Para mantener hidratado el cuerpo, beba y beba

EFE. Las mujeres necesitan ingerir 2,2 litros de agua al día y los hombres 3 litros, pero el 20 por ciento de esa cantidad se logra mediante una alimentación rica en frutas y verduras, mientras que el resto la componen los líquidos que tomamos regularmente.

POR:
junio 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-06-30

Según la presidenta de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada (Senba), Carmen Gómez Candela, se debe beber agua a todas horas, no sólo en las comidas, y debe desecharse la creencia generalizada de que el líquido vital tiene efectos adelgazantes. “El agua, ni aporta calorías ni deja de aportarlas, únicamente hidrata”, dice. Y como la hidratación es de una importancia vital para nuestra salud, hay que tratar de convertir la ingesta de líquidos y frutas en un acto reflejo que impida un problema ulterior para nuestro organismo. Con todo, las autoridades sanitarias están alarmadas ante los datos de nivel de hidratación insuficiente que afecta a casi la mitad de la población. Por ejemplo, el Barómetro de la Hidratación y la Ingesta de Agua 2008 (Bahia) determina que actualmente en España el consumo de agua se limita tan sólo a tres momentos claves del día: el desayuno, la comida y la cena. BEBER MÁS El riesgo de deshidratación es, por otra parte, más preocupante en los ancianos que en los jóvenes debido a que con la edad se pierde la percepción de la sed. Pilar Riobóo, jefa asociada de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid (España), destaca que mientras un adulto necesita ingerir 35 mililitros por kilo de peso al día, un anciano debería alcanzar los 45 mililitros o más. La especialista insiste en que con el envejecimiento se deteriora la capacidad para conservar el agua y mantener el equilibrio del sodio en el cuerpo, disminuye la sensación de sed y también la capacidad del riñón para concentrar la orina, por lo que hay que asegurar que “grupos de riesgo como los ancianos ingieran líquidos de forma regular”. Una hidratación correcta evitaría una de cada diez hospitalizaciones de personas mayores, según el Observatorio de Hidratación y Salud (OHS), desde donde se recuerda que los síntomas más evidentes de la deshidratación son: boca seca, fatiga, debilidad, agitación, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, piel seca y pálida y disminución de volumen urinario. Los nutricionistas coinciden en que es recomendable beber antes de que sobrevenga la sensación de sed. El agua y las bebidas isotónicas son las más hidratantes. Cerveza para deportistas Recientemente ha surgido la tesis de que la cerveza es un buen hidratante para los deportisas. El catedrático de Fisiología Médica de la Universidad de Granada (España), Manuel Castillo, afirma que “el consumo de cerveza aumenta la tolerancia al esfuerzo físico y reduce el estrés del mismo”. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido