Microfinanzas, el nuevo objetivo para Finagro

La entidad ampliará su abanico de créditos con unos micropréstamos, con el fin de que el campo colombiano tenga una mayor inclusión financiera.

Dairo Estrada, presidente de Finagro, contó sus planes al frente de la entidad.

Dairo Estrada, presidente de Finagro, contó sus planes al frente de la entidad.

Carlos Ortega/CEET

POR:
Portafolio
noviembre 14 de 2018 - 10:00 p.m.
2018-11-14

Dicen que las segundas partes no son buenas, sin embargo en su segunda etapa en Finagro, esta vez como presidente, Dairo Estrada aportará sus conocimientos del sector financiero –que adquirió en el Banco de la República– y del agropecuario. Además, tendrá como propósito que los productores tengan una mayor inclusión financiera.

En diálogo con Portafolio, dijo que la estrategia será crear una nueva categoría de financiamiento, para poder atender los requerimientos de pequeños montos de los empresarios del agro.

(Lea: Cisa le compró cartera morosa rural a Finagro

¿Cuál es el perfil y promedio de los créditos que piden los productores agropecuarios?

En términos generales, nosotros tenemos una división del sistema de financiamiento agropecuario en tres grandes grupos: pequeño, mediano y gran productor. Este último, por sus condiciones de tener mejor información, condiciones de liquidez y de garantías diferentes, es un productor que, en términos de necesidad de financiamiento, la banca privada lo satisface de una manera óptima, en términos generales. Donde encontramos más cuellos de botella es en el pequeño y mediano productor, que por ausencia de colaterales y garantías, sí necesitan un apoyo de banca de desarrollo y así obtener operaciones de financiamiento.

(Lea: Finagro relanzó su línea de crédito para compra de maquinaria agrícola

El esquema tiene unas operaciones de redescuento en las cuales el pequeño productor está siendo más acompañado en términos de financiamiento por el Banco Agrario. La media de esos créditos está entre $5 y $7 millones. Son créditos en su mayoría para procesos de inversión de los pequeños productores, pero tenemos un cuello de botella adicional, que queremos seguir desarrollando instrumentos financieros para que aquellas actividades u operaciones de financiamiento más pequeñas todavía.

Cuando, por ejemplo, un productor necesita comprar un cortapasto, que vale $2 millones, y está el esquema de financiamiento del Banco Agrario que es para montos de créditos más altos, pues no le alcanza a llegar a ese tipo de financiamiento. Ahí es donde hablo de este tipo de acompañamientos para créditos más pequeños, que tienen costos más altos. Encontramos en las microfinanzas un instrumento muy válido para llegar a ese tipo de demanda de crédito para montos más reducidos.

(Lea: Finagro otorgará 12 billones de pesos en créditos este año

¿Qué otros propósitos tienen para el campo colombiano?

Queremos que haya un salto de campesinos a empresarios agropecuarios o rurales. Creo que en términos generales esto requiere un acompañamiento no solo en financiamiento. Es clave la idea de generar un esquema en el cual las alianzas público-privadas generen incrementos en productividad y competitividad en el campo. La agricultura por contrato permite ese tipo de integración, con el cual se hace asistencia técnica, acompañamiento con tema de financiamiento y el Ministerio de Agricultura apoya en la búsqueda de mercados potenciales para los productos que se están generando, no solamente en materia de producción primaria, sino en el encadenamiento, con transformación y comercialización.

Al momento de hacer el empalme, ¿cuáles fueron las cifras que le parecieron más urgentes por solucionar?

Si uno mira, por ejemplo, un indicador tradicional que es el número de productores agropecuarios que tienen créditos sobre el número de productores totales, tomando las cifras del Dane, nos deja en una situación realmente muy baja, porque es alrededor del 11% o 12% el número de productores que tienen acceso al crédito, en el último año, con los datos del Censo. Si tomamos un indicador de ver cartera sobre el PIB agropecuario, el indicador es un poco más alto. Si comparamos con el agregado nacional, este es alrededor del 50% del PIB. Pero la cartera agro, con relación al PIB agropecuario, es muchísimo menor, ya que es cerca del 20% o 25%. La idea es tener una actividad de intermediación, que sea mucho más dinámica en el sector rural y que la brecha que se genera entre la intermediación financiera urbana y la rural se reduzcan cada vez más. Ese es uno de los principales retos.

¿Qué instrucciones o recomendaciones le dio el ministro de Agricultura, Andrés Valencia?

Que haya un nivel de modernidad mucho más alto de la entidad. Tener un Finagro mucho más acorde con la necesidad de nuestro principal cliente, que son los intermediarios financieros. Hay un cliente al que nosotros le debemos responder, que es el sistema financiero. A través de este llegamos al beneficiario final, que son los productores agropecuarios y los pobladores rurales. Si el sistema financiero está sufriendo una dinámica importante, en términos de introducir nuevas tecnologías y mejorar la eficiencia para disminuir costos, Finagro se debe acomodar a ese esquema para que seamos mucho más atractivos para el sistema financiero. Que no sea solamente un instrumento de financiamiento de redescuento para el Banco Agrario, sino que le sirva al resto del sistema financiero. Ese es uno de los mandatos del ministro Valencia. Por otro lado está la idea de elevar el nivel de cooperación entre las entidades adscritas al Ministerio de Agricultura.

Somos parte de un esquema de política económica al sector agropecuario, que incluye a otras entidades, como el Banco Agrario. Y el Ministro nos ha pedido que seamos muy coordinados para que la política no se haga de manera individual, sino que tengamos una política mucho más concertada, para lograr muchas más sinergias y llegar con programas mucho más integrados, en lo que tiene que ver con el acceso de los productores a una política pública, que no solo incluya financiamiento. Es importante mencionar ese cambio que quiere dar el Gobierno del presidente Duque, en términos de que hay que transformar el negocio en el sector rural y agropecuario, de tal manera que estos campesinos se vuelvan empresarios agropecuarios.

Andrés Felipe Quintero Vega
En Twitter: @QuinterovAndres

Siga bajando para encontrar más contenido