Lunes negro

Lunes negro

POR:
septiembre 30 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-30

Siempre hay una primera vez. Esa es la conclusión inmediata que surge después del inesperado fracaso del proyecto de ley que pretendía rescatar al sistema financiero estadounidense con un programa de compra de títulos y apoyo a entidades avaluado en 700.000 millones de dólares. El naufragio tuvo lugar ayer en la Cámara de Representantes norteamericana a pesar del apoyo que el texto remitido tenía en la Casa Blanca, en las campañas de los candidatos Barack Obama y John McCain y entre las directivas de los partidos Demócrata y Republicano. Pero como nunca en la historia de la nación más poderosa de la tierra, los legisladores rasos de ambas bancadas se rebelaron y rechazaron la propuesta. Como consecuencia, la Bolsa de Nueva York vivió un verdadero ‘lunes negro’ con una caída cercana al 9 por ciento según el índice Standard and Poor’s, su peor resultado en 21 años. Más allá de las réplicas que semejante terremoto tenga sobre los demás mercados del mundo, lo sucedido le volvió a introducir un elemento de incertidumbre a un tema que clama solución a gritos. La razón es que el número de entidades que se acerca al colapso sigue aumentando a medida que pasan las horas. Así lo dejó en claro la compra de activos de Washington Mutual por parte de JP Morgan Chase, o la venta del banco Wachovia al Citigroup, que obligó de nuevo a las autoridades a entregar garantías públicas para poder cerrar el negocio. También en Europa comenzaron a aparecer grietas en el sistema financiero, como lo demostró la nacionalización de una entidad de crédito en Gran Bretaña, de otra en Islandia, el rescate de una más en Bélgica y la inyección de fondos públicos a una firma holandesa. Con razón, las tasas de interés interbancarias volvieron a elevarse y los mercados de bonos, monedas y productos básicos sufrieron fuertes variaciones. Ahora, la angustia es lo que puede pasar en las próximas 48 horas, mientras en Washington siguen las negociaciones con miras a una nueva propuesta que sería votada al final de la semana. Pero al tiempo que eso ocurre, no está de más mirar las causas del descalabro de la iniciativa en el Congreso. Al respecto, es indudable que el público mira con disgusto la aprobación de un paquete que es visto como demasiado generoso con el sector financiero y con sus administradores. A pesar de la inclusión de provisiones para evitar valores excesivos de indemnizaciones y salarios, al igual que formas de garantizarle al fisco la devolución del dinero comprometido si la situación mejora, sigue existiendo la sensación de que los justos van a pagar por los pecadores. Ese no es un tema menor en plena época electoral, con el fantasma de la recesión y a escasas cinco semanas de que los votantes estadounidenses vayan a las urnas para escoger no solo al nuevo presidente, sino a toda la Cámara y a un tercio del Senado. Ante el rechazo, la pregunta es si existe alguien capaz de aglutinar a las fuerzas disidentes, para que sea posible llegar a un texto que le guste a la mayoría. Esa es precisamente la razón del nerviosismo de los observadores, pues la coyuntura actual es la peor posible, con una administración desprestigiada y unos partidos fracturados por dentro. Si a eso se le agrega un evidente clima de polarización, resulta difícil ser optimistas. No obstante, los nubarrones que se ciernen sobre la economía mundial son tan oscuros, que resulta difícil imaginar un escenario en el que no se tomen decisiones. De hecho, una encuesta hecha por el diario USA Today encontró que tan solo 11 por ciento de los interrogados preferían la opción de dejar que las cosas tomen su curso. Por tal razón, será necesaria todavía más paciencia que la ya exhibida. Mientras avanzan las negociaciones, lo previsible es que la volatilidad reine en los mercados y los especuladores traten de hacer su agosto. Ese no es un buen escenario para Colombia, en donde el dólar y la Bolsa han registrado altibajos, sin que sea posible anticipar una tendencia definida. Y es que solo hasta que se aclare el panorama afuera será posible mirar más allá del día a día y evaluar el saldo que ha dejado la tormenta. '' El rechazo de la Cámara de Representantes de Estados Unidos al plan de salvamento financiero, volvió a introducirle un elemen- to de incertidumbre a un tema urgente.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido