Por sus muertos los conoceréis; Ni la muerte ha impedido que, Julio Cortázar o Jim Morrison pierdan fama

; por el contrario, esta ha aumentado hasta sobrepasar sus propias figuras y colocar el reflector sobre el lugar más insólito: el cementerio donde descansan.

POR:
octubre 29 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-10-29

En vida, su fama alcanzó límites insospechados, algo que después de muertos continúa; sin embargo, esta gloria ya no es propia únicamente de su figura, sino también del lugar donde sus restos descansan.

Artistas, músicos y cantantes, no importa de quién se trate, pues el simple hecho de haber sido reconocidos y admirados en vida, hace que la gente visite su sepulcro de forma religiosa y les ofrezca cualquier tipo de ofrenda o gesto de respeto, algo que literalmente significaría para ellos tener la gloria eterna.

En el número 1.218 de la Avenida Glendon, en Los Ángeles, California, se encuentra el Westwood Memorial Cemetery, un camposanto que, antes de que Marilyn Monroe fuese enterrada en él, no tenía mayor relevancia. Sin embargo, a raíz de su fallecimiento, se convirtió en la última morada de muchas personalidades.

La fama es tal, que el costo estimado de una fosa en este lugar ronda los 85.000 dólares y no es para menos, pues además de la rubia sex-symbol aquí están sepultados personalidades como los escritores Truman Capote, Robert Bloch y Ray Bradbury, la actriz Farrah Fawcett, la cantante Janis Joplin y los músicos Ray Conniff y Frank Zappa.

Además, Hugh Hefner -fundador de la revista Playboy- ya tiene asegurado su sitio en este particular cementerio, en los terrenos cercanos al sepulcro de Marilyn Monroe.

Otro cementerio que recientemente cobró popularidad es el Forest Lawn Memorial Park de Glendale (California, Estados Unidos). La razón es sencilla: Michael Jackson y Walt Disney son los 'huéspedes' más famosos del lugar, aunque no hay que olvidar al actor Humphrey Bogart y al cantante King Cole.

De esencia latina Latinoamérica también tiene sus necrópolis famosas, como el caso de la ciudad de México, donde el Panteón de Dolores es quizá el que más personalidades acoge. El compositor Agustín Lara, los muralistas Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco; la actriz Dolores del Río y escritores como Alfonso Reyes y Rosario Castellanos, descansan en este lugar.

En Argentina se pueden contar dos cementerios. El primero es de La Chacarita, donde están enterrados cantantes y músicos de tango como Carlos Gardel, Carlos Acuña, Ada Falcón o Agustín Magaldi. Sin embargo, el más importante es el de La Recoleta, donde yacen personajes históricos de aquel país, como Eva Perón, y por el que muchos van de simple paseo.

85 mil dólares cuesta una fosa en el Westwood Memorial Cemetery, en California, donde descasa Marilyn Monroe. 

Músicos y poetas

El Cementerio Central de Viena llama la atención por el número de genios musicales que en él descansan. Es uno de los más grandes de Europa junto al de la Almudena, en España, y el de Hamburgo. El sitio fue inaugurado el 1 de noviembre de 1874 y se dice que durante la época nazi los habitantes de Viena cultivaron verduras en las tierras el camposanto.

 Entre los sepulcros más populares están los de compositores como Ludwig van Beethoven o Johann Strauss, Franz Schubert y Wolfgang Amadeus Mozart, aunque se especula que este último fue sepultado en una fosa común.

Roma tiene otro encanto que se suma al atractivo que representan el Coliseo, los foros romanos y el propio Vaticano, pues 'la ciudad eterna' tiene además el Cementerio Protestante. Ubicado en el número 6 de la Via Caio Sestio, este camposanto tiene entre sus poetas a los ingleses John Keats y Percy Bysshe Shelley, los estadounidenses Richard Henry Dana y Gregory Corso, e incluso a August von Goethe, hijo de Johann Wolfgang von Goethe, autor de 'Fausto'.

Père Lachaise, el más famoso de todos

El cementerio Père Lachaise presume de ser la cuarta atracción turística de París, detrás de la Torre Eiffel, el Museo de Louvre y la Catedral de Notre Dame.

Inaugurado en 1804, fue bautizado en honor a François d'Aix de La Chaise, sacerdote jesuita confesor de Luis XIV. Se estima que alberga más de 70.000 tumbas repartidas en 97 divisiones, entre ellas, quizá la más popular sea la de Jim Morrison, vocalista de The Doors.

Los alrededores del monumento están protegidos por vallas para evitar que los seguidores dañen esta tumba y las que se encuentran en los alrededores; además, el sepulcro actual no es el original, toda vez que este tenía un busto del cantante, obra del escultor croata Mladen Mikulin, que fue robado en 1988.

Este cementerio también es la última morada del escritor Oscar Wilde, cuyos restos descansan dentro de un enorme sepulcro de estilo art-decó lleno de marcas de besos con lápiz labial, corazones y mensajes escritos en honor del autor irlandés, autor del Retrato de Dorian Gray.

Entre las muchas personalidades que aquí destacan se encuentran cantantes como María Callas y Édith Piaf; compositores como Frederic Chopin, Georges Bizet y Gioacchino Rossini; escritores como Honoré de Balzac, Jean de Lafontaine, Moliere y Marcel Proust.

Otro cementerio célebre de París es el de Montparnasse, ubicado en el número 3 del boulevard Edgard Quinet. Ahí descansan los restos de los escritores Julio Cortázar, Charles Baudelaire, Jean Paul Sartre y Samuel Beckett e incluso es la última morada de Porfirio Díaz, quien gobernó México durante 30 años.

Siga bajando para encontrar más contenido