El puente Pumarejo será demolido

El puente Pumarejo en la Costa Atlántica, el más largo del país y símbolo de la ingeniería nacional y de la región caribe será demolido, con el fin de dar paso a un viaducto colgante con características similares a las del de San Francisco, en Estados Unidos, siete kilómetros aguas arriba de donde está la estructura actual.

POR:
octubre 11 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-10-11

Este proyecto, que será incluido en el Plan de Desarrollo 2006-2010 que prepara el Gobierno, tendría un costo superior a los 60 millones de dólares, unos 140.000 millones de pesos. El anuncio fue hecho por el director del Instituto Nacional de Vías, Invías, Mauricio Ramírez Koopel, en el Foro de coyuntura económica que realiza la Universidad San Martín en Bogotá. El funcionario señaló que la nueva obra permitirá la navegación de buques de más de 40 pies y de paso permite habilitar siete kilómetros para proyectos de desarrollo de la zona portuaria. El nuevo viaducto tendrá características de colgante, es decir, acondicionado con estructuras atirantadas que sostienen el puente. Estas estructuras por lo consiguiente siempre están construidas en lugares donde se realizan operaciones fluviales o marítimas. Ramírez Koopel explicó que están haciendo planos y definiendo el presupuesto de la obra, para incluirla en el Plan de Desarrollo. “Este puente colgante es fundamental, no sólo para desarrollo fluvial del canal de acceso, sino para permitir la conexión del Magdalena con el resto del mundo”, señaló Ramírez durante el foro. Con la obra, el Gobierno busca recuperar la navegabilidad del río Magdalena y hacer más competitivo el transporte fluvial del país. En 1968 se rechazó una obra de mayor valor porque faltaban $40 millones El río Magdalena, “que nunca se pone viejo”, no seguirá orgulloso bajo el Puente Pumarejo. Luego de 32 años de servicio, una de las obras más grandes de infraestructura víal del país de los años setenta, entró en vía de extinción. La estructura, que a partir de 1974 reemplazó a los dos planchones o transboradadores que en su momento movilizaban hasta 30 carros cada uno entre un lado y otro del río, cumplió su ciclo. Lo que algunos ingenieros con mayor visión futurista advirtieron en su momento fue ratificado con el pasar de los años. Hoy, el Pumarejo no tiene la suficiente altura, apenas 16 metros, para permitir el tránsito de embarcaciones de carga de mayor tamaño, lo que impide el impulso a la navegación fluvial en ese sector. Por esa razón, en poco tiempo, aquel diseño elaborado en 1968 por el italiano Ricardo Morandi, de 3.383 metros de longitud incluyendo las vías de acceso y las 56 columnas que lo sostienen tendrá que ser derrivado y sustituido por uno nuevo. La decisión no solamente produce un cambio en el paisaje atlanticense y en la infraestructura vial de la Costa, sino que deja sin vigencia a buena parte de la letra de la canción de la agrupación Los Melódicos ‘Puente Pumarejo’. En consecuencia, a partir del momento de la demolición, el “río Magdalena que se la pasa viajando, en mi Barranquilla el puente no te estará esperando”. La desaparición del Pumarejo se da porque en 1968, el presidente Carlos Lleras Restrepo no aceptó una propuesta para construir un puente de 40 metros de altura y optó por el proyecto de los 16 metros. La decisión se tomó en su momento debido a que la obra de mayor tamaño le costaba al país 40 millones de pesos más y no había presupuesto. El puente costó 250 millones de pesos. La obra fue inaugurada el 6 de abril de 1974 por el presidente Misael Pastrana y desde entonces cambió la dinámica regional y hasta el paisaje de la zona. En su momento se dijo que la estructura sobre el río más largo del país era una de las obras de ingeniería de mayor envergadura construidas en los últimos años. “Su sólo costo fue de 250 millones de pesos y requirió de agotadoras jornadas de trabajo, cuatro años y cuatro millones de horas laboradas. Algo más de 5.000 hombres durante 43 meses”, señala un artículo periodístico publicado el día de la inauguración. El Pumarejo no sólo dio paso a millones de vehículos, sino que animó muchas fiestas en la época de los setenta. Hubo mucha polémica y discusiones Como sucede con la mayoría de las obras, los intereses particulares, la escasez de recursos del Estado y la ola de opiniones de los conocedores del tema, el puente Pumarejo fue objeto de polémica y discusión, antes de su adjudicación a la firma Cuéllar, Serrano, Gómez Ltda. - En los años 60 se empezó a hablar de la construcción de un puente que uniera a Barranquilla con el margen oriental del Río Magdalena. - El viernes 5 de agosto de 1966, dos días antes de terminar su gobierno, el presidente Guillermo León Valencia adjudicó el contrato. - En su momento, el paso de los vehículos de un lado al otro del río se hacía a través de los transbordadores ‘El Magdalena’ y el ‘Atlántico’. - En 1967, estos planchones movilizaron, en promedio, 890 vehículos por día. Las congestiones y colas eran permanentes. - En 1968 aún se seguía hablando de los diseños y se decidió construir un puente de 16 metros de altura, 3.883 metros de largo y un costo de 250 millones de pesos. - El Pumarejo fue bautizado con ese nombre en honor a su gestor, Alberto Pumarejo. El puente fue diseñado por el italiano Ricardo Morandi. - La construcción de la obra se llevó a cabo con la más alta ingeniería de la época: 332 pilotes a profundidades de 20 a 30 metros, vigas de hasta 120 toneladas de peso, grúas, barcos, andamios y centrales de mezcla. - El puente fue inaugurado el 6 de abril de 1974 por el Presidente Misael Pastrana.

Siga bajando para encontrar más contenido