‘Mercado de embriones debe crecer’ 1.500

Frente a la cantidad de predios ganaderos que hay en el país, casi medio millón con una población de 14 millones de hembras, y la producción de embriones, calculada en 130.000 unidades anuales, el mercado para estos insumos es casi infinito.

POR:
mayo 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-05-31

La apreciación la dio el empresario Carlos Gutiérrez, quien fue uno de los primeros en traer al país esta tecnología, derivada de la necesidad de mejorar los hatos . Gutiérrez, quien es propietario de CGR Biotecnología, cree que este negocio seguirá creciendo, casi que de manera exponencial, en la medida que ha demostrado tangiblemente sus beneficios. “En general, con biotecnología, los ganaderos han logrado una mejor producción y productividad de los hatos en todos los aspectos. Esas fortalezas han convencido a mucha gente mover el mercado”, anotó Gutiérrez. Por ahora, se estima que son apenas 1.500 ganaderos que la han adoptado. En cuanto a la oferta, hay por lo menos 25 empresas dedicadas a ofrecer genética bovina en diferentes presentaciones, desde ‘pajillas’ de animales, hasta embriones (sexados) y procesos de fertilización in vitro, lo más avanzado. Entre las empresas destacadas están mientras se mantienen CGR Biotecnología (con fecundación in vitro). Embryogen, In Vitro del Sinú (anteriormente Vitrogen, que entregó el negocio a través de franquicia), el Centro de Investigación en Medicina y Reproducción Animal de la Universidad de La Salle (en asocio con una empresa brasileña), la empresa Sembrio Ltda, la Alianza Pro Genética y Bioembryo Internacional (una alianza empresarial entre la liquidada Ctelca y un laboratorio brasileño). En cuanto a las estadísticas del sector, es necesario recopilarlas en cada una de las asociaciones de raza y de cada una de las empresas, pues en las primeras pueden constarse los embriones utilizados y las crías nacidas vivas, mientras que los segundos reportan la producción de este material genético. Por último, Carlos Gutiérrez, reclamó de las autoridades control al contrabando de insumos para los procesos de biotecnología reproductiva, pues muchos de estos llegan procedentes de Venezuela. En cuanto a los precios, las empresas en el mercado ofrecen embriones (convertidos en crías nacidas vivas) desde 600.000 pesos, cifra que ha venido manteniéndose constante desde hace una década. - Un desarrollo empresarial de apenas 30 años En Colombia comenzó a hablarse de transferencia de embriones desde comienzos de la década de los años ochenta y hasta mediados de los años noventa, las empresas y los veterinarios particulares lograron entre 600 a 1.000 preñeces por año. “Era un grupo de unos cinco profesionales colombianos quienes se capacitaron en el exterior y regresaron al país a implantar estos procedimientos, nuevos en esos años”, destacó Gutiérrez. Sin embargo, la técnica nació en Francia hacia finales del siglo XIX, no en bovinos sino en conejos. Ya para comienzos de la década de los años sesenta, del siglo pasado, comenzó a utilizarse para el mejoramiento genético de los bovinos, mientras que los laboratorios empezaron a producir los insumos necesarios mientras se alistaban los protocolos que rigen los procesos de obtención de embriones. En general, desde esos años no han habido grandes cambios, todo se inventó y se patentó en corto tiempo. ganaderos utilizan la biotecnología reproductiva en Colombia, mientras que hay no menos de medio millón de estos empresarios rurales.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido