Nueva York perderá 294.000 empleos por la crisis, 7,7% de su fuerza laboral, dijo alcalde Michael Bloomberg

Al comunicar sus planes para tratar de afrontar la recesión, señaló que la ciudad experimentará una caída de su empleo de los actuales 3,77 millones de puestos de trabajo a 3,48 millones.

POR:
enero 30 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-01-30

Ese descenso, que ya empezó en el segundo trimestre de 2008, se prolongará probablemente hasta 2010, lo que provocará una abrupta caída de los ingresos públicos, estimó Bloomberg, al desglosar sus planes para el ejercicio fiscal de 2010, que en la ciudad comienza a partir de julio próximo.    

Según sus cálculos, solo en el sector financiero se perderán 46.000 puestos de trabajo respecto del máximo alcanzado en el tercer trimestre de 2008, lo que supondrá una reducción del 24,6%.    

En ese sector cada trabajador pagó en 2004 una media de 13.928 dólares en impuestos, la cifra más alta en comparación con cualquier otro tipo de trabajador.    

Ello quiere decir que en el segundo trimestre del año habrán desaparecido uno de cada cuatro puestos de trabajo que creaba el sector financiero en Nueva York, antes de que se desatara la crisis, según el Ayuntamiento, que calcula que en 2008 Wall Street perdió 47.200 millones de dólares.    

"Esas pérdidas son el dinero que la ciudad iba a ingresar en los próximos 4 ó 5 años con sus impuestos. Cuando Wall Street se costipa, nosotros tenemos una enfermedad grave", explicó Bloomberg, que se postula para un tercer mandato como alcalde.    

Sin embargo, ese sector no es el único que preocupa a Bloomberg, quien también llamó la atención sobre la caída del consumo, entre otros aspectos macroeconómicos.    

"Las tiendas están vacías y si sus ingresos bajan, los dueños de los locales (que van a comisión) no podrán pagar las hipotecas, así que ese va a ser otro problema para los bancos", apuntó.    

Además, alertó de que en el sector del ocio se perderán 24.000 empleos en dos años, el tráfico aéreo se ralentiza, la ocupación hotelera cae y el mercado inmobiliario se derrumba.    

Añadió como ejemplo de las innumerables ramificaciones de la crisis económica que "en Nueva York hay decenas de pequeños nuevos hoteles que si no tienen negocio, tampoco podrán pagar las hipotecas que pidieron para poder abrir".    

Su plan incluye reducir el gasto público en mil millones de dólares y conseguir otros tantos del Gobierno federal con más transferencias para el sistema público de atención médica.    

También quiere ahorrar mil millones en la nueva contratación pública, rebajando las prestaciones y abaratando así los contratos, al tiempo que prevé un recorte de 22.919 empleos públicos, entre bajas naturales e incentivadas y despidos.    

"¿Qué podemos hacer nosotros? Tendríamos que desmantelar el Departamento de Policía, con lo que la criminalidad se dispararía y el turismo o el consumo se derrumbarían. Hay que ser realistas", lamentó Bloomberg.    

También el alcalde anunció una subida de los impuestos indirectos para aumentar la recaudación en 900 millones de dólares, pese a que "no me gusta tirar de impuestos, que ya están altos".    

Con estas medidas, el Ayuntamiento calcula que podrá reducir el déficit público hasta 4.000 millones para 2010, pero "tendremos 5.000 millones menos que en 2008 para gastar", así que "habrá que hacer más cosas con menos".    

"La buena noticia es que estamos mejor preparados, ya hemos pasado por esto y contamos con la compresión de la gente", concluyó el alcalde.

Siga bajando para encontrar más contenido