Todos presionan a E.U. en la OMC

Los europeos y el G-20 de países emergentes presionarona Estados Unidos para que rebaje sus ayudas agrícolasen el primer día de la reunión ministerial de la OrganizaciónMundial del Comercio (OMC) en Ginebra para impulsarel proceso de liberalización comercial que aún pretendenterminar a fines de 2006.(VER GRAFICO)

POR:
junio 30 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-06-30

Esta cita de cuatro días, que congrega a unos 60 ministrosde los países miembros de la organización, es la primera despuésde la de diciembre en Hong Kong, donde se consiguióacordar sólo uno de los tres pilares de la negociación. Allí seaceptó que en 2013 desaparezcan las ayudas que dan los paísesmás ricos a las exportaciones agrícolas.El encuentro empezó con una reunión de los ministrosde Comercio europeos, tras lo cual le pidieron a Estados Unidosque ofrezca en laOMC “disminuciones reales” de las subvencionesinternas que otorga a sus agricultores, según la comisariaeuropea de Agricultura, Mariann Fischer Boel.Como respuesta, Estados Unidos rechazó el pedido de loseuropeos y del G-20 y reclamó más esfuerzos a los europeos.“Si la Unión Europea viene sin estar preparada para avanzar,no terminaremos las negociaciones”, advirtió un responsableestadounidense encargado del Comercio que pidió elanonimato.El G-20, que se reunió al mismo tiempo que los europeos, reclamóa los países ricos que acepten recortar sustancialmentesus aranceles y las ayudas agrícolas para que los paísesen desarrollo puedan incrementar sus exportaciones.A este respecto, el negociador jefe europeo, el comisariode Comercio, Peter Mandelson, dijo que la UE, lejos de estar‘atrincherada’ en sus posiciones, “está dispuesta a avanzary a acercarse a lo que el G-20 ha presentado”, lo que fue criticadopor Francia, el país europeo más proteccionista en materiaagrícola.Los países desarrollados piden a sus vecinos en vías de desarrolloque reduzcan los aranceles para poder vender susproductos industriales, y que abran su legislación a los serviciosextranjeros.Por su parte, los países emergentes reclaman sobre todo aEuropa, Estados Unidos y Japón que dejen de subvencionarlos productos agrícolas para poder ellos competir en los mercadosmás ricos, y también que recorten los aranceles con losque protegen su agroindustria de los productos que vienen defuera.Para buscar un acercamiento en sus diversas posiciones,ayer en la la noche se reunieron los ministros de los seis actoresprincipales de la negociación: Estados Unidos, la UniónEuropea, Japón, Brasil, India y Australia. AFPPrincipales diferencias para negociar Derechos de aduana para productos agrícolas La disminución de los aranceles es uno de los medios de liberalizar el comercio. La Unión Europea (UE) está presionada por los países en vías de desarrollo para que recorte los aranceles que impone a los productos agrícolas que vienen de fuera para que no compitan con su agroindustria, como la carne bovina, el azúcar y los lácteos. La UE propuso un recorte del 46 por ciento de este tipo de aranceles, oferta insuficiente para Washington, que pide una bajada del 60 por ciento. El grupo G-20 de países emergentes, liderado por Brasil y que integran China e India, reclama una disminución menor que Estados Unidos, de un 54 por ciento, lo que rechazan tanto Washington como Europa. Para el director de la OMC, Pascal Lamy, la solución estaría “por debajo de la propuesta del G-20”. Por su parte, los europeos piden poder proteger una serie de productos agrícolas manteniendo altos derechos de aduana para unos 160 bienes, es decir, el 8 por ciento de las líneas arancelarias. Para E.U. bastaría que este rubro alcance el uno por ciento de las líneas arancelarias, mientras que el grupo G-10 de importadores agrícolas netos, como Japón y Suiza, reclaman un 15 por ciento para proteger el arroz el primero y los lácteos y carne el segundo. Ayudas agrícolas internas Los países en desarrollo piden principalmente a Estados Unidos que recorte sustancialmente las ayudas internas al sector agrícola, que perjudican las exportaciones de los países más pobres, entre otros el algodón africano. Washington propuso bajar un 60 por ciento las subvenciones más dañinas para los mercados internacionales, a condición de que los europeos y Japón recorten las suyas en un 83 por ciento. Pero estos porcentajas se calculan sobre la base de los límites de subvenciones autorizados por la OMC, que son muy superiores a las ayudas reales, por lo que en la práctica, la oferta de Estados Unidos le permitiría incrementar sus subsidios agrícolas. La Unión Europea propuso bajar sus ayudas en un 75 por ciento si Washington las recorta en un 65 por ciento. Washington podría suprimir la llamada cláusula ‘de minimis’, por la cual un país puede otorgar ayudas correspondientes al 5 por ciento del valor de su producción agrícola. Con respecto a las ayudas a las exportaciones agrícolas, se llegó a un acuerdo en la reunión de la OMC de Hong Kong de diciembre para que desaparezcan en 2013. Aranceles para productos industriales A cambio de una mayor apertura en materia agrícola, los países ricos piden a sus socios menos desarrollados y pobres que rebajen los aranceles que imponen a los productos industriales que vienen de fuera y los dejen en un máximo de un 15 por ciento. India quiere mantener un máximo del 30 por ciento, mientras que Brasil podría aceptar algo más del 20 por ciento. AFP60ministros de Comercio, de los 149 países miembros de la OMC, asistieron a la reunión.

Siga bajando para encontrar más contenido