JUEVES, 29 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close

Finanzas

05 feb 2023 - 9:00 p. m.

Medios de pago digitales: en estratos bajos aún hay pocos

Banco de la República contrató una encuesta con el Centro Nacional de Consultoría, que mostró el avance en la aceptación de los sistemas electrónicos.

Pagos digitales

Pagos digitales.

iStock

POR:
Portafolio

Pese al buen desarrollo de que los sistemas de pago electrónicos han alcanzado en el país, especialmente después de la pandemia, el 78,4% de los medios utilizados son el efectivo.

(Frecuencia de pagos digitales todavía es baja, según Mercado Pago). 

Este resultado es uno de los que arrojó una encuesta contratada por el Banco de la República y que da cuenta del avance de la digitalización que ha permitido el desarrollo de un ecosistema fintech y el impulso que también ha tenido el sistema financiero tradicional.

En la encuesta se encontró que el efectivo es la forma de pago preferida en transacciones habituales de bajo monto, y que el comercio percibe que el efectivo es el medio de pago más utilizado por sus clientes.

Dice el Emisor, que dado que muchas de las transacciones en efectivo no dejan ‘huella’, como sí lo hacen los instrumentos electrónicos, es importante entender la evolución del uso del efectivo, las razones para su preferencia, y la importancia que han adquirido otros instrumentos de pago.

(Pese a avance de la digitalización, el 60% de pagos son en efectivo). 

También resulta interesante observar la forma en que la pandemia afectó los hábitos de pago como resultado de los confinamientos y demás restricciones a la movilidad.

En relación con el número de transacciones, la encuesta encontró que la percepción del público para el total nacional indica que el efectivo es el instrumento más utilizado (78,4%), seguido por las transferencias electrónicas (12,6%), tarjeta débito (7,9%) y la tarjeta de crédito (1,2%).

Los resultados de la encuesta muestran que para las grandes capitales hay diferencias importantes.

Bogotá aparece como la ciudad en donde se percibe un menor uso del efectivo (67,5%) y una mayor utilización de transferencias electrónicas (17,5%), mientras que, en ciudades como Cali, Medellín, y especialmente en Barranquilla (85,4%), el uso del efectivo es considerablemente mayor, en oposición al empleo de las tarjetas débito y las transferencias electrónicas.

Según documento, editado por Jorge Toro, entre las principales razones que justifican la mayor preferencia por efectivo se mencionan la facilidad y rapidez para pagar; la posibilidad de reutilizarlo y de usarlo para hacer compras de bajo monto o en la calle.

La encuesta también mostró que la pandemia redujo de forma notable la importancia del efectivo como instrumento de pago, al disminuir su uso por parte de la población, del 88,1% en 2019 a 78,4% en 2022, por número de transacciones.

(Industria de medios de pago en Latinoamérica crecerá a 8,3 %). 

En contraste, dice la encuesta, el uso de las transferencias electrónicas tuvo un impulso significativo, al aumentar su participación a 12,6% en 2022, superior en casi cinco veces a la que se registraba en 2019 (2,7%). En efecto, el 16,5% del público encuestado y el 22,8% del comercio manifestó que durante la pandemia utilizaron por primera vez los pagos electrónicos.

De esa manera, las preferencias descritas se reflejan en la distribución de la tenencia de medios e instrumentos financieros de pago, que resaltan el predominio de las cuentas de ahorro, depósitos electrónicos y tarjetas débito, en contraste con la escasa importancia de las cuentas corrientes y la chequera, que solían ser un sustituto cercano del efectivo en el pasado.

Muchos, sin productos

En general, el 56,9% de la población respondió tener al menos un producto financiero, lo que indica que todavía subsiste una elevada proporción del público (43,1%) que no utiliza ningún producto financiero.

Los resultados de la encuesta por estrato socioeconómico muestran que a medida que este aumenta, mayor es la proporción de la población con tarjetas débito y crédito y en los de bajos de ingreso, “la utilización de medios de pago electrónicos y la tenencia de cuentas bancarias y demás activos financieros sigue siendo precaria”.

Desde el punto de vista del comercio, el efectivo es el instrumento con mayor aceptación, con excepciones como en el caso de algunos servicios de transporte público (SITP; alimentadores; Transmilenio, y similares). En cuanto a instrumentos de pago diferentes al efectivo sobresalen los hipermercados y las estaciones de servicio, en los cuales la aceptación de tarjetas débito y crédito supera el 90%. Las transferencias electrónicas tienen un elevado grado de aceptación.

La encuesta registra un avance en la adopción de instrumentos de pago electrónicos que sustituyen al efectivo y estimulan la tenencia de medios de pago (por ejemplo, el depósito electrónico y las cuentas de ahorro) que mejora la trazabilidad de las transacciones económicas y favorece la intermediación financiera.

PORTAFOLIO

Destacados

Más Portales

cerrar pauta