‘Que me critiquen, pero con objetividad’

A menos de 40 días de terminar su gestión como ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego rechazó las críticas que en los últimos meses han llovido sobre su administración por parte de entidades como Fedesarrollo y recientemente la Asobancaria, que han calificado a la infraestructura como el gran lunar de los últimos ocho años y una de las grandes prioridades para el Gobierno entrante.

POR:
junio 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-06-30

En diálogo con PORTAFOLIO, el funcionario pide establecer mecanismos que agilicen los procesos administrativos, en busca de una ejecución más expedita de las obras que se contratan. ¿Qué les dice a quienes han arreciado las críticas en los últimos meses? Los invito a que reflexionen. El país estaba muy atrasado por cuenta del conflicto interno y por las limitaciones fiscales de muchos años. El que es intelectualmente honesto no sólo es objetivo sino que habla con información. Yo veo que muchos hablan sin información o con datos insuficientes. ¿Cuáles son las cifras que lo respaldan? Por ejemplo, el Banco de la República y el Dane mostraron crecimientos del 112 por ciento el año pasado en rubros como puentes, calles y caminos, y un 44 por ciento del sector durante el 2009, que permitió que la economía creciera cuando todo el mundo esperaba lo contrario. El crecimiento en el primer trimestre del año en buena medida se debió al aumento del 37 por ciento del sector. Un filósofo griego decía que el movimiento se demuestra caminando. Que los críticos caminen el país y verán el movimiento. ¿Cómo darle más velocidad a los proyectos y el funcionamiento institucional del sector? El ritmo que llevamos es bueno y quien venga encuentra todo marchando, porque está licenciado, financiado, contratado y en ejecución. Creo que se puede acelerar el trámite de licencias ambientales, porque en otros países éstas las da el Ministro del ramo y no el del Medio Ambiente. ¿Propone quitarle atribuciones al Ministerio del Medio Ambiente? Se trata de agilizar procesos y administrar los contratos para que salgan adelante, porque los trámites estatales resultan muy engorrosos. Hay dos caminos, otorgar o negar las licencias. Y si no la quieren dar terminan expidiendo una, pero de tal manera que el proyecto no se puede hacer porque los valores de las compensaciones valen más que éste. La compra de predios es un dolor de cabeza. ¿Colombia es un país de invasores de vía pública? Claro que sí, porque tan pronto anunciamos un corredor ahí mismo la gente comienza a correr los cercados, como en El Secreto, arriba del Sisga (en Cundinamarca), o en la costa. Además, los alcaldes y los personeros no vigilan. Hay un caso más grave y son los centros empresariales y logísticos en el occidente de Bogotá, en donde ninguno de éstos cumple, o muy pocos lo hacen, con la construcción de la vía de servicio en terrenos propios, lo cual estrangula las dobles calzadas en el futuro. Eso es una perversión a todas luces. ¿Cuáles son los retos que tendrá el nuevo Ministro? Los retos son dos: darles continuidad a estos programas, y montar la fase de Proesa 2, que está compuesta por 10 proyectos de autopistas estratégicas que faltan, para así consolidar lo que tiene que ver con carreteras. ¿Cómo recibió el cuestionamiento de la Asobancaria, sobre la no exigencia de aportes patrimoniales mínimos a los concesionarios? Que los banqueros hablen de bancos, porque de infraestructura no saben un tamarindo y apenas se están metiendo en este negocio. Lo que ellos dicen no es cierto, porque siempre hay una calificación. Una licitación tiene dos etapas: una donde se revisan los requisitos jurídicos, técnicos y económicos; en estos últimos están los patrimoniales, como la capacidad de crédito y los niveles de endeudamiento. Si la propuesta no supera esta evaluación no se pasa a abrir el sobre económico. No tienen ni idea de eso. ¿Piensa dar el debate con el director de Fedesarrollo, Roberto Steiner? A mí no me interesa el pleito, ni me importa que me elogien o que me critiquen, si lo hacen con objetividad. Si estamos atrasados en una carretera, reconocemos que no hemos obtenido la licencia o que no hemos comprado los predios. Por ejemplo, ¿cuál es la proyección de reducción de tiempos en el trayecto de camiones a Buenaventura? Antes del 2002, un camión, para ir de Bogotá a Buenaventura, tardaba 14 horas y muchas veces no llegaba. Hoy se está demorando 12 horas y esperamos que cuando todo esté terminado tarde menos de nueve horas. ¿Con todo lo que usted a dicho, cómo mejorará Colombia en el escalafón de competitividad de infraestructura? El año pasado subimos siete puestos en esa competitividad, pero esto es algo político, también porque al puerto de Cartagena lo tienen por debajo del puerto del Valparaíso (Chile), cuando son el día y la noche en términos de eficiencia y de índices. ¿Si hay logros por qué los colombianos tienen poca información sobre el tema? Es un descuido mío, pero la verdad, lo que me interesa es cumplir el deber y no lo que opinen de mí. Y yo tengo la certeza que he cumplido mi deber. Las cartas que muestra el Mintransporte El ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, muestras sus cartas en el avance de las obras en las diferentes modalidades de locomoción, como carreteras, puertos, ríos y aeropuertos. * Puertos. La inversión privada en puertos llega a 3.000 millones de dólares. En el caso de Buenaventura, contempla cinco puertos, unos ya en operación y otros en construcción, con una inversión de 1.000 millones de dólares, para una capacidad anual de 45 millones de toneladas, frente a 14 millones en el año 2005. El puerto de Cartagena es la mayor obra de su tipo en el Caribe, con capacidad de 3,7 millones de contenedores y 5.500 buques que llegan cada año. * Aeropuertos. Ejecución de 3.000 millones de dólares en mejoramiento de aeropuertos. Del total, 1.500 millones se ejecutaron con recursos de la Aeronáutica, para mantenimiento y expansión. En la intervención a 51 terminales periféricas se invirtieron 100 millones de dólares. * Carreteras. Está en marcha el Proesa 1 (programa estratégico de autopistas) e identificación del plan Proesa 2. Se está llegando a 5.000 kilómetros de vías concesionadas. El 20 por ciento de la red primaria está en mal estado (vías que llegan a centros urbanos). De 52 kilómetros de dobles calzadas en el 2002, se llegará a 1.000 kilómetros, sin incluir los sistemas de transporte masivo. Se estructuró el plan vial regional (que cubre las vías secundarias), el cual contempla una inversión de 1,8 billones de pesos en 18 departamentos. * Ríos. Ejecución de 100 obras de protección. En la Mojana se construyeron 58 kilómetros de dique por parte del Invías, de los cuales faltan 2,4 kilómetros, por ejemplo. 5 sistemas de transporte masivo, de los ocho proyecta- dos, ya están en operación. 1.000 kilómetros de dobles calzadas tiene el país. En el 2002 esa cifra era de 52 kilómetros.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido