Marcando el territorio

Las posiciones enfrentadas sobre la conveniencia o inconveniencia de un tratado de libre comercio con Estados Unidos se han mantenido desde que comenzó la discusión, en el primer semestre del año 2004.

POR:
febrero 27 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-02-27

Desde esa misma fecha, se hizo clara la tendencia de cada uno de los protagonistas, la cual se ha acentuado con el paso de los meses. Obviamente, el Gobierno ha sido su gran impulsor, con el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero y el jefe del equipo negociador, Hernando José Gómez. Los embajadores en Washington, primero Luis Alberto Moreno y luego Andrés Pastrana, han estado pendientes del asunto y manejando las relaciones desde la capital de E.U.. Los demás miembros del gabinete, más observadores que protagonistas, aprueban la gestión sin mayor discusión. En los casos en que se presentó discrepencias, finalmente se impuso el criterio de los negociadores. La situación más crítica se presentó con el primer ministro de Agricultura del gobierno, Carlos Gustavo Cano. Su salida del ministerio y su paso a la junta del Banco de la República dejó contentos a todos. Fue reemplazado por Andrés Felipe Arias, con una visión macro antes que sectorial. En el caso del sector empresarial, la llamada ‘gran industria’ siempre ha acompañado el proceso en forma incondicional, bajo el liderazgo del presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas. Siempre ha estado en todas las conversaciones al lado del Gobierno. Quienes se suponen ganadores netos del TLC, los exportadores, han manejado una estrategia de apoyo sin mucha figuración pública. No tienen que hacer un esfuerzo más allá de estar presentes en los momentos críticos para que note su presencia. Desde el comienzo un sector importante de la agricultura se ha opuesto a hacer grandes concesiones, en particular los ligados a ciclos de producción no permanente, como el arroz, algodón y maíz . Cafeteros y floricultores lo apoyan y a los bananeros poco les importa. La opinión pública ha estado dividida por la visión política y académica. En ambos grupos hay defensores y opositores y es evidente que estos últimos se han hecho notar más, en particular en el terreno político con el congresista Jorge Robledo y el alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón. En la academia, Juan Carlos Echeverry es un aliado del TLC. Los ex ministros Rudolf Hommes, Marta Lucía Ramírez y Jorge Ramírez Ocampo encabezan el equipo de los asesores o lobbistas.* LOS LOBBYSTAS- Jorge Ramírez Ocampo - Marta Lucía Ramírez - Rudolf Hommes Rodríguez - Alberto Vásquez* LOS POLITICOS - Jorge Enrique Robledo - Rodrigo Rivera - Luis Eduardo Garzón * LOS DIPLOMATICOS - Luis Alberto Moreno - Andrés Pastrana Arango - Robert Portman* LOS CONTRADICTORES - Rafael Mejía - Alberto Bravo - Germán Holguín* LOS NEGOCIADORES -Hernando José Gómez - Jorge Humberto Botero - Andrés Felipe Arias - Regina Vargo * LOS DEFENSORES - Luis Carlos Villegas - Javier Díaz - Gabriel Silva* LOS COLUMNISTAS- Juan Carlos Echeverry- Alejandro Gaviria- Eduardo Sarmiento- Mauricio Cabrera

Siga bajando para encontrar más contenido