close
close

Finanzas

Me han incluido en la Lista Clinton

La semana pasada sorprendió al país la inclusión en la llamada Lista Clinton de Luis Carlos Gamboa, reconocido abogado y presidente del exclusivo Club Los Lagartos de Bogotá. Más allá de analizar las razones, justas o no, que hayan podido tener las autoridades de Estados Unidos para tomar tal decisión, es oportuno reflexionar sobre los posibles efectos que conlleva la inclusión en dicha "lista negra" y explorar medidas que mitiguen la exposición a este riesgo.

POR:
noviembre 25 de 2009 - 05:00 a. m.
2009-11-25

Lo que se conoce popularmente en Colombia como Lista Clinton es en realidad la lista de “Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas” administrada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Las sanciones económicas y de comercio impuestas a las personas naturales o jurídicas registradas en la lista Ofac están amparadas bajo los principios de la Ley Kingpin de 1999 e incluyen el embargo de activos extranjeros bajo jurisdicción estadounidense así como la prohibición a los ciudadanos y entidades de Estados Unidos de realizar transacciones con aquellos señalados en la lista. Asimismo, los "incluidos" no podrán entrar en territorio de Estados Unidos Por otro lado, y no menos importante, ingresar a la lista implica que las personas y empresas se exponen a sanciones civiles y penales severas en los Estados Unidos Si no tengo activos o intereses en Estados Unidos, ni relaciones comerciales con nacionales de ese país, ni tengo necesidad de viajar allí, ¿me afectaría la inclusión en la lista Ofac? Desafortunadamente sí y mucho. El primer efecto que va a notar es el bloqueo casi inmediato de su acceso al sistema financiero colombiano. Las entidades financieras locales adoptan estándares y mejores prácticas internacionales en la prevención del lavado de activos, lo cual incluye el monitoreo permanente de transacciones y el cruce de bases de datos internas con las listas de sanciones publicadas por gobiernos y organizaciones internacionales. Téngalo por seguro, la lista Ofac se consulta continuamente. La dificultad de operar una empresa sin acceso a cuentas bancarias, tarjetas, créditos y otros servicios financieros suele generar el fin del negocio. Igualmente grave -o más- es el daño reputacional que causa ingresar a la lista, especialmente en tiempos de globalización. La amplia divulgación que hace el gobierno estadounidense y la subsiguiente cobertura mediática contribuyen significativamente a generar la correspondiente alerta en el mercado. Empresas locales y extranjeras evitarán hacer negocios con personas incluidas en la lista, entre otros motivos, por el temor a que su propia reputación pueda verse afectada. Cabe señalar que dada la estrecha colaboración entre las autoridades estadounidenses y colombianas, la inclusión en la lista probablemente lleve aparejada investigaciones judiciales en Colombia. ¿Cómo mitigo mi exposición a este riesgo? La receta varía según se trate de una entidad financiera, una firma de abogados o un pequeño negocio familiar. El alcance de los esfuerzos de cumplimiento con las regulaciones y leyes de la Ofac será diferente dependiendo de la actividad y perfil de riesgo. Sin embargo existe un denominador común. Conozca a sus potenciales (o actuales) clientes, contrapartes y terceros en una transacción y obtenga información sobre sus actividades y reputaciones. Consiga todas las referencias que estime necesario y, de requerirlo, apóyese en firmas independientes especializadas. De esta forma estará mejor equipado para medir el riesgo y adoptar decisiones informadas para prevenirlo. Adicionalmente, lo anterior le ayudará a probar su buena fe y debida diligencia en una transacción en caso de que surja un incidente y obtendrá un trato más favorable por parte de la Ofac. La lista Ofac ha demostrado ser una herramienta de gran utilidad en la lucha contra el narcotráfico y el lavado de activos. Evite riesgos y aléjese de clientes y negocios problemáticos. '' Más allá de analizar las razones, justas o no, que hayan podido tener las autoridades de Estados Unidos para tomar tal decisión, es oportuno reflexionar sobre los posibles efectos que conlleva la inclusión en dicha ‘lista negra’.WILABR

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido