Finanzas

Los nuevos ricos del mundo, un mercado de lujo

Mareadas por la emergencia de decenas de millones de ricos chinos, rusos y, pronto, indios y brasileños, las grandes casas que ofrecen artículos de lujo se preparan para años de ventas eufóricas, con un ritmo de crecimiento anual del 7 por ciento en promedio para el sector.(VER CUADRO - LOS MÁS RICOS DE AMÉRICA LATINA)

POR:
marzo 16 de 2006 - 05:00 a. m.
2006-03-16

"China es sin duda alguna el vector de crecimiento del sector lujo y representa hoy para las marcas lo que Japón representaba hace 15 años", resume María Menéndez, analista del banco suizo Lombard Odier Darier Hentsch. Según ella, el crecimiento anual de la industria del lujo (fuera de las marcas estadounidenses) debe alcanzar 7 por ciento de promedio anual a largo plazo. "Se trata de un promedio", precisa, porque "para algunos sectores menos maduros, como la joyería, el crecimiento anual será superior a 9 por ciento". "Nos hace avanzar una región asiática (China a la cabeza, pero también Corea y Tailandia) que está en pleno desarrollo y cuya evolución va más allá de nuestras esperanzas", comenta Elisabeth Ponsolle Des Portes, delegada general del Comité Colbert. Este Comité, que agrupa a 69 casas de lujo (Boucheron, Cartier, Chanel, Hermes, Krug, Lanvin, Vuitton), recuerda que el consumo chino de artículos de lujo arrancó en el 2002, tras la entrada, el año anterior, de China en la Organización Mundial de Comercio (OMC). Las grandes marcas del Comité realizaban por entonces en el mercado chino de 1 a 3 por ciento de su cifra de facturación. Esta proporción es ahora de 5 a 7 por ciento. "Swatch realiza 8 por ciento de sus ventas, Vuitton 7 por ciento", según Lombard Odier. Estas proporciones progresarán aún con un potencial de 10 a 30 millones de consumidores de productos de lujo: "jóvenes clientes de 18 a 35 años, diplomados, que consumen en plaza y que viajan", explica Des Portes. En el 2011, los chinos serán los primeros clientes del sector lujo, delante de los japoneses. Al lado de China, el otro gigante, India, cuenta también, potencialmente, con 10 a 30 millones de consumidores de lujo y ofrece posibilidades de crecimiento igualmente halagadoras. Lo mismo ocurre en Rusia, donde las ventas de las 69 casas del Comité Colbert han progresado un 34 por ciento en el 2004. En paralelo, el sector del lujo puede contar con el apetito constante de sus clientes tradicionales, japoneses y norteamericanos. El crecimiento de las marcas sigue progresando. Un grupo como PPR realiza un 20 por ciento de sus ventas de productos de lujo en E.U. Los actores de la industria del lujo, que enfrentaron varias crisis mayores (en Asia, los atentados de septiembre del 2001, la guerra en Irak y el Sras), vieron mejorar la situación en el 2004. Y desde el 2005 cosechan los frutos de su adaptación a los acontecimientos imprevistos, gracias a una diversificación internacional creciente, a un control reforzado de la distribución y una aceleración de las innovaciones. El jefe de LVMH, Bernard Arnault, dice que la receta del éxito de su casa es "una estrategia de innovación permanente que mezcla calidad y tradición". El único problema en Europa es el cambio. "Me preocupa más un euro fuerte que una eventual pandemia de gripe aviar", decía la semana pasada Arnault. Y es que la industria francesa de lujo sigue siendo un sector de mano de obra que respeta su origen y goza de su gran prestigio mundial. * El consumo sigue creciendo en E.U. El crédito al consumo en Estados Unidos creció en enero al mayor ritmo en cuatro meses, favorecido por las condiciones meteorológicas más cálidas observadas en un siglo durante el primer mes del año, algo que estimuló las compras. Según la Reserva Federal, el crédito al consumidor aumentó a una tasa anual de 2,2 por ciento en enero, cifra que superó el 1,9 por ciento registrado en diciembre. El incremento fue el más grande desde el 3,1 por ciento observado en septiembre.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido