Nueva inyección para la economía japonesa

El Gobierno japonés anunció ayer que prepara un nuevo plan de estímulo económico de 920.000 millones de yenes (11.000 millones de dólares) para proteger su frágil recuperación y frenar el impacto de la alta cotización de su moneda.

POR:
agosto 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-08-31

“Hemos establecido un plan básico que concierne al empleo, las inversiones, la educación, la lucha contra los desastres naturales en los municipios y reformas reglamentarias, a fin de crear una mayor actividad”, explicó a la prensa el primer ministro Naoto Kan. Con ese objetivo, el Gobierno utilizará 920.000 millones de yenes de “fondos de reserva”, agregó Kan. Japón enfrenta actualmente una desaceleración de la reactivación económica iniciada a mediados de 2009. El principal problema es la cotización del yen, que hoy se encuentra en su nivel más alto de los últimos 15 años frente al dólar y que roza un récord en nueve años ante el euro. Presionado por el empresariado y preocupado por el giro tomado por los mercados, el primer ministro Kan había prometido la semana pasada medidas para contrarrestar los efectos nefastos de la disparada del yen sobre la salud económica del país. “En caso de ser necesario, el Gobierno recurrirá a un nuevo estímulo presupuestario”, indicó. Uno de los mayores temores de la actual situación es que las exportaciones se vean perjudicadas, ya que el yen alto quita competitividad a las grandes compañías japonesas. “Queremos actuar rápidamente utilizando dos pilares: el estímulo presupuestario y la flexibilización monetaria”, continuó el Primer Ministro, en referencia a medidas anunciadas unas horas antes por el Banco de Japón (BoJ). En efecto, el BoJ anunció una extensión de sus dispositivos de flexibilización monetaria para luchar contra los efectos de la fuerza del yen, en una reunión extraordinaria en la que mantuvo invariable su tasa principal a 0,1 por ciento. El Emisor decidió ofrecer nuevos préstamos excepcionales de seis meses de duración a través de operaciones especiales de inyección de fondos, con el fin de reducir los tipos del mercados y distender los circuitos financieros. También decidió poner en marcha otros mecanismos en el mismo sentido, aumentando frecuencias y sumas. Analistas estiman que el impacto de la medidas anunciadas por el Emisor será limitado y que será necesario utilizar otros instrumentos. El impacto económico de estas decisiones será “cercano a cero”, afirmó, por ejemplo el experto Richard Jerram, de Macquarie Bank. - Reacción en la Bolsa de Tokio Los inversionistas recibieron con prudencia las medidas adoptadas tanto por el Gobierno como por el Banco de Japón. La Bolsa de Tokio cerró en la jornada de ayer con el índice Nikkei ganando 158,20 puntos (+1,76 por ciento), para llegar a 9.149,26 puntos. HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido