Primera producción de oro de AngloGold Colombia será en 2016

Para Rafael Herz, presidente de la compañía, el Gobierno debe promover la exploración, fijar lineamientos de largo plazo y agilizar procedimientos, logrando así un verdadero ‘boom’ minero.

Rafael Herz

Archivo Portafolio.co

Rafael Herz

POR:
enero 24 de 2012 - 12:35 a.m.
2012-01-24

Para AngloGold Ashanti Colombia, el país es clave de inversión y, por ello, es una de las tres naciones latinoamericanas, junto con Brasil y Argentina, en las que hace presencia.

Aquí, la inversión programada es de 750 millones de dólares, de los cuales ya se han destinado 350 millones desde su llegada a Colombia en el 2003, y para los próximos tres años hasta el 2014, los 400 millones de dólares restantes.

Así mismo, en el 2011 destinó casi 3 millones de dólares a inversión social, y en compras y contrataciones locales, 3,5 millones de dólares.

Igualmente, su presidente, Rafael Herz, habló con Portafolio anunció que “en Colombia la primera producción de oro podría darse en el 2016”.

¿En qué punto está el proceso de exploración de La Colosa. Tengo en- tendido que tomará tres años más?

Estamos en los estudios de prefactibilidad. Más o menos a mediados del 2013 sabremos si el proyecto es viable ambiental, social, técnica y económicamente. Si ese resultado es favorable, pasaremos a los estudios de factibilidad, que irán hasta el 2014 o 2015.

Sobre el posible impacto ambiental generado tanto en la zona como en la fuente hídrica ¿qué puede decir y cómo se trabaja en ello?

Parte de lo que se analiza dentro del estudio de factibilidad es si será una mina a cielo abierto y los impactos que pueda generar, cómo se mitigarán o cómo se compensarán en pleno cumplimiento de los estándares internacionales y la legislación colombiana.

Ahora bien, es importante hacer varias claridades: la reserva forestal en la que se encuentra el proyecto La Colosa es la reserva forestal de Ley 2ª de 1959, la cual no es una zona de protección ambiental -a diferencia de los parques naturales- y la legislación permite actividades mineras previos permisos y la compañía cuenta con el permiso de sustracción otorgado por el Ministerio de Ambiente en el 2010.

En cuanto a la fuente hídrica, el consumo actual de agua es menor que el de una finca de recreo, lo que se suma la creación de un sistema cerrado en el cual utilizamos también agua lluvia, permitiéndonos reciclar y recircular 100 por ciento del agua. Nada se vierte.

Aún falta determinar las fuentes de agua para un posible proyecto productivo. Si la fuente fuera el río Coello, el impacto máximo estimado será menor del 1,5 por ciento del caudal medio de este río.

¿Existe una promoción eficaz para el sector?

¿Qué pasa? La empresa paga recursos importantes de la inversión sin recibir ganancias, y un 15 por ciento la compañía lo paga, en esa primera fase exploratoria al Estado, pero luego, en la fase de explotación, el país recibe cerca del 50 por ciento de la producción.

Por ello, lo importante para generar una promoción real sería agilizar la entrada en operación de los proyectos, pues es así como el Estado se beneficia fiscalmente.

Por otra parte, la exploración minera que se realiza por un alto grado de con conocimiento científico y conocimiento económico, entre otros, y que se usa como base para tomar decisiones debe ser promovida desde el punto de vista fiscal y debe ser recortada en términos de tiempos y gestión haciendo viable dichos proyectos, generando progreso y trabajo.

Entonces, ¿qué hacer?

El mensaje de la industria minera es que en esa fase de exploración que es a riesgo de la compañía y que toma importantes recursos se conjugue un equilibrio.

Por ejemplo, que los permisos sean dados más rápido, los impuestos sean menores, procurando la llegada de esa inversión.

Y en la etapa de producción, estamos totalmente de acuerdo en que los requerimientos sean procesos de licenciamientos lo más estrictos posibles, con los márgenes de seguridad y ambiente al mismo nivel de exigencia de cualquier país del mundo.

¿Cuáles son los objetivos de la compañía a mediano y largo plazo?

Por un lado, lograr que los proyectos avancen dentro de los cronogramas previstos y que se reduzcan obstáculos.

Lo segundo, mostrarle al país lo que es la minería responsable, tanto desde el punto de vista del ingreso fiscal como lo es al ser fuente de riqueza y bienestar, y el tercer punto, crear las condiciones para un negocio minero estable a largo plazo, con una política pública que lo permita con estabilidad en lo ambiental, regulatorio y minero.

LAS COMUNIDADES SON PRIMORDIALES EN EL PROGRESO DE UN PROYECTO MINERO

El proceso de relacionamiento con las comunidades es una tarea base para adelantar proyectos del sector minero.

“En tal sentido, en AngloGold Ashanti, desde la etapa de exploración y prefactibilidad, en la que no sabemos si hay proyecto y si efectivamente vamos a empezar a invertir, escuchamos lo que requiere la comunidad a través de los planes de desarrollo de los alcaldes o gobernadores, entre otros canales.

“Luego, buscamos que esa ayuda sea sostenible en el tiempo y que cuente con la participación de la comunidad y de los organismos y entes locales, para que se mantenga aún cuando nosotros ya no los apoyemos y, finalmente, no sustituimos al Estado, buscamos alianzas público-privadas con un manto integral de compromisos.

“Los planes de mayor impulso se dan en cuatro líneas: mejoramiento en educación y salud; infraestructura; proyectos productivos y que permitan el desarrollo de las áreas económicas de las comunidades; y, finalmente, trabajamos en una agenda pedagógica de conocimiento en minería”.

Astrid López Arias

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido