Mexicana no volverá a alzar vuelo: analistas

La suspensión “indefinida” de operaciones de Mexicana de Aviación, una de las dos principales aerolíneas del país, empeora su situación financiera ya que en vez de darle un respiro acelera su sepultura, al cumplir 89 años en operación, coinciden analistas.

POR:
agosto 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-08-31

El consultor independiente del sector Simón García dijo a EFE que Mexicana de Aviación “difícilmente se recuperará de esta caída” ya que “arrastra otros problemas” como son una falta de planeación de negocios fortalecida a partir de su adquisición en 2005, que pasó del Gobierno a manos privadas. La semana pasada Mexicana de Aviación, junto con sus subsidiarias Click y Linck, suspendieron sus vuelos nacionales y extranjeros, que incluían más de una treintena con destino a EE. UU., Centro, Suramérica y Europa. Según la compañía, esta medida obedece “al grave deterioro financiero en el que se encuentra” y “la imposibilidad” de lograr “una capitalización adecuada”, según explicó la empresa. La agonizante aerolínea, que mantiene pasivos de 15.000 millones de pesos (unos 1.153 millones de dólares), se niega a desaparecer y espera que en México y en EE. UU. le permitan reestructurar su deuda en dos procesos de concurso mercantil ante la crisis financiera. Por su parte, el experto y asesor de empresas aeroportuarias Fernando García explicó que “es muy difícil que un grupo privado realice una inversión si no hay condiciones adecuadas”. Asimismo, García calcula que se requiere de una capitalización de 150 millones de dólares para salir a flote. Para el Gobierno mexicano la suspensión “temporal” de esta empresa no representa de momento la quiebra, sino más bien es un paso para continuar con el proceso de concurso mercantil. No obstante, reconoce que esta situación es un indicador de que se requiere una revisión de las políticas aeronáuticas del país. - Empleados ceden parte de sus salarios Cerca de 3.000 trabajadores de Mexicana de Aviación, en un intento por salvar a la empresa y garantizar a su vez sus fuentes de empleo, han participado en más de una decena de reuniones con los dueños de la aerolínea en la que los propios trabajadores se comprometieron a ceder unos meses sus salarios, reducir sus prestaciones e incluso bajar hasta en un 20 por ciento de su plantilla laboral. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido