Panamá pone los ojos en las fintech colombianas

Para el país centroamericano es conveniente aprovechar los avances de Colombia en la digitalización del sector financiero. 

SECTOR FINANCIERO

Las empresas colombianas se presentaron por iniciativa de la agencia especializada de promoción de inversiones Procolombia.

123rf

POR:
Portafolio
noviembre 18 de 2018 - 08:35 a.m.
2018-11-18

Panamá "tiene las condiciones propicias" para dar un salto cualitativo en la digitalización de su poderoso sector financiero si aprovecha las modernas "fintech" colombianas que buscan conquistar este mercado.

El director de Transformación Digital e Inclusión Financiera de la Asociación Bancaria (Asobancaria) de Colombia, Andrés Ramírez, aseguró que Panamá "tiene muchas ventajas por su población de cuatro millones de personas, por lo tanto debiera ser mucho más fácil tener una meta de acceso y de uso financiero".

(Lea: Las inversiones globales en ‘fintech’ continúan disparadas)

Ramírez confesó que quedó "muy sorprendido" por el nivel de receptividad y las herramientas de tecnología financiera ("fintech", en inglés) que una docena de multilatinas de origen colombiano "maduras", con más de doce años de experiencia promedio, llegaron a ofrecer al sector financiero panameño este miércoles.

Las empresas colombianas se presentaron por iniciativa de la agencia especializada de promoción de inversiones Procolombia. Panamá "ha sido un centro de servicios financieros de la región, con lo cual generar una política de atracción hacia la inversión financiera no debiera ser un obstáculo o un reto insalvable", consideró el experto.

(Lea: Nivel de banca digital en Latinoamérica se acerca a la de EE.UU.

El país centroamericano "tiene una muy buena alternativa, hay que generar un ecosistema de innovación no solamente con la capacidad del Gobierno de promover la inversión y del sector privado de generarla, sino también de asociarse con universidades robustas que tengan la capacidad de crear el talento humano que se necesita". "No sé si pueden dar en cinco años el salto de calidad, pero lo que sí creo es que Panamá tiene las condiciones propicias para desarrollar la innovación en el sector financiero", acotó Ramírez.

El sector financiero debe pesar un poco más de un tercio del producto interno bruto (PIB) de Panamá, en Colombia es el 35 por ciento, "eso es un gran incentivo y abono para la generación de inversión en innovación", argumentó.

Sobre la experiencia colombiana, comentó que Asobancaria desarrolló en una década un plan de inclusión financiera cuya meta era alcanzar al 83 por ciento de la población adulta, y se llegó al 82 por ciento. Dijo que ahora al nuevo Gobierno del país se le ha propuesto impulsar una nueva estrategia cuya meta es lograr que "el 100 por ciento" de la población mayor de edad tenga al menos un producto financiero.

A junio pasado, de la población adulta colombiana mayor de 18 años, el 80 por ciento tenía al menos un producto financiero, de los cuales el 70 por ciento lo tienen activo, aseguró Ramírez. "La banca colombiana hoy cubre el 100 por ciento de la geografía nacional, con establecimientos físicos y digitales, gracias a los corresponsables bancarios en asocio con comerciantes", detalló.

La inversión global en "fintech", apuntó, era en 2017 de 19.100 millones de dólares. En Latinoamérica los mejores son México (238 empresas), Brasil (230) y Colombia (174), pero este último es el primero con relación al número de habitantes (45 millones) en la región, aclaró.

El director de transformación digital de la Asobancaria señaló que los principales retos son "avanzar en la identidad digital, dactilar o facial, para generar la autentificación de los usuarios". "Cada vez menos el sujeto financiero va a los bancos físicos, el nivel de autentificación que los usuarios puedan tener a través de tecnología por el móvil va a ser indispensable", indicó.

De la mano de la transformación digital y de la innovación vienen mayor profundización bancaria, mayor nivel de cobertura, desarrollo de productos, y los riesgos que se trabajan son a nivel de bioseguridad, explicó. "Está basado en la confianza en este negocio, si el usuario percibe que hacer una transferencia a través de la banca móvil es más riesgosa que por canal físico, simplemente todo el proceso va al traste", advirtió.

Siga bajando para encontrar más contenido