Muertes de sindicalistas afectan TLC

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) asegura que Colombia es el país más peligroso del mundo para los sindicalistas. (VER GRAFICO)

POR:
octubre 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-10-31

Esta acusación será objeto de examen por el Congreso estadounidense antes de su aprobación. La cifras son evidentes: casi 800 dirigentes laborales murieron desde el año 2000 en Colombia, según cifras oficiales. Este espiral de violencia contra los sindicatos podría complicar la aprobación de un tratado de libre comercio con E.U. Uno de los 1.200 casos que la Fiscalía aún no esclarece data del 2004, pero hace unas semanas fue expuesto ante organismos humanitarios de Washington por una activista y un senador. “Era un plan que encontramos nosotros para asesinarnos... en donde aparecemos unas 180 personas, la mayoría dirigentes sindicales”, dijo el senador Alexander López, que antes de llegar a la política presidió el sindicato de Emcali. El plan contenía informes de inteligencia del Ejército, que detallaba actividades de los sindicalistas, políticos y activistas, con la aparente intención de detectar sus debilidades para matarlos, expresó Berenice Celeyta, una asesora del sindicato de derechos humanos que también aparecía en la lista. La denuncia desencadenó el allanamiento a la casa de un teniente coronel retirado en donde las autoridades hallaron números telefónicos, direcciones, nombres de familiares e hijos, lugares que frecuentaban, esquemas de seguridad y placas de vehículos de 180 personas, indicó. Representantes del sector aseguraron que existe una intención deliberada de mostrar a los sindicatos como un obstáculo para el progreso económico. El viceministro de protección, Jorge Sánchez, dice que la violencia contra sindicalistas “hace parte del conflicto generado por el narcotráfico que afecta a los colombianos”. El vicepresidente Francisco Santos, asegura que la denuncia de López y Celeyta creó “una gran burbuja de información pero nadie dice y nadie acepta que los esfuerzos del Gobierno les ha permitido a todas estas personas seguir actuando en su escenario... hoy están vivitos ejerciendo su labor”. Sánchez resaltó que el 40 por ciento de los casi 20 millones de dólares que el Gobierno destina a proteger a población vulnerable, como concejales, periodistas, líderes indígenas, se usó en la seguridad de sindicalistas. También recalcó que la OIT está a punto de nombrar a un delegado para hacer seguimiento al Gobierno para que cumpla sus compromisos. Aunque los homicidios han caído en cuatro años, el número de sindicalistas asesinados en lo que va de 2006 ya igualó los 40 que, según las cifras oficiales, murieron en el 2005. AP 800 dirigentes sindicales murieron desde el año 2000 en Colombia, según cifras oficiales. La violencia contra los sindicatos podría complicar la aprobación del TLC con Estados Unidos.

Siga bajando para encontrar más contenido