Productos que protegen el medio ambiente son más baratos que los que contienen químicos en Colombia

A propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 junio, analistas se refieren a los beneficios de productos que ayudan a proteger el planeta, sin olvidar el ahorro para el bolsillo.

POR:
mayo 31 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-05-31

En el momento de comprar productos de aseo y limpieza, especialmente jabones de baño, champú y detergentes, se debe mirar que entre sus componentes no tengan tensoactivos, que son compuestos químicos que en su degradación afectan el agua y algunas cadenas alimenticias por la capacidad que tienen estos de hacer espuma, lo que representa un gran contaminante del ecosistema, pues afecta su equilibrio natural.

Los jabones tradicionales manejan precios de 4.000 pesos el paquete de tres unidades, con el beneficio de no tener tensoactivos en sus compuestos. 

Un jabón tradicional con este químico se consigue por unos 6.000 pesos el paquete de dos unidades, lo cual marca una diferencia respecto a precios y beneficios de estos productos. 

Uno de los productos que ayudan a los usuarios a ser más amables con el ambiente, según los analistas consultados por Portafolio.com.co, es el trapero de fibras naturales o de telas usadas, que después de pasar por un proceso de reciclaje, se utiliza como materia prima de este producto.

Cabe recordar que algunos trapeadores para el piso están hechos de madera y plástico, lo cual no es ecológicamente sostenible, si se tiene en cuenta que el plástico es un derivado del petróleo y el petróleo es, a su vez, un recurso no renovable.

La manufactura de escobas y traperos fabricados con cerdas reciclables es baja en el país, mientras que es una industria masiva en muchos países.

Una escoba tradicional cuesta entre 9.000 y 11.000 pesos, mientras que uno de estos elementos de aseo hechos de material reciclable oscila entre 6.000 y 8.000 pesos.

Los traperos fabricados con fibras recicladas y telas reutilizables tienen un valor aproximado de 6.300 pesos, mientras que los traperos tradicionales con accesorios plásticos de repuesto cuestan 12.000 pesos.  

En materiales de uso común en las oficinas, como el papel, este  debe ser 100 por ciento reciclado, si se quiere tener una conciencia más ecológica.

El proceso de producción de este tipo de papel se inicia en la trituración, pasa a la prensa, se borran las tintas y cumple las especificaciones de consumo para ser un papel totalmente  reutilizable (incluso en impresoras), que beneficia directamente a los bosques, pues son menos los árboles que se talan para su producción. 

Las resmas de papel común manejan precios de 8.000 a 10.000 pesos, mientras que un paquete de papel reciclado está entre 6.000 y 8.000 pesos.  

Uno de los hábitos de consumo menos explotados en Colombia es el de comprar ropa usada. Según Hildegard Heins, Gerente de Equilibrium Consultin Group, "en Europa es totalmente normal esta industria y nos ayuda a cuidar el ambiente, pues gastamos menos en detergentes y los insumos que se utilizan en la fabricación de prendas se reducen, además de que estas prendas pasan por procesos de sanidad e higiene para su comercialización". 

Dicha práctica también es normal en Estados Unidos y otras latitudes.

Algo que hay que tener en cuenta es la forma en que estos productos llegan al país. Sea por vía terrestre o marítima, este tipo de movilización genera emisiones por el uso del combustible y estas a su vez afectan la capa de ozono.

En ese sentido, Heins dice que "muchos países tienen controles muy diferentes respecto a la protección del medio ambiente y aún se utilizan ciertos componentes que no son amables con la atmósfera, o sea que hablamos de productos que en su producción y transporte pueden causar un impacto ambiental considerable".  

Uno de los ejemplos de industria ecológica lo da Cyclus, empresa dedicada a la fabricación de morrales y accesorios cuya materia prima es el neumático reutilizado (hay que recordar que los neumáticos son de los elementos de consumo diario que más espacio ocupan y más contaminan cuando llegan al final de su vida útil).

Los productos de Cyclus tienen esta base, lo que reduce de manera significativa los impactos ambientales. El precio de un morral arranca en 77.000 pesos, mientras que una maleta hecha de telas, que ha pasado por un proceso químico, vale en la actualidad unos 140.000 pesos. 

Heins también recomienda que la mayoría de productos para el hogar sean biodegradables, como los jabones para lavar la loza, los detergentes y el papel higiénico, muchos de ellos de industria nacional, lo cual "disminuye el impacto del transporte, pues no es lo mismo traer un producto desde Cali que desde Europa; en tanto menor sea la distancia, menor contaminación: este es un factor muy importante a la hora de adquirir estos productos", comenta el experto. 

La economía verde cambia todos los días; es una tendencia mundial reducir los impactos ambientales y abarca todo tipo de industrias. 

Claro está que también depende de la metodología que se use. Se estima que de 1 al 2 por ciento de todas las empresas giran en torno al tema ambiental; este porcentaje puede crecer mientras  que se incluyan 'trabajos verdes'. 

Por ejemplo la Eco-imaginación de General Electric (GE), en la cual las ventas tienen un presupuesto para el 2010 de 25.000 millones de dólares en tecnologías verdes.

Se calcula que la manufactura de productos 'verdes' está alrededor de 48.000 millones de pesos, para un total de 69.000 millones de millones de pesos en producción, según datos del Departamento de Comercio de EE. UU en su informe de Abril de 2010. 

En tanto la industria 'verde' crece, dicen los analistas, "es vital comprender la importancia de tener hábitos amigables con el medio ambiente, que son económicos y permiten  mejorar la calidad de vida".

Siga bajando para encontrar más contenido