El plazo para sacar a ilegales centra la polémica en E.U

¿Los inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos deben irse o pueden quedarse?

POR:
marzo 31 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-03-31

Ese pasó a ser el tema central del debate en el Senado en torno a la inmigración y la seguridad de las fronteras, y la mayoría de los senadores coincide en que se les permita permanecer en el país, al menos temporalmente. La discusión de fondo es si deberían irse en tres o seis años. Incluso algunos senadores que se oponen a facilitar la nacionalización de los indocumentados están dispuestos a concederles una residencia temporal si se registran con el Gobierno, pagan multas y se comprometen a irse en determinado tiempo. “Nuestra primera obligación es sacarlos de las sombras, asegurarnos de que sabemos quiénes son, por qué están aquí, y tener un nombre y algún tipo de identificación para ellos”, declaró el jefe de la mayoría senatorial Bill Frist. “Luego habrá un período de tiempo en el que podrán seguir trabajando, ya sea tres o seis años -eso es lo que se está debatiendo- al cabo del cual o se van del país o inician la tramitación de la ciudadanía”, señaló. El Senado debate en torno a reformas a las leyes de inmigración y los propios republicanos no se pusieron de acuerdo sobre si la concesión de la ciudadanía a los indocumentados estimularía todavía más la inmigración ilegal. El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes Dennis Hastert planteó un programa que permita a los indocumentados permanecer en el país por un tiempo si el Senado lo aprueba primero. “Nuestra primera prioridad es proteger las fronteras. También sabemos que algunos sectores de la economía necesitan un programa de trabajadores temporales”, manifestó. El presidente George W. Bush apoya un proyecto que contempla permisos temporales de trabajo. Pero el senador demócrata Edward Kennedy, quien presentó con el republicano John McCain un proyecto que incluye la nacionalización de los indocumentados, sostuvo que “hay que rechazar el estatus temporal y el requisito de que se vayan del país porque perjudica a las empresas”. “¿Qué ganamos si millones de trabajadores inmigrantes que alimentan nuestra economía deben pasar semanas -o años, o décadas, según algunas propuestas- esperando afuera de los Estados Unidos que se les conceda un permiso para seguir trabajando?”, preguntó Kennedy. La medida no constituye una amnistía porque los indocumentados deberían satisfacer ciertos requisitos para poder aspirar a la ciudadanía. * Debate irá hasta final de año La Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que refuerza la protección de las fronteras y considera un delito grave el ingresar al país ilegalmente e incluso ayudar a los indocumentados. Sin embargo, aumenta la sensación de que no será posible lograr un consenso entre la Cámara y el Senado antes de las elecciones legislativas de noviembre. “Al final de cuentas, la Cámara habrá aprobado un proyecto, el Senado habrá aprobado otro y todos cantarán victoria”, sostuvo el senador republicano Charles Grassley.

Siga bajando para encontrar más contenido