close
close

Finanzas

Pobreza rural: menores subsidios en servicios públicos explicaron alza

El año pasado, 220.522 personas más cayeron en esta condición en el campo. La inflación también incidió en el impacto sobre la población.

POBREZA RURAL

POBREZA RURAL

Óscar Bernal ELTIEMPO

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
abril 27 de 2022 - 08:38 p. m.
2022-04-27

El 2021 mostró una reducción significativa en las cifras de pobreza a nivel nacional, pues se pasó de una tasa de 42,5% en 2020 a un 39,3% de la población en esta condición para el año pasado, según reveló esta semana el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). Sin embargo, para la población que vive en zonas rurales, por el contrario, significó un retroceso.

(Fedesarrollo estima que pobreza rural en el país sí se redujo).

La entidad estadística reportó que, para el periodo de 2020, la tasa de pobreza monetaria- que se mide según la capacidad financiera de las familias- cayó en las zonas rurales, a pesar de ser el año de la pandemia. Según el Dane en 2020 la incidencia de la pobreza en las zonas rurales bajó 4,6 puntos porcentuales (pps), a 42,9%, pero en 2021, por el contrario, volvió a subir: 1,7 pps, a 44,6%.

Eso significa que, en las zonas rurales del país hay actualmente 4,96 millones de personas en condición de pobreza monetaria, y el año pasado cayeron en esta condición otras 220.522 personas en comparación con 2020.

(Gobierno anunció aumento en el subsidio de Ingreso Solidario).

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, explicó que en la zona rural, para el año 2020, “los efectos de gratuidad de servicios públicos domiciliarios, especialmente para la electricidad, que estuvieron vigentes en ambos semestres de 2020, llevaron a que el costo de manutención de las condiciones básicas pasara de $212.121 a aproximadamente $200.000”.

Sin embargo, según Oviedo, con la recuperación de la normalidad en 2021, y la ausencia de esos esquemas de gratuidad, se retornó a una tendencia donde se presenta una evolución en los precios que impacta a esta población, y la línea de pobreza en las zonas rurales se ubicó en $226.520, lo que implica que este es el monto mensual- o con menos- con el que viven los casi 5 millones de personas que están en el campo en condición de pobreza.

Además, según el director del Dane, la inflación de alimentos incidió también en el escalamiento de las líneas de pobreza.

PANORAMA DEL CAMPO

La situación de las familias en el campo es estructuralmente más compleja y están más propensos a vivir en condiciones de pobreza monetaria, y según señala Roberto Angulo, socio fundador de la firma Inclusión y también miembro del comité de expertos en pobreza que asesora al Dane, la recuperación en materia de pobreza fue heterogénea.

“En las zonas rurales lo que vemos es que la pobreza aumentó 1,7 puntos porcentuales, tenemos una caída a nivel nacional y en las ciudades, pero en la pobreza rural aumentó, y si bien sigue por debajo de las cifras precovid, empeoró en el último año”, menciona Angulo.

El experto aclara que el efecto de la gratuidad de los servicios públicos, que generó un abaratamiento de la línea en 2020, se acabó, pues no hubo exposición de los hogares rurales a estos subsidios en 2021, lo que genera un “efecto rebote” en la pobreza.

Angulo también indica que son varios los elementos que juegan a favor o en contra de la pobreza: el crecimiento, la desigualdad y la inflación, y sostiene que en la zona rural “el crecimiento no le ganó el pulso a la inflación”, y gran parte de ese aumento de pobreza rural se explica porque tuvo una fuerza en contra mucho más grande que el efecto del crecimiento del 2021, que fue el aumento de los precios.

“Llama la atención que la desigualdad en el campo jugó en contra en la reducción de la pobreza, a diferencia de las ciudades, el efecto que jalonó el aumento de la pobreza no fue solo la inflación, sino que hubo un cambio en la desigualdad. Y si bien las ayudas tuvieron un efecto importante, sí perdieron efecto en el campo con respecto al año pasado”, indica Angulo.

Si se revisan las cifras presentadas por el Dane, durante 2021 los programas sociales tuvieron un impacto positivo de 3,6 puntos porcentuales sobre el indicador nacional de pobreza. En el caso de las cabeceras municipales aportaron 2,8 puntos a la mitigación de la pobreza monetaria, y en el campo 6,5 puntos porcentuales.

Sin embargo, Angulo señala que el impacto de estos en las zonas rurales en 2020 fue todavía más fuere en la zona rural. “Hubo una perdida en la potencia de las ayudas en las zonas rurales, sobretodo cuando miramos la pobreza extrema. Mientras que redujeron el indicador 9,7 puntos porcentuales en 2020, en 2021 solo redujeron 7,9 puntos”.

A nivel nacional, la tasa de pobreza extrema, que mira a las personas que viven al mes con menos de $161.099, fue 12,2%, mientras en 2020 era de 15,1%. En las zonas rurales la proporción fue de 18,8%, frente a un 18,2% en 2020.

Por otro lado, y en medio de estas cifras, el centro de pensamiento Fedesarrollo expresó algunos reparos con la medición de pobreza rural del Dane. El director ejecutivo de la entidad, Luis Fernando Mejía, aseguró que en realidad “la pobreza rural se redujo en 2021 frente a 2020, mientras que las cifras oficiales sugieren un aumento de la pobreza rural en ese mismo periodo”.

Fedesarrollo cuestiona la metodología que utilizó el Dane para calcular la línea de pobreza en 2020 en las zonas rurales, y estiman que el dato fue de 46,8% en 2020, y por ende se habría reducido 2,2 pps, a 44,6% en 2021.

INGRESO SOLIDARIO

En sus consideraciones, el Dane aseguró que los programas de transferencias monetarias fueron una de las claves en la reducción de la pobreza en 2021, y ayer el Presidente Iván Duque anunció un aumento al monto de Ingreso Solidario, que pasará de $190.000 mensuales a $200.000 a partir de mayo.

“Entendiendo el esfuerzo que se ha hecho y, sobre todo, en aras de fortalecer la situación económica de los más vulnerables, el pago subirá a $400.000 bimestrales” confirmó el primer mandatario.

Según Duque, esta medida se toma como un refuerzo para esta herramienta, la cual ha ayudado a compensar la pérdida de ingresos de los hogares más pobres a raíz de la crisis económica que ocasionó la pandemia por covid-19. Actualmente el programa beneficia a 4 millones de hogares.

La meta del Gobierno es que se marque la senda para volver a niveles prepandemia en 2022.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE
PORTAFOLIO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido