Lo mordió un perro y la cuenta del hospital fue de 3.400.000 pesos

Los dueños del animal se negaron a responder por el accidente que Titán ocasionó a John Jairo, un niño que fue atacado en la cabeza y el brazo.

POR:
septiembre 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-09-30

Pese a que la factura la pagó el Sisben en un 90 por ciento, a los padres del menor les tocó pagar 780 mil pesos, es decir, todos sus ahorros.

El incidente ocurrió el 12 de enero de 2000 y ese día a la víctima del perro le cambió la vida. El can pertenecía a los propietarios de la finca en Chía donde trabajaban Ana Isabel Bedoya y Hernando González, los padres del niño.

Ana Isabel era la encargada, entre muchas labores, de darle comida a los perros de propiedad de Clara Susana Chaparro, trabajo que hacía en compañía de Jhon Jairo.

Después del incidente, la madre lo trasladó hasta el hospital de Chía. Ese mismo día lo remitieron de urgencias al hospital Simón Bolívar de Bogotá, donde estuvo interno nueve días.

Desde ese tiempo fue sometido a varias operaciones, terapias sociológicas y controles médicos, lo que implicó dejar su entorno infantil y sus estudios. Para entonces, Jhon Jairo entraba a cursar segundo de primaria.

Inicialmente, los dueños de la finca dijeron que ayudaban. Luego se arrepintieron e intentaron hacerles firmar una carta que los eximía de culpa. Ellos se rehusaron y así llegaron a un enfrentamiento, señaló el padre de Jhon Jairo.

La situación llegó a la amenaza de echarlos de la propiedad, pese a que los padres del niño pedían únicamente que les ayudaran con los gastos ocasionados, sin ninguna indemnización adicional.

A John Jairo le practicaron varios controles y tuvo que ser sometido a una cirugía en la cabeza para hacerle implantes de piel y otra en el hueso del brazo, porque no había sanado bien.

Siga bajando para encontrar más contenido