El Presidente y el metro de Bogotá

En la noche del martes 29 de enero, el presidente Uribe se comprometió a realizar la inversión más grande en la historia de Colombia, sin una página de estudio por parte de Planeación Nacional o de nadie que la respalde; sin saber cuál es el proyecto; sin saber cuánto cuesta; sin saber para qué va a servir.

POR:
enero 31 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-01-31

Ni el alcalde Moreno, ni el presidente Uribe, ni nadie en este momento saben cuál es la línea de metro que se va a hacer en Bogotá, ni cuál es el trazado, ni la extensión, ni el costo de inversión, ni el costo de operación, ni cuántos pasajeros iría a movilizar. Lo más probable es que se escoja la línea de la Séptima al norte, que es donde viven los ciudadanos de mayores ingresos y con mayor capacidad de influencia. No importa que esta no sea y por mucho la línea con mayor flujo de pasajeros; no importa que se construiría un monumento a la desigualdad, cuando los pasajeros vayan en el tren del norte y se bajen en la 26 para pasar al bus del sur, de la misma troncal de transporte masivo. Y la línea de la Séptima solo puede ser subterránea, por lo que estamos hablando de más de 100 millones de dólares por kilómetro y seguramente más de 130 millones de dólares. El presidente Uribe nos podría contar por qué es mejor hacer 20 kilómetros de metro, que 200 kilómetros o más de TransMilenio, que hace exactamente lo mismo, y además atrae más usuarios con carro que el metro, como se ha visto por ejemplo en México. El presidente Uribe nos podría contar por qué el principal programa de inversión de sus gobiernos son los ‘TransMilenios’ en las ciudades colombianas, y no más bien los metros. ¿Por qué no hacer metro en Cali o Barranquilla en lugar de ‘TransMilenios’? ¿Por qué están construyendo, con recursos del Gobierno Nacional, una línea tipo TransMilenio en Medellín en lugar de hacer allí otra línea de metro? ¿Por qué están haciendo sistemas tipo TransMilenio en Ciudad de México, Toronto, Los Angeles, Beijing o Yakarta? El Gobierno Nacional no tuvo 200 millones de dólares para comprar el banco de tierras al occidente de la capital, que destrabaría la construcción de vivienda popular en Bogotá con una ciudadela con excelente urbanismo, que acabara para siempre la urbanización pirata, que es la manera como ha surgido media ciudad y seguirá surgiendo en la ausencia del proyecto en cuestión; pero sí tiene 2.000 millones de dólares para una línea de metro que hace exactamente lo mismo que una de TransMilenio. TransMilenio moviliza más pasajeros por kilómetro/hora/sentido que más del 90 por ciento de los metros del mundo; a una velocidad comparable, o mayor, cuando no hay semáforos, porque hay buses expresos, mientras solo 1 por ciento de los metros del mundo tienen líneas expresas. Además, los pasajeros no pierden tiempo cambiando de vehículo en la intersección de líneas, porque unos buses siguen por una línea y otros por la otra. A diferencia de TransMilenio, ningún metro del mundo cubre costos de operación cuando, como se debe hacer, se incluye la depreciación. El Presidente no les dijo a los colombianos que no van a tomar el metro de la Séptima, cuánto les iba a costar el metro en términos de otras inversiones que se dejarán de hacer. '' A diferencia de TransMilenio, ningún metro del mundo cubre costos de operación cuando, como se debe hacer, se incluye la depreciación”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido