Más pagos digitales no eliminarán al efectivo

Los medios diferentes al dinero contante y sonante son claves para que el uso de los servicios sea más recurrente.

Pagos electrónicos

La tecnología ayuda a que la experiencia de pagos sea cada vez más sencilla, lo que alentará a los consumidores a que la usen cotidianamente.

123rf

POR:
Portafolio
septiembre 27 de 2018 - 09:30 p.m.
2018-09-27

¿Se ganará la lucha contra el efectivo? Sí, pero no. En la medida en que se sigan superando los escollos culturales, tecnológicos, de conectividad y de aceptación, aumentará la adopción de pagos digitales en las sociedades, si bien esto no significará que el dinero contante y sonante siga rodando en la economía.

“Van a seguir coexistiendo aún por mucho tiempo, y en gran parte es necesario dar a los consumidores la tranquilidad de que pueden optar por los medios de pago electrónico, pero en cualquier momento que lo requieran también hacer retiros de sus recursos en efectivo. El uso de medios electrónicos debe ser una decisión porque el consumidor percibe los beneficios y no una obligación”, dice Felipe Rincón, vicepresidente de Public Policy Latin-America & Caribbean en Mastercard.

(Lea: Dinero en efectivo se resiste a desaparecer

De hecho, el incremento de los medios de pago es una herramienta no solo para aumentar la inclusión financiera y el uso de los servicios, sino que tiene beneficios en materia de aumento de la formalización y el recaudo tributario (en la medida en que las transacciones cuentan con trazabilidad).

Estudios recientes muestran que, por cada punto porcentual que aumenta la penetración de los pagos electrónicos, se puede generar un crecimiento de 0,05% del PIB per cápita. Además, el manejo del efectivo tiene altos costos, pues según un informe reciente de Mastercard, en Colombia genera una economía en la sombra equivalente al 9% del PIB, que trae como consecuencia que se dejen de percibir impuestos por un equivalente de 1,6 puntos del PIB.

(Lea: ¿Adiós al dinero?

“Entre todos pagamos lo que vale administrar el dinero en efectivo, como su impresión, transporte y la evasión fiscal que éste representa. Adicionalmente, se deben tener en cuenta las pérdidas que se generan en economías ilegales, informales o no visibles: fraudes, lavado de dinero, menor recaudación de impuestos, entre otros. En últimas, todos estos costos terminan afectando la competitividad del país y la capacidad de generar nuevas industrias basadas en la innovación y la creatividad”, dice Rincón.

(Lea: Los pagos sin contacto son apenas el 1% del total en Latinoamérica

“En Colombia es difícil imaginar la desaparición total del efectivo en el corto y mediano plazo, ya que actualmente las transacciones electrónicas solo representan el 12% de los pagos que se realizan en el país. Sin embargo, consideramos que es posible llegar en pocos años a una penetración del 25% de los medios de pago electrónico, siempre y cuando se generen los incentivos necesarios, por parte de todos los actores de la industria y del gobierno, para que los comercios y las personas migren progresivamente hacia estas modalidades de pago”, afirma Andrés Duque, presidente de Redeban Multicolor.

USO DE LA TECNOLOGÍA

Los medios de pago digitales han creado un nuevo mundo. “Los dispositivos conectados están cambiando todo lo que sabemos acerca de las compras y el pago - la web y los pagos móviles son sólo el comienzo”, explica Juan Carlos Amezcua, director senior de productos para la región Andina de Visa.

Añade que “esta próxima fase de pagos está siendo impulsada en gran parte por tecnología móvil y nuevas tecnologías de pago flexibles y abiertas que permiten la creación de formas de pago nuevas e innovadoras. También es impulsado por el comportamiento cambiante de los consumidores, que está comenzando a adoptar la tecnología móvil como una nueva forma de pagar, ser pagado y gestionar mejor sus finanzas".

Primero fueron las tarjetas, pero ahora existe toda una variedad de alternativas y dispositivos para concretar los pagos, y ahora incluso se habla de pagos invisibles. Amezcua explica que “las tarjetas continuarán coexistiendo y evolucionando junto a la multiplicidad de plataformas de pagos digitales que se han venido desarrollando en los últimos dos años. Ejemplo de esto es la forma en que está cambiando la necesidad de pasar de tener plásticos a pagos invisibles donde se mantienen las credenciales de pago en ambientes seguros como es el caso con iTunes, Netflix, Uber, etc... donde no se necesita tener un plástico para pagar, pero si las credenciales”.

Duque de Redeban coincide en el tema de los pagos ‘invisibles’, y añade que “ganarán terreno otras formas de autenticación que no requieren el uso de tarjetas, como el pago facial, el uso de Chatbot como canal de pago, y transacciones a través de redes sociales y de mensajería instantánea”.

Esto muestra que una de las claves para el éxito de los medios de pago no es tanto el mecanismo que se utilice, sino el hecho de que pueda estar disponible en los temas cotidianos de los usuarios, de manera simple y segura.

“Prevemos un futuro en el que los consumidores puedan hacer muchas de sus compras diarias programadas desde el automóvil, tales como pagar estacionamiento, peajes de tránsito, auto servicios, entre otros. Los operadores de redes móviles, fabricantes de dispositivos, proveedores de monederos digitales y las redes sociales se están uniendo a jugadores tradicionales de pagos, trayendo nuevas ideas y ayudando a mover el comercio a dominios digitales”, puntualiza el directivo de Visa.

El presidente de Redeban considera que es fundamental llegar de manera más activa a las actividades en las que el efectivo se ha convertido en el método de pago único, con nuevas soluciones que se adapten a industrias como los taxis y las máquinas de autoservicio que dispensan alimentos.

Siga bajando para encontrar más contenido