Pautas para el cumplimiento total

Tres son los principales motivos por los que se dañan los negocios entre las grandes empresas y las pymes, los mismos que generalmente les impiden a éstas últimas explorar ventas en el exterior: la falta de capacidad de producción, el incumplimiento en las entregas a tiempo y la insatisfacción en los estándares de calidad.

POR:
febrero 28 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-02-28

“Para los japoneses, calidad no sólo es que los productos estén bien hechos y cumplan unas normas técnicas; también, que estén a tiempo, en la hora y día pactado, y en los volúmenes establecidos”, dice el director de Pyme Visión, firma consultora de la Universidad de La Sabana. Por eso, una recomendación para las pymes es que antes de firmar se cercioren de que están en la capacidad de cumplir los requisitos o, de lo contrario, es mejor decir lo siento, no se puede. Muy seguido de estos tres puntos, algunos incluyen el tema de costos, precios, formas y plazos de pago. Para no quedar mal, es necesario conocer la estructura administrativa y financiera de la firma. Con el fin de evitar molestias y tropiezos que puedan afectar la imagen de la empresa y su credibilidad como empresario, los expertos indican que hay que empezar a funcionar bien desde el principio; es decir, constituir legalmente la compañía, legalizarse con todas las de la ley, tramitar la documentación necesaria ante la Cámara de Comercio y las otras entidades dispuestas para este fin, así como pagar oportunamente los respectivos impuestos que la normatividad exija. Esto evitará que cualquier entidad rechace una propuesta por encontrarse en la informalidad. A certificarse A renglón seguido, otro punto básico, sin el cual es imposible que una empresa se pueda mover –por lo menos para las pymes que aspiran a crecer– es no contar con una certificación. Los estándares de calidad, como el ISO 9001, son exigidos hoy en la mayoría de los casos. “La certificación constituye una especie de marca reconocida en el mercado nacional y, sobre todo, en el ámbito internacional, que demuestra que da confianza sobre las características de un producto. Esto permite y facilita acceder a nuevos consumidores o clientes”, asegura Carlos Caicedo, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Organismos Certificadores. Como dice Eduardo Salas, del Fondo Colombiano de la Modernización y Desarrollo Tecnológico para las Pymes (Fomipyme), del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, muchas pymes no pueden entrar a una gran superficie por faltarle algún trámite o papel ante la Cámara de Comercio o una certificación que verifique y respalde su gestión de calidad. En la actualidad, alrededor de 3.000 proveedores que tiene la cadena Éxito, más del 80 por ciento son pymes. En la multinacional francesa, Carrefour, igualmente son aproximadamente 3.000 las pequeñas y medianas empresas que abastecen las góndolas. No obstante, el número de compañías que logran exhibir sus bienes en estos almacenes, también es importante la cifra de empresas que son rechazadas, precisamente por no garantizar la suficiente infraestructura que permita cumplir con el permanente suministro de mercancías. Muchas de estas firmas no cuentan con las condiciones logísticas ni de transporte que respalden grandes operaciones. Además, este tipo de comercio de grandes formatos es muy exigente en aspectos como materias primas, manejos de inventarios, precios, calidad, empaques, presentación, funcionalidad de productos e inversión en estrategias de mercadeo, aspectos en los que suelen fallar las pymes, sobre todo las pequeñas. Para poder hacerle el quite a todo este tipo de falencias, la recomendación en la que coinciden la mayoría de los que conocen del tema, es un punto que en el mundo desarrollado es de vieja data, pero que aquí apenas empieza a darse de forma incipiente: la asociatividad, con la cual se logra aumentar la capacidad de producción, reducir costos, tener mayor acceso al crédito por parte de los bancos y ofrecer precios más competitivos. Ventajas de asociarse Según Óscar Mendoza, director de Promoción de Comercio de la CCB, algunas de las ventajas que trae la asociatividad son: - Permite supervivencia de las pymes. - Maneja economías de escala. - Se adquieren altos volúmenes de insumos. - Fortalece el aspecto comercial. - Especializa las labores de producción. - Maneja mejores costos y precios. - Hace la producción más competitiva. - Permite crecimiento a largo plazo. - Implica compartir conocimientos. - Requiere de confianza entre empresarios. Luis Gustavo Flórez Presidente de la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (ACICAM), afirma que “en la actualidad este gremio desarrolla varios productos asociativos en Bogotá y Medellín con miras a la exportación, un esquema que es fundamental sobre la base de un producto competitivo. Un mecanismo que permite superar problemas de escalas de producción y compartir el conocimiento de los empresarios”. Óscar Augusto Mendoza Director de Promoción de Comercio de la CCB, explica que, si bien la asociatividad requiere de una organización para que funcione e implica compartir conocimiento y experiencias, son muchos los beneficios que trae, tales como la sobrevivencia, ampliar comercialización, superar volúmenes de producción y manejar mejores precios y especializarse en labores de producción, lo que al final redunda es en la posibilidad de hacer pymes más competitivas. Darío Montoya Director del Sena, concluye que una buena manera de que las pymes sean vistas como organizaciones que cumplen con lo que prometen, es que se introduzcan en la cultura de garantizar los productos que fabrican y los servicios que ofrecen, “cuando un cliente –una persona u otra firma– adquiere un bien, lo que espera es que le cumplan y que en caso de no ser así, le deberían dar la opción de cambiar o exigir que le devuelvan su dinero”.

Siga bajando para encontrar más contenido