

Hasta un año puede demorar la transmisión de la política de disminución del costo de las obligaciones para los clientes.

Bancos

Fuentes del sector financiero señalan que la dificultad de bajar las tasas de interés en este momento también está relacionada con el incremento del riesgo en el otorgamiento de nuevos créditos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
junio 09 de 2020 - 10:26 p.m.
2020-06-09

El gerente del Banco de la República, Juan José Echavarría, dijo el fin de semana que la tasa real a la que el Emisor les presta a los bancos ya es negativa al descontar la inflación. Sin embargo, el grueso de la población sigue sin explicarse cómo si desde marzo, cuando se decretó la emergencia por la expansión del coronavirus y la autoridad monetaria comenzó a disminuir los intereses, esto no se ha reflejado en sus créditos.

(Recuperados por coronavirus en Colombia llegaron a 16.534 este martes). 

Para comenzar, hay que decir que en la más reciente junta directiva del Banco de la República se definió que para seguir estimulando a la economía ante la crisis que ocasiona la covid-19 se disminuyó por tercera vez consecutiva medio punto porcentual la tasa de referencia, que quedó en 2,75%, la más baja en la historia de la entidad. Así, como la inflación en términos anualizados en mayo cerró en 2,85%, la tasa real es de -0,10%, como lo señaló el gerente del Emisor.

(Dato de inflación en mayo abre más espacio para bajar tasas de interés). 


No obstante, fuentes del sector financiero señalan que la dificultad de bajar las tasas de interés en este momento también está relacionada con el incremento del riesgo en el otorgamiento de nuevos créditos por la aguda crisis económica. Esa mayor exposición a que la cartera reduzca su calidad es la causa por la que algunas entidades financieras incluso tiendan a subir las tasas a cambio de disminuirlas.

De otro lado, académicos y analistas explican que este asunto tiene que verse desde varias perspectivas, pues no solo interesa a quienes tienen deudas, sino también a los que llevan sus ahorros (captación) a las entidades para recibir una rentabilidad.

(Desde 2013, el Banco de la República no dejaba las tasas en 3,25%). 


Andrés Langebaek, director de Estudios Económicos del Grupo Bolívar Davivienda, señala que la tasa del Banco de la República se aplica en las operaciones de crédito “de muy corto plazo, con los recursos que los bancos comerciales reciben para sus operaciones pero la gente no tiene acceso a ellos pues son a un día de plazo”.

Por su parte, Leonardo Mila, gerente de estrategia de Porvenir, dice que la justificación de que el Emisor les baje el costo del dinero es “para permitir que los bancos bajen sus tasas. Retirar presión del sistema financiero y que bajen las tasas de colocación (créditos) y permitir unas mejores condiciones financieras para que la gente se endeude más”.

Pero para comprender cómo es el mecanismo de transmisión de la política monetaria, inicialmente entre los bancos y el Emisor y luego hacia el grueso del crédito, Langebaek explica que las primeras tasas que responden a esa baja del Banco de la República “son las de los créditos comerciales, es decir los que los bancos ofrecen a las empresas, por el hecho de que son a tres meses de plazo y en su mayoría son rotativos. Así, cuando el Emisor baja las tasas, los créditos comerciales capturan esa disminución” y los empresarios se benefician.

LOS AFECTADOS 

“En la medida en que las captaciones del sistema financiero se van renovando, por el lado de los ahorradores también hay la paradoja de que las tasas bajan, como en el caso de quien renueva un CDT a corto plazo, pero ese título mientras no se renueve, no baja”, dice el jefe de investigaciones del grupo financiero.

Después de los créditos comerciales, que son los primeros que se benefician, vienen los de consumo de libranza y los últimos que se benefician son los hipotecarios, pues esos son a largo plazo, afirma Langebaek.

Para Mila, “la transmisión de la baja de tasas hacia los clientes de los bancos y sistema financiero toma tiempo, pero termina ocurriendo, por eso no es instantáneo”.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido