Pérdidas para quienes ganan en dólares en Colombia han sido elevadas, pese a repunte de la divisa

Esta situación es la otra cara de la revaluación, que en los últimos cinco años, ha sido del 40 por ciento.

POR:
agosto 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-08-31

Si hace cinco años una persona quería comprar y pagar con dólares un apartamento de 180 metros cuadrados y tres alcobas en el sector del Chicó, en Bogotá, debía desembolsar alrededor de US$100.000, equivalentes a unos 300 millones de pesos de ese momento.

Hoy, con esos mismos 100.000 dólares solo podría comprar un apartamento de unos 190 millones de pesos, pero viviendas de ese precio no existen en el Chicó, uno de los sectores más exclusivos de la ciudad.

Lo más barato que existe hoy en esa zona son apartaestudios de una alcoba y 60 metros cuadrados, que valen alrededor de 240 millones de pesos, unos 130.000 dólares.

Pero eso no es todo. En el 2003, un apartamento de 200 metros cuadrados y tres alcobas, ubicado en el sector de Rosales, el más exclusivo de Bogotá, costaba unos 400 millones de pesos (130.000 dólares de ese entonces).

Hoy, con esa misma cantidad de divisas, equivalentes a 235 millones de pesos, es casi imposible comprar un inmueble por pequeño que sea en ese sector de la ciudad.

Otros gastos

Si de arrendamientos se trata, un apartamento de tres alcobas ubicado en Chapinero costaba en el 2003 entre 300.000 y 400.000 pesos al mes, es decir, de 100 a 130 dólares del momento.

Hoy, con esos mismos dólares solo se puede pagar un arriendo de 190.000 a 245.000 pesos, es decir, una habitación amplia en el mejor de los casos.

Si bien es cierto que el aumento de la inflación y la valorización han hecho que la finca raíz suba de manera sustancial en los últimos años, lo que más ha encarecido los inmuebles en el país -en términos internacionales- ha sido el desplome del dólar.

Por eso, a los extranjeros les sale cada vez más caro vivir en Colombia, no solo por el costo de la vivienda, sino de los demás productos y servicios de la economía.

Por ejemplo, si de diversión se trata, hace cinco años una boleta de cine en Bogotá costaba entre 4.000 y 8.000 pesos (de 1,35 a 2,70 dólares). Hoy, los precios de una boleta oscilan entre 7.000 y 15.000 pesos, es decir, de 4 a 8 dólares.

Obviamente, aquí también entra en juego la inflación, pero la revaluación produce el golpe más fuerte.

El 11 de febrero del 2003, el precio del dólar en Colombia llegó a su máximo nivel histórico de 2.968,88 pesos y en medio de una escalada alcista amenazaba con romper el techo de los 3.000 pesos.

Contrario a lo que sucede hoy, antes del 2003 ganar y gastar en dólares en Colombia era el mejor negocio del mundo, pues por cada divisa se recibían cada día más pesos. Sin embargo, todo cambio y desde ese año, la divisa americana comenzó a caer hasta los niveles en que se encuentra hoy, cercanos a los 1.900 pesos.

Golpe a los salarios

Si de pagos de salarios se trata, el efecto de la revaluación también es evidente. Sólo como punto de referencia vale decir que en el 2003, el salario mínimo legal en Colombia era de 332.000 pesos (110 dólares del momento).

Hoy, este mismo monto de dólares equivale a unos 210.000 pesos frente a un salario mínimo legal de 461.500 pesos (243 dólares).

Cuando se habla de empleados de multinacionales, en febrero del 2003 (cuando le devaluación llegó al tope) un salario de 5.000 dólares equivalía a unos 15 millones de pesos.

Hoy, esas mismas divisas representan unos 9.500.000 pesos.

Aunque sus empresas han incrementando los salarios en dólares, esos aumentos no compensan en nada la pérdida por revaluación.

"A mí me pagan en dólares y en estos años he perdido mucha plata por revaluación. Cada día es más difícil vivir y la inflación también me afecta", dice Diana Pardo, una colombiana que trabaja para una empresas de E.U. en Bogotá.

Bogotá, más costosa para extranjeros

Bogotá es una de las ciudades del mundo que más se ha encarecido para los extranjeros en los últimos tiempos.

Un estudio de la firma de consultoría DeLima Mercer sobre el costo de vida en términos internacionales ubica a Bogotá en el puesto 87 entre las ciudades más caras, cuando en el 2007 ocupaba el lugar 112. A Bogotá se le dio para este año una calificación de 80 puntos en términos de carestía frente a los 142 puntos de Moscú, que es la capital más costosa del planeta. La encuesta toma como referencia a Nueva York, con un puntaje de 100. Así, Moscú es 42 por ciento más cara que N.Y., mientras Bogotá tiene el 80 por ciento del costo de la Gran Manzana.

Más beneficios para colombianos

Si bien es cierto que la revaluación ha golpeado las finanzas de quienes llegan a Colombia a gastar sus dólares, también es verdad que ha beneficiado a quienes salen a otros países. La caída de la divisa ha hecho que muchos viajeros nacionales prefieran buscar ahora destinos internacionales en vez de los sitios locales tradicionales.

FERNANDO GONZÁLEZ P.
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido