Finanzas

‘Por crisis, mora en los créditos se deteriorará’

Superintendente Financiero explica las causas por las que se niegan los créditos.

Jorge Castaño, superintendente Financiero de Colombia.

Jorge Castaño, superintendente Financiero de Colombia.

Archivo particular

POR:
Portafolio
mayo 17 de 2020 - 07:34 p. m.
2020-05-17

Con la crisis por la covid-19 la economía mundial y de Colombia están sufriendo un duro golpe que autoridades y analistas coinciden en afirmar que ocasionará una recesión, con efectos como un desempleo sin precedentes y la quiebra de empresas, pequeños negocios e independientes.

En este contexto, el superintendente Financiero, Jorge Castaño envía el mensaje de que en la medida de lo posible la gente se acoja a los beneficios que las entidades financieras están dando para prorrogar los pagos, refinanciar deudas o recibir nuevos créditos y que quienes puedan sigan pagando sus obligaciones para evitar un mayor deterioro de una cartera que indudablemente se verá afectada este año.

Pero también les ha dicho a las entidades que otorgan créditos que evalúen a quiénes les prestan, pues lo principal es la capacidad de pago.

¿Qué ha pasado en el sistema financiero en esta emergencia por la covid-19?

El primer esfuerzo fue proteger los ahorros. Cuando se habló de que vendría un aislamiento y ante la incertidumbre, hubo tres días con grandes retiros de dinero en efectivo en todas las entidades. Cuando vimos esto actuamos para tranquilizar a la gente, así estuviera aislada y coordinamos para que las entidades siguieran funcionando y los ahorradores no tuvieran restricciones para retirar sus ahorros. Se diseñaron alternativas para que las entidades ofrecieran prórrogas, periodos de gracia y otros beneficios a sus clientes. Se le permitió a todo el sistema operar como la Bolsa de Valores de Colombia o los fondos de pensiones y cesantías. A los pocos días retornaron a las entidades depósitos por $43 billones. Otra cosa que sucedió es que con las ayudas, subsidios y pagos del gobierno a sectores de bajos recursos, al menos 1,2 millones de personas entraron al sistema financiero y el reto es asegurar que sigan siendo funcionales como clientes pues en el futuro van a poder seguir recibiendo esos pagos y podrán pagar productos y servicios. A los que nos les gustaba, prácticamente les tocó y otros aprendieron desde la casa a interactuar con esos pagos. Antes no tenían ningún registro y ahora se hacen visibles.

¿Se ven cifras de prórrogas y nuevos créditos, pero mucha gente sigue quejándose que no les dan crédito?

El choque natural del aislamiento y las medidas iba a generar un impacto en los ingresos de los deudores y dictamos normas para flexibilizar las condiciones desde la perspectiva de riesgo prudencial. Los 43 establecimientos de crédito vigilados presentaron sus planes de ayuda y beneficios, y si eso no se hubiera hecho tendríamos a mucha gente reportada, cobros jurídicos y habrían prosperado otros sistemas de financiación. Nada de eso está pasando. Hasta ahora 9 millones de deudores entre personas naturales y jurídicas con 11,8 millones de créditos, han recibido prórrogas o periodos de gracia y eso suma una cartera de $185 billones. Sabemos que hay gente diciendo que no les dan crédito y pueden presentar sus quejas ante la entidad, pero las cifras las validamos y las supervisamos. Esos beneficios se van a seguir dando, pero cada vez menos, pues la parte gruesa ya entró. Vamos a ver qué pasa con la reactivación de pagos en junio y julio.

¿Hay quejas de que niegan muchos créditos, por qué?

Iniciamos una verificación para ver esto. El análisis se hizo con los créditos con garantía hasta del 90% del Gobierno para micro, pequeñas y medianas empresas e independientes, a través del Fondo Nacional de Garantías (FNG). Al revisar el causal de negación, en un 80% es porque la empresa no cumple los estándares del FNG para optar por el crédito. Es normal que haya personas que solicitan las líneas de crédito y les digan que ya se agotó, que no cumple los requisitos, que tiene alto perfil de riesgo o que están sobreendeudados. Esos son los principales motivos de negación en las líneas con el FNG. Siendo sinceros, hay una alta demanda de dinero que no se puede suplir solo a punta de crédito bancario. Hay muchos micro- empresarios que incluso son conscientes de que no se van a poder reactivar. Otra estadística de estas líneas es que la tasa de aprobación es de 87%, por el efecto de la garantía. La menor tasa de aprobación -con el 71%- es para capital de trabajo a microempresas con garantía del 80%.

Las cifras del primer trimestre fueron buenas

En marzo se desembolsaron $30 billones en créditos cuando en un mes normal, sin crisis, eran $45 billones y la cartera cerró en ese mes en $527 billones, con un crecimiento de 4,5%. Las utilidades del sistema en el trimestre fueron de $2,95 billones y eso ayudará a absorber el deterioro de cartera de 4,34% que está en mora. Es decir, por cada $100 pesos en créditos, $4,34 están en mora mayor a 30 días, lo que representa $22 billones, mientras que la cartera con algún indicio de riesgo es de $45 billones. Hay provisiones por $32 billones y de ellas $4 billones son provisiones contracíclicas, que se guardan en épocas de vacas gordas. Sabemos que la mora en los créditos y el riesgo se van a deteriorar, pero las provisiones van a aumentar para enfrentar ese choque. Al cierre de año se va a seguir originando crédito pero históricamente menor a lo que se ha visto. Con las expectativas de una caída de la economía entre 2,5% y 4,5% y un desempleo posiblemente del 23%, la cartera en riesgo podría saltar a $100 billones. Menos mal hubo utilidades en el trimestre, pues eso va a ayudar a absorber perdidas del negocio. Al final del año los gastos en provisiones aumentarán y con el nivel de solvencia, que está en 14,9 puntos, puede bajar a 11,5, todavía lejos del límite regulatorio que es 9. Por eso que los ahorros del público están bien protegidos pues estamos preparados para ese choque de la cartera.

¿Se está generando una cultura de no pago?

Los créditos hay que pagarlos. Que la gente pague las obligaciones pues están en juego los ahorros del publico que es gran parte de lo que se presta. El mensaje a las entidades es que evalúen a quién le prestan. Lo más importante es la capacidad de pago.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido