Las observaciones y solicitudes de Fenalco a la reforma tributaria

Fenalco considera plausible la intención del Gobierno de reducir sustancialmente y ordenar la farragosa legislación tributaria actual. Las reformas tributarias de los últimos 15 años, a más de que fueron coyunturales para tapar huecos fiscales, convirtieron el aparato impositivo del país en un sistema ineficiente, complejo y costoso, de imposible comprensión para los no expertos, y de fácil elusión para los eruditos.

POR:
septiembre 29 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-09-29

En términos generales, este proyecto de reforma con unos ajustes, será de gran beneficio para el país, pues hace un avance importante en la simplificación del sistema tributario nacional. Sin embargo, queremos hacer algunas consideraciones y proponer algunas modificaciones, tanto de carácter general como sobre el articulado mismo, que creemos son indispensables para que el proyecto de ley se ajuste a la realidad y no vaya a tener un efecto negativo en el funcionamiento de la economía nacional. El gremio tiene algunas consideraciones generales en torno a lo que debe ser la iniciativa que tramita el Gobierno ante el Congreso de la República. 1. la reforma debe garantizar que la tasa efectiva de tributación sea la establecida en la misma reforma, y no superior. Si bien el proyecto de ley propone una disminución anual de la tasa de tributación en renta del 35 por ciento al 32 por ciento en tres años, este nivel no sería real si no se permite una deducción de todos los costos y gastos en que incurre una empresa para generar los ingresos. El proyecto de ley dispone que sólo serán deducibles los costos y gastos que tengan “una relación directa con el ingreso” del contribuyente. En consecuencia, no serían deducibles los gastos administrativos, los impuestos, las tasas y contribuciones, los gastos indirectos de manufactura, entre otros. Lo anterior, aunado a la imposibilidad de amortizar los intangibles, la eliminación de las deducciones especiales por donaciones y la desaparición de los descuentos tributarios, hacen que la tarifa real sea muy superior a lo planteado. Algunos análisis realizados por la firma Orozco Pardo & Asociados, presentan resultados muy preocupantes sobre la tasa efectiva anual que pagarían las empresas colombianas, si es aprobada la reforma tal como se plantea. Estos niveles, comparados con los actuales, duplican la tasa efectiva de renta, poniendo en peligro la inversión, la creación de empresa y el desarrollo empresarial futuro. 2. La reforma no debe desestimular el ahorro. Como es bien sabido, la inversión se da, cuando existe el ahorro; el ahorro se da, cuando existen excedentes e incentivos para ahorrar. La reforma planteada está eliminando todos los incentivos al ahorro de los asalariados. Lo anterior se refleja, al acabar con los beneficios tributarios de las rentas laborales como lo son las cuentas de Ahorro para el Fomento de la Construcción, AFC, la deducción de intereses de créditos hipotecarios y los beneficios por aportes voluntarios a pensiones. Según el Instituto Colombiano de Ahorro Vivienda, Icav, en la actualidad existen 506.000 cuentas de ahorro programado y 48.351 cuentas AFC, que son la base de la inversión en vivienda. En muchos de estos casos ésta es la única posibilidad real de conseguir una vivienda digna. 3. El Gobierno debe reducir del gasto público. La Reforma Tributaria exigirá un esfuerzo importante para los colombianos. Este esfuerzo debe ser retribuido por el Gobierno con una reducción importante en el gasto público, especialmente en los sectores donde la ineficiencia, la corrupción y el despilfarro están a la orden del día, y que a pesar de los esfuerzos para acabarlos todavía siguen presentes en muchas instituciones de diferente orden nacional, departamental y municipal. 4. La reforma no debe reducir el poder adquisitivo de los ciudadanos . La reforma planteada reduce el nivel máximo del impuesto de renta, pero aumenta considerablemente las rentas a los ingresos laborales. Así, tenemos que un asalariado con ingresos de 2’900.000,00 pesos mensuales, si no aplicara ningún descuento permitido por ley, hoy está pagando de impuesto a la renta 900.000,00 pesos anuales. Con la reforma, esta misma persona pagaría 5'142.000,00 pesos anuales, es decir, 600 veces más. Otro ejemplo: un asalariado con ingresos mensuales de 4’000.000,00 que descuente por salud y educación de sus hijos el límite máximo, hoy pagaría un impuesto de renta al año de 60.000,00 pesos. Con la reforma tributaria pagará 7’800.000,00 pesos anual. Uno último: quien devengue un salario integral de 10’300.000,00 pesos, que no siendo integral equivaldría a un sueldo de 7’210.000,00 pesos, paga en la actualidad, sin ningún descuento, 21’114.000,00 pesos. Con la reforma tributaria como está propuesta quedaría gravado al 32 por ciento, es decir, tendría que pagar anualmente 39’552.000,00 pesos, casi el doble de lo que paga en la actualidad . Estas cuentas indican que los ciudadanos perderán gran parte de su poder adquisitivo, lo que afectará gravemente el consumo y por ende la economía del país. PIDEN REDUCCION DEL 4 AL 2 X 1.000 El comercio se opone a que se mantenga este impuesto, por antitécnico, por desestimular la bancarización y por afectar a los comerciantes que mueven grandes volúmenes de dinero con bajos márgenes de rentabilidad. Sin embargo, reconoce que no es fácil para el Gobierno eliminar de un solo tajo este impuesto. Por tanto, Fenalco propone una reducción al 2 x 1.000, y que sea deducible de renta. Por otro lado, el beneficio de exención que se plantea para las cuentas de ahorro también debe ser para las cuentas corrientes. Muchas personas prefieren tener chequera que pagar onerosas cuotas por las tarjetas débito. Además, debe elevarse el valor de los retiros exentos de las cuentas de ahorro abiertas en entidades financieras a 200 UVT - Unidad de Valor Tributario - ($4’000.000 de hoy), pues en este rango está la mayoría de asalariados. Sugiere incluir las cuentas corrientes como elegibles para la exención y subir el tope mensual a 200 UVT. Este proyecto de reforma, con unos ajustes, será de gran beneficio para el país, pues hace un avance importante en la simplificación del sistema tributario nacional”, explica el análisis de Fenalco.

Siga bajando para encontrar más contenido