close
close

Finanzas

¿Cómo podría la biodiversidad ser un producto en Colombia?

Según Minambiente, el objetivo es generar con la naturaleza una riqueza amigable y sostenible a partir de la Bioeconomía. 

Biodiversidad

Con la firma de la paz, numerosas regiones emergen como destinos turísticos con potencial.

Carlos Capella.

POR:
Diana K. Rodrígiez T.
septiembre 29 de 2022 - 12:24 a. m.
2022-09-29

Pensar en Colombia remite a la biodiversidad, con sus grandes bosques y extensas áreas llenas de fauna y flora, es uno de los pocos considerados megadiversos en el mundo. Gracias a esto, ocupa diferentes posiciones, entre ellas el tercero más biodiverso gracias a sus 67.000 especies registradas. Es así, que los diferentes gobiernos y el actual, han propuesto diferentes estrategias para pensar en la diversidad biológica en materia económica.

(La deforestación en Colombia subió 11 % en el primer semestre de 2022).

De acuerdo con datos de SIB Colombia, el país ocupa la posición número uno en el mundo en aves, orquídeas y mariposas, el segundo con más plantas, anfibios, reptiles, palmas y peces dulceacuícolas, y además, es el quinto con más mamíferos a nivel mundial.

Sin embargo, algunas cifras también alarman, según la entidad, al menos 1.302 especies se encuentran amenazadas, 3.545 son objeto de comercio en el país y 508 especies han sido introducidas, invasoras o trasplantadas.

Según la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad “la pérdida de biodiversidad es la mayor crisis y todavía no entendemos cómo es posible que separemos, institucional y mentalmente, la crisis de biodiversidad de la crisis climática”.

Asimismo, el gobierno del presidente Petro se ha planteado diferentes estrategias para preservar la riqueza biodiversa que tiene Colombia, planteando principalmente encontrar la manera de generar bienestar social y económico a las comunidades que están en esos territorio por proteger.

“La pregunta que queremos dejarle al mundo es: cómo generamos una economía que, de la forma como se desarrolla, genere biodiversidad como producto”, señaló la ministra.

(Más alternativas de inversión, tarea del mercado de valores del país).


La bioeconomía

La bioeconomía es un modelo económico que usa los recursos del medio ambiente para obtener a partir de ellos producciones y riquezas bajo la condición de que sean sostenibles.

Desde el ministerio, se ha pensado en la posibilidad de crear el Servicio Nacional de Extensión Forestal y de Bioeconomía, que trabaje en conjunto con las personas para generar un modelo agroecológico que favorezca el desarrollo económico de la gente. Para diferentes expertos consultados por Portafolio, este modelo como puede ser beneficioso, sin embargo, puede representar grandes retos al aplicarlo.

Según con Alejandro Useche, profesor de economía de la Universidad del Rosario, esta es una tendencia conveniente y en Colombia resulta prometedora. Pero, la diversidad tiene un reto importante y es cómo lograr un equilibrio entre la naturaleza y el uso productivo en su cuidado y preservación. Para el profesor, se deben unir la economía hacia la sostenibilidad, “es decir, con esquemas de producción que permitan aprovechar de la mejor manera estos recursos pero garantizar que estos van a estar disponibles a futuro”, dijo.

Por otro lado, Useche indica que se pueden aprovechar mercados internacionales para que Colombia tenga una proyección hacia las exportaciones en este modelo. También, cabe la posibilidad de utilizar la biodiversidad como economía para el turismo, “con los servicios en los que Colombia tiene mucho potencial , ayudando a generar ingresos al país y que contribuyan en la sostenibilidad de esos recursos a futuro”, aseguró.

A su turno, Hernán Felipe Trujillo, profesor de la Universidad Católica de Colombia, habló de otros retos en materia de bosques, afirmando que volver la biodiversidad un mercado es difícil pero que lo que se puede hacer es comercializar los servicios ambientales.

(El 50% de extranjeros que buscan vivienda en Colombia viene de EE.UU.).


“Estos tienen como objetivo captar esos atractivos ambientales que tiene Colombia en la biodiversidad y entender cómo ese trabajo con las comunidades los benefician con la conservación. Sin embargo acá hay que ver quién lo paga”.

El profesor afirmó que hay que encontrarle un valor a la biodiversidad. “Es ahí donde hay mucha discusión porque cuánto vale una hectárea de bosque amazónico sin deforestar, es incuantificable porque no se puede volver una mercancía. Se debe encontrar un valor a la posición indirecta, para conservar el bosque y también para canalizar recursos”.

Diana K. Rodrígiez T.
PORTAFOLIO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido