Una reactivación todavía débil

Fue una noticia buena y mala a la vez. Por ese motivo, los analistas todavía discuten las implicaciones del crecimiento registrado por la economía de Estados Unidos en el último trimestre del 2010. Según el Departamento de Comercio de ese país, el incremento en el Producto Interno Bruto norteamericano llegó a 3,2 por ciento, una tasa aparentemente saludable.

POR:
enero 31 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-01-31

El gran motor en esta oportunidad fue el gasto de los consumidores, que tuvo un alza de 4,4 por ciento, la mayor en los últimos cinco años. Todo sugiere que al cabo de meses de restricciones, los compradores decidieron salir a gastar en forma, quizá porque ya no ven las cosas tan oscuras como en el pasado reciente. Como consecuencia de esa dinámica, el valor del PIB llegó a un nuevo máximo histórico. En dinero constante del 2005, este alcanzó los 13,8 billones de dólares, una cifra que confirma a la economía estadounidense como la más grande del mundo, pues casi duplica a la de China, que ocupa el segundo lugar. Pero tal vez más significativo es el hecho de que la suma mencionada supera la alcanzada hace tres años, poco antes de que comenzara la fuerte recesión que tantos problemas le ha traído al planeta. De tal manera, recuperar el terreno perdido es muy importante, pero no falta quien señala las debilidades que persisten. Para comenzar, la tasa de desempleo de 9,4 por ciento es cerca del doble de la que existía en diciembre del 2007, lo cual sugiere que la reactivación no se ha traducido en puestos de trabajo. Adicionalmente, el tiempo que tomó el volver a salir a flote ha sido muy prolongado. De hecho, desde la Gran Depresión de hace 80 años, no se veía un proceso tan lento. Por tal motivo, es claro que es muy temprano para cantar victoria, así el consuelo sea que en buena parte de Europa las cosas siguen peor que antes.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido