¿Podrán la China y la India sostener la economía mundial?

A medida que la economía estadounidense se debilita aún más y los temores de una desaceleración mucho más fuerte de lo esperada se acentúan, algunos analistas sostienen que su impacto sobre la economía mundial será limitado ya que la economía asiática pasaría a ser el principal motor de la estructura económica global. Esto es lo que se denomina "Asian Decoupling", que significa una desviación del patrón normal de correlación entre las economías asiática y estadounidense.

POR:
marzo 29 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-03-29

¿A qué se debe esta expectativa de neutralización del impacto negativo que significa una desaceleración de la economía de Estados Unidos? En términos generales, la explicación de esta percepción optimista se fundamenta en la participación que tienen Estados Unidos, China, India y Japón en la economía mundial. Mientras que Estados Unidos, según cifras publicadas por el FMI, participa en el PIB global con un 20.5 por ciento, China e India contribuyen conjuntamente con el 19.7 por ciento del PIB global. Si a esto se le suma la participación de Japón, que supera el 6.5 por ciento, estas tres economías presentan una contribución superior al 25 por ciento. En este sentido, para algunos analistas ha sido sensato pensar que el impacto de una recesión en Estados Unidos (que podría presentarse en la segunda mitad del año) sería neutralizado por el notable desempeño que han mostrado China e India en los últimos años, y de forma más reciente Japón. Sin embargo, existen algunas razones para pensar que un escenario donde China, India y Japón asumen el papel de demandantes globales, es poco probable. Mientras que la participación del consumo privado en el PIB de Estados Unidos ha aumentado, al pasar de 67 por ciento en la década de 1990 a 70 por ciento en la presente década, la participación del consumo privado en China e India ha caído en el mismo período a 42,5 por ciento y 62,9 por ciento, respectivamente. Esto se debe a fuertes diferencias estructurales entre éstas economías y la de Estados Unidos. La economía estadounidense se fundamenta en un elevado consumo privado, que se destina en una gran proporción a importaciones procedentes de países como China e India, los cuales han fundamentado su crecimiento en una mayor dinámica de la inversión y las exportaciones. En este sentido, la pregunta de fondo es si estos "decouplers" tienen la capacidad de compensar una caída en el consumo de los hogares estadounidenses. Según nuestros cálculos, el consumo privado en Estados Unidos duplica el consumo privado en China y en conjunto, el consumo privado de China e India sólo representa el 66 por ciento del consumo estadounidense. Sumado a esto, hay que considerar la elevada dependencia de las economías asiáticas hacia el sector externo. De acuerdo a cifras publicadas por Morgan Stanley, China se ubica como la economía más vulnerable ya que su sector externo representa el 37 por ciento de su PIB (2006). Adicionalmente, el principal mercado de exportación de ese país es Estados Unidos (21 por ciento de las exportaciones chinas se destina a ese mercado), por lo que es de esperar que una desaceleración de la economía estadounidense implique un importante golpe a la estructura económica de China. La economía estadounidense se fundamenta en un elevado consumo privado”.

Siga bajando para encontrar más contenido